Agro > INFORME

La ola de calor de Europa calienta el mercado del trigo

Los agricultores uruguayos van este año por la revancha luego de la zafra desastrosa registrada en 2017

Tiempo de lectura: -'

10 de agosto de 2018 a las 05:00

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

Son pocos los uruguayos que disfrutan del frío. Los cultivadores de trigo y cebada saben que cuanto más frío el invierno más grano levantarán al terminar la primavera. Y cuando el frío de aquí se combina con el calor tórrido en el hemisferio Norte, la combinación es propicia: más grano a mejor precio en el horizonte. Por ahora es solo una expectativa, los cultivos recién arrancan. Pero después de tantos sinsabores, bien vale una razonable esperanza.

Los agricultores van este año por la revancha luego de una zafra desastrosa el año pasado. Y por ahora, cuando promedia el ciclo de los cultivos de invierno, logran ilusionarse tanto con el rendimiento como con el precio. Las oleadas de calor que golpean a Europa contrastan con el frío de este invierno austral. Mientras el calor dañó irreparablemente a los cultivos de la Unión Europea y la ex Unión Soviética, el frío favorece a los cultivos de Uruguay que por ahora se encaminan a una buena producción. Y en las antípodas del hemisferio Sur, los cultivos australianos perecen ante una grave sequía.

Han sido cuatro semanas de subas en el mercado internacional. Los precios llegaron a un máximo de tres años en la posición diciembre Chicago la semana pasada, US$ 225 la tonelada esta semana y marcaron máximos en cuatro años en la bolsa de París.

En el caso del trigo en Uruguay no hay tradicionalmente ventas a futuro, pero en Argentina los precios en los mercados de futuros como el de la Bolsa de Comercio de Rosario con entrega en noviembre - diciembre se ubicaron en US$ 210 la tonelada al cierre de la nota. Y circulan ofertas a nivel local.
Algunos operadores del mercado entienden apropiado o al menos interesante vender algunos kilos de la producción esperada ya que hay compradores a US$ 190 la tonelada. El cultivo está en sus primeras etapas y algunas chacras se están re sembrando por los daños causados por las últimas lluvias. Por lo tanto existe riesgo de que haya algún problema de calidad o rendimientos y que no se pueda cumplir con el contrato. Pero es difícil no llegar a 500 kilos por hectárea, y dada la historia reciente, no se ve mal aplicar el "pájaro en mano" e ir calzando en parte los costos con un interesante precio de venta.

El disponible está muy por encima de esas referencias. Quien hoy tenga grano lo podía vender a US$ 260 hace dos semanas y lo puede vender a US$ 250 esta semana de acuerdo a las referencias de la Cámara Mercantil. Una baja que obedece a la buena expectativa de rendimiento local y la relativa proximidad a la cosecha de noviembre. Inclusive se llegó a pagar US$ 265, algo también influenciado por el aumento del uso del trigo como forrajero mezclado con maíz. En los últimos 12 meses las importaciones de maíz suman 495.265 toneladas, cifra récord.

Mientras el disponible ha ajustado tras alcanzar precios muy altos, la referencia para la tonelada de trigo de la próxima cosecha, puesto en Nueva Palmira subió de US$ 180 a US$ 190, 30 por debajo que el precio en Argentina (US$ 220 la tonelada). La exportación puede arbitrar un buen precio a la cosecha.
Esperar tiene sus riesgos, debido al aumento en las estimaciones de producción de trigo de Argentina, que por primera vez en su historia alcanzaría los 20 millones de toneladas cosechados, habrá cierta presión de cosecha en Uruguay y eso podría presionar a la baja los precios. Pero también inciden otros factores del momento, como la liquidez y la presión del tipo de cambio -muy presente en Argentina-, un fortalecimiento del dólar generaría condiciones más vendedoras a los productores.

En parte este mercado firme empezó a percibirse a tiempo y el área triguera de Uruguay aumentó por primera vez desde 2011, modestamente pero agotando la semilla disponible en varias zonas del país. Y por ahora, los que sembraron, van bien rumbeados.

Millones de toneladas por clima

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA) recortó la estimación de producción mundial de trigo de 745 a 736 millones de toneladas. A su vez, el Consejo Internacional de Cereales ((IGC) fue más drástico, redujo por segunda vez su previsión y la ubicó en 721 millones de toneladas, 15 millones menos que el USDA. Será la menor cosecha en cinco años. Con un consumo de 739 millones de ton la caída del stock mundial lo llevará a un mínimo de dos años en 247 millones de toneladas. Es decir, hasta el momento, las pérdidas en Alemania, Suiza, Rusia, Ucrania y Australia se estiman en el orden de 20 millones de toneladas, aproximadamente 40 veces la producción de Uruguay.

Al cierre de esta nota continúa la ola de calor en Europa y no hay señales de alivio para los cultivos afectados por la sequía. En particular para Alemania, el segundo mayor productor de trigo de Europa, fuertemente dañado después de registrar las temperaturas más altas de julio desde 1881. La asociación agrícola de Alemania pronosticó que la cosecha disminuirá un 25% en 2018 a 18 millones de toneladas.
La cosecha de la Unión Europea fue estimada por la consultora Strategie Grains en 139,9 millones de toneladas desde la proyección anterior de 147,3 millones de toneladas. A su vez, la Comisión Europea recortó su proyección a 137,6 millones de toneladas, por debajo de las 140,25 millones de su estimación anterior.

Rusia, el mayor exportador de trigo en el mundo, registraría una caída del 21% en la zafra 2018-19 debido a rendimientos en los niveles más bajos de los últimos tres años.

El trigo de Australia también ha sufrido la sequía. Esta semana el estado de Nueva Gales del Sur fue declarado en catástrofe. y el USDA prevé una caída en la producción de un millón de toneladas, a 22 millones de toneladas, pero en Australia los pronósticos esta semana llegaron a marcar tan solo 16 millones. Y los daños pueden ser mayores. Nueva Gales del Sur -el segundo principal estado productor de trigo del país- registró a julio como el mes más seco desde 2002, según la Oficina de Meteorología Australiana. La probabilidad de un período seco en primavera para el sur de Nueva Gales del Sur y el norte de Victoria supera el 80%.

Australia tiene una relevancia adicional porque su producción sale en el mismo momento que la de Argentina y Uruguay.

La situación fuera de la región no solo favorece potencialmente a Uruguay sino que a nuestros vecinos argentinos que van rumbo a una producción récord. En Argentina la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) estimó que la producción de esta zafra podría llegar a un récord de 20 millones de toneladas. De confirmarse, la cosecha sería 14% superior a los 17,5 millones de toneladas de la zafra pasada.
El precio de US$ 228 la tonelada alcanzado al cierre de la nota por el trigo a enero en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba) es el más alto en el mercado de futuros para esa fecha desde que se tienen registros (1997). Esto ocurre porque mientras el clima es favorable al trigo en Argentina, es adverso en el resto de las zonas productivas, como Estados Unidos, Europa y el Mar Negro.

Mientras se mantiene la firmeza comercial, va cerrando la siembra del cereal con 97% de las 6,1 millones de hectáreas proyectadas, de acuerdo a la Bolsa de Cereales de Buenos Aires. En las zonas agrícolas sembradas con trigo las condiciones climáticas han sido buenas en general, con niveles de humedad entre buenos y óptimos.

Las buenas perspectivas de los cultivos en Argentina y Uruguay no es la misma en Brasil. En Paraná, el principal productor de trigo de Brasil, los cultivos se han visto afectados por la falta de lluvias en las últimas semanas. El Departamento de Economía Rural de Paraná (Deral) recortó su estimación de producción de trigo para 2018 a 3,12 millones de toneladas, por debajo de las 3,36 millones de su previsión anterior. (Producción Cecilia Pattarino)

Productores aumentan ventas de cebada

Mientras los productores de trigo empiezan a evaluar las ofertas de US$ 190, para ir asegurando un precio mejor al que hubo el año pasado a la cosecha (US$ 175) quienes sembraron cebada ya pueden ir cerrando parte de su producción futura a precios que superan los US$ 200. En Uruguay, el precio de la cebada está vinculado con la posición diciembre del futuro del trigo en Chicago. Los productores aprovecharon la importante suba de precios en ese mercado para comprometer entre el 30% y el 35% de la producción de cebada estimada para esta zafra.

Diego Caponi, gerente agronómico de AMBEV señaló que hay 110.000 toneladas de cebada fijadas por parte de los productores, con un precio promedio que se ubica en US$ 202 la tonelada. El objetivo de producción es de 330.000 toneladas entre industria y semillas. "Los cultivos se encuentran en buen estado, mejor que el año pasado. Luego de las lluvias vinieron días con frío y sol que permitieron hacer las aplicaciones de urea".

Por su parte, Bruno Maneiro, jefe del departamento agronómico de Maltería Oriental SA (MOSA), indicó que los productores han fijado más que en años anteriores y que el volumen es cada vez mayor.

"Tomando como base 100% el volumen fijado en el 2017 en todo el período comercial en las posiciones diciembre y marzo, a la fecha tenemos fijaciones por el 88%. Sobre la posición diciembre pese a que tenemos casi cuatro meses para seguir operando sobre ella ya superamos en 16% el volumen fijado en el 2017; con un precio en promedio 5% superior. Por otro lado del total de estas fijaciones realizadas este año, el 55% se efectuaron previo a siembra (previo al 31/5/18)"

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...