El comportamiento en la vida cotidiana > EL COMPORTAMIENTO EN LA VIDA COTIDIANA

El día de la bandera

Un día de túnicas, uniformes y juramentos

Tiempo de lectura: -'

01 de junio de 2018 a las 05:00

Poseemos los uruguayos unas formas de decir muy propias. A nuestra iglesia Catedral la llamamos "la matriz". En ella se custodia la pila bautismal en la cual fue bautizado de José Artigas al día siguiente de su nacimiento. Recibió las aguas del bautismo con el vestido de cristianar, una especie de faldón blanco que cubría el cuerpo del recién nacido. La pila está en nuestra Catedral aunque nos guste seguir llamándola "la Matriz".

Se acerca el 19 de junio y, con la imaginación podemos allegarnos al lejano mil setecientos sesenta y cuatro. Artigas con su indeclinable mor a la patria ha cruzado los umbrales de nuestra historia. Decían nuestras bisabuelas que "muchos amenes al Cielo llegan". No se equivocaban ellas y por eso, cada 19 de junio es ocasión para honrar la bandera de nuestra patria y recordar el nacimiento de nuestro héroe.

Conservo y atesoro como millares de conciudadanos, la constancia escrita de haber jurado fidelidad a nuestra bandera patria. La mía tuvo lugar en el Consulado uruguayo en Buenos Aires. Nos habían convocado a unos doscientos ciudadanos. Un ceremonial muy cuidado, llevó a ubicarnos en un amplio salón. Allí, con nuestros nombres y apellidos había un asiento. Sé que muchos huyen actualmente del término "juramento". Sin embargo, me conmuevo al pensar en todo lo que encierra. "Jurar es comprometerse a hacer o a omitir algo poniendo de por medio un valor superior." Lo de la "laicidad" ha llevado a ver en ello un acto religioso y no lo es. Por eso los médicos se comprometen a defender la vida humana y tienen un juramento llamado hipocrático.

Pero volvamos al Día de la bandera. Cuando estamos en nuestra tierra y cuando estamos muy lejos, la bandera nos acompaña. Sencillos, muy sencillos son los versos de "Mi bandera" y apenas escuchamos los primeros compases, el corazón late fuerte. "Cual retazo de los cielos/de los cielos/ do jamás se pone el sol/es la enseña de mi patria/la bandera bicolor." El cumpleaños de Artigas es sencillamente el día de su onomástico. He tenido ocasión de leer no hace mucho tiempo, una espléndida biografía de don José. Por eso, tomé ocasión de uno de sus dichos. El comentaba que "los fastos de la patria debían ser celebrados con música". Ahora al acercarse el 19 de junio, cuando vemos a niñas y niños con sus túnicas y moñas o con uniformes variados, podemos llenarnos de alegría. Con más años de vida saborearemos la canción aprendida: "Cual retazo de los cielos, de los cielos/ do jamás se pone el sol/es la enseña de mi paria, la bandera bicolor". El cumpleaños de don José y la jura de la bandera nos encontrarán unidos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...