Nacional > Unidad Popular

La izquierda radical propone aumentar impuestos a bebidas azucaradas y destinar parte a bombas de insulina

El proyecto apunta a reducir las tasas de obesidad y sobrepeso y ayudar a diabéticos

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2018 a las 20:55

A la batalla que el Ministerio de Salud Pública (MSP) intenta dar contra alimentos ultraprocesados y con exceso de sal y azúcar se le sumó un nuevo aliado. El partido de izquierda radical, Unidad Popular, presentó un proyecto para incluir en el texto de la Rendición de Cuentas un aumento de impuestos a bebidas azucaradas, cuyo porcentaje variará de acuerdo al tipo de bebida que se trate.

La propuesta implica aumentar el Impuesto Específico Interno (IMESI) a determinadas bebidas con azúcar agregado, dependiendo del tipo que sea o del porcentaje de jugo natural que posea y que 40% de lo recaudado por ese incremento se destine a que el Fondo Nacional de Recursos (FNR) compre bombas de insulina para otorgarlas a personas con diabetes.

El proyecto también promueve que 10% sea para "la conformación de un equipo técnico multidisciplinario para la redacción de los protocolos y la capacitación de pacientes para el uso de la bomba de insulina" y otro porcentaje idéntico para comprar "nueva tecnología para el automonitoreo e insulinoterapia que redunde en el mejor control metabólico de las personas con diabetes". A su vez, propone que otro 40% se otorgue a obras del Hospital de Clínicas.

El proyecto fue elaborado por el sector Compromiso Socialista, que se integró el año pasado a Unidad Popular, y cuenta con el apoyo de la Asociación de Diabéticos del Uruguay. Los enfermos consideran que las bebidas con azúcar "han contribuido al crecimiento exponencial de la obesidad, que ha evolucionado como factor de riesgo e incidido de forma directa al diagnóstico de la diabetes tipo dos".


Federico Kreimerman, integrante de Compromiso Socialista, explicó a El Observador que según sus cálculos por ese impuesto se recaudarían unos US$ 10 millones. El texto propone, por ejemplo, que para las bebidas sin azúcar agregada que tienen como mínimo un 10% de jugo de frutas, aguas minerales y sodas, se aumente a 22% el impuesto. Para las que tienen azúcar agregada y 10% mínimo de jugo de frutas, que el aumento sea de 35% y en el caso de las que tienen azúcar agregada pero no tienen jugo natural, que el incremento de IMESI sea de 50%.

Para Unidad Popular, "las políticas y acciones más eficaces para mejorar la calidad de los suministros de alimentos a fin de reducir la incidencia del sobrepeso y la obesidad incluyen la adopción de regulaciones públicas e intervenciones en el mercado". En esa línea, el partido afirma en su exposición de motivos que tal como "las políticas fiscales y los reglamentos sobre promoción y publicidad son fundamentales para reducir el consumo de tabaco y alcohol, demostrando la eficacia de factores como el precio, la disponibilidad y otros controles regulatorios sobre dicho consumo", debe suceder lo mismo con la alimentación.

Uruguay es el cuarto consumidor per cápita de América de bebidas azucaradas y en niños y adolescentes asciende al segundo puesto, con México a la cabeza. En ese país, hay legislación impositiva para las bebidas azucaradas y los productos que tienen muchas calorías y son poco nutritivos.

El 40% de los escolares de Montevideo tiene sobrepeso, de acuerdo con un estudio de 2017, y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió al país que sus tasas están muy por encima del promedio regional. En 2013, cuando el 7,1% de los niños latinoamericanos menores de cinco años tenía sobrepeso, el índice en Uruguay alcanzaba al 10,3%.

Comentarios