Nacional > BÚSQUEDA EN EL MAR

Gala será la primera leona marina rescatista del país

Un veterinario español desarrolla un proyecto inédito en las costas uruguayas para ayudar a la Armada en las tareas de búsqueda y rescate

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2018 a las 05:02

Augusto Barange esperó 63 años para conocer a Gala, pero desde que se la entregaron el 28 de febrero no ha pasado más de tres horas sin verla. Él es el encargado de darle los biberones con la leche sintética deslactosada que importó especialmente para la crianza de esta leona marina que quizás se convierta un día en la mejor rescatista de la Armada uruguaya.

Este veterinario español de 30 años de experiencia –que ya trabajó con otros mamíferos acuáticos como delfines- está desarrollando en las costas uruguayas un proyecto inédito que consiste en entrenar a dos leonas marinas para ayudar al Centro Coordinador de Búsqueda y Rescate Marino (MRCC por sus siglas en inglés) en las tareas que desarrolla cuando un objeto o persona desaparece en el mar.

“Este es el primer proyecto de este tipo a nivel civil", dijo Barange a El Observador desde la base de la Armada en La Paloma a donde arribó hace pocos días luego de pasar seis meses en Isla de Flores junto a Gala. El veterinario explicó que las leonas pueden ser útiles para sortear los dos principales obstáculos que los rescatistas uruguayos tiene: aguas turbias y con bajas temperaturas. 

Barange no sabe si podrá cumplir con su objetivo porque no hay experiencias que sirvan como antecedente de su trabajo. Apenas se sabe que la marina de Estados Unidos entrena delfines y leones marinos para realizar tareas en el mar con fines militares desde hace varias décadas. Pero, como resulta evidente, la información que deriva de esa experiencia es muy limitada y la cantidad de animales (alrededor de 400) y la tecnología que dispone el Departamento de Defensa de Estados Unidos es incomparable con lo que el veterinario español puede hacer.

La génesis de su proyecto tuvo lugar en España y con una llamada a la embajada de Uruguay en Madrid. El especialista contó lo que quería hacer y la representación uruguaya lo vinculó con la Armada. Esa fuerza se interesó en el proyecto por las dificultades antes mencionadas que el MRCC y el grupo de buceo y salvamento cuentan para hacer búsqueda y rescates en las aguas uruguayas. De esta forma, la Armada se comprometió a brindarle apoyo logístico a Barange, según confirmó el capitán de navío José Fortunato a El Observador.

Gala tenía aproximadamente dos meses  cuando el personal  de la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara) llegó a la Isla de Lobos para hacer la captura de la leona que se había comprometido a facilitar a pedido del Ministerio de Defensa Nacional, recordó Alberto Ponce, encargado de área de mamíferos de Dinara. Barange estuvo una semana en esa isla trabajando con Gala y luego se mudó a la tranquilidad de Isla de Flores donde se dedicó a criar a Gala durante seis meses como un verdadero papá.

Para que Barange pudiera acceder a la leona (en realidad el proyecto contempla el entrenamiento de dos lobos marinos) la Dinara tuvo que hacer una excepción a una disposición que establece que “el período de capturas y entregas de ejemplares de lobos vivos serán entre el 1° de abril y el 31 de octubre”. Ponce explicó que en este caso se requería que la entrega del ejemplar fuera en sus primeros meses de vida y no a una edad más avanzada. Teniendo en cuenta que el momento de alumbramiento es en enero, se decidió que Gala comenzara su nueva vida el último día de febrero.

Hace pocos días Barange y Gala abandonaron la soledad de la Isla de Flores para llegar a su nuevo hogar en La Paloma. Allí Gala comenzará a comer pescado y se le empezaran a aplicar de forma gradual técnicas de adiestramiento. El veterinario español contará con la asistencia de una entrenadora uruguaya que trabaja con perros desde hace años.

“Acá no hay dinero ni show. Esto no es un negocio”, dijo Barange quien explicó que la idea final es la creación de una asociación sin fines de lucro para que las dos lobas se queden en la Armada como un “proyecto uruguayo”. La institución honoraria de salvamento Ades también se interesó en el proyecto que aún le restan entre dos y tres años de trabajo.

En La Paloma Gala ya empezó a escuchar los sonidos de la gente, las sirenas, los perros y los barcos. “Tiene que socializar”, dice su padre quien le pidió a la Armada que construya un cerco en el puerto para que Gala pudiera estar en un entorno natural. Además de ese espacio en el mar, Barange está terminando de prepararle un container que será su nueva casa en la tierra. La está pintando, le pone luz y le abrirá una ventana. Pero lo que asegura es que Gala nunca se paseará por una piscina.

Comentarios