Agro > TRIBUNA

Más Expoactiva

Análisis en la Tribuna del Agropecuario a cargo de Jorge Andrés Rodríguez

Tiempo de lectura: -'

16 de marzo de 2018 a las 05:00

Por Jorge Andrés Rodríguez (*), especial para El Observador

¿De qué hablamos cuando decimos Expoactiva?

Constantemente nos preguntan, ¿qué los motiva a organizar la Expoactiva? Respondemos que lo mismo que sintieron los directivos en 1992, cuando con motivo de los 100 años de la Asociación Rural de Soriano decidieron mostrar a los productores socios la tecnología disponible en funcionamiento, en el campo, en condiciones lo más parecidas a las comerciales.

Aquellos primeros organizadores de la Expoactiva si bien nunca imaginaron que llegaría a ser lo que es hoy, fueron muy profesionales en la organización del evento y rigurosos en los criterios de comparación de las tecnologías ofrecidas por distintas marcas a nivel de campo.

Hoy Expoactiva es exactamente eso, el lugar donde podemos ver innovaciones tecnológicas y comparar a campo tecnologías disponibles.

Estás pueden ser del conocimiento y procesos, que serían tecnologías llamadas blandas, y las duras, básicamente maquinarias y herramientas.

La pregunta inmediata es, ¿para qué se hace? Porteras adentro la competitividad se logra maximizando el valor bruto de producción por unidad de costo. Y pensamos que la Expoactiva, como está armada, contribuye a ello. Por el trabajo y presentación que realizan los expositores, por las innovaciones que se muestran, por las conferencias que se organizan y, en un factor importante, por la interrelación de actores de la cadena agropecuaria que se da.

La Asociación Rural de Soriano se ocupa mucho en el mensaje que se da con le realización del evento mismo. Desde la frase que elegimos, la imagen que usamos y otros mensajes de carácter más sutil, pero no menos importantes.

Ejemplo de ello son los mensajes que hemos dado de sustentabilidad, temas que hoy son necesarios y los planteamos hace tiempo, como por ejemplo la rotación con pasturas y la ganadería en sistemas agrícolas, incluso cuando el valor de la tonelada de soja rondaba los US$ 600 dólares.

Recuerdo que en 2013 hablábamos del equilibrio, y en esta Expoactiva hablamos de los desequilibrios para lograr un equilibrio sustentable.

Dentro de las imágenes sutiles, pero importantes, está el esfuerzo por mostrar tecnologías amigables con el medio ambiente, como lograr regar totalmente a energía solar, dosificar diferentes insumos de acuerdo a la productividad de las chacras, logrando variar dentro de ella. También tratamientos con microorganismos que aumentan el valor de los residuos como parte del proceso de reciclaje de nutrientes, así como mostrar que es posible realizar el cultivo de soja y el control de insectos sin afectar animales benéficos.

En ganadería se hizo la primera evaluación de destete precoz midiendo el desempeño de la vaca y del ternero, el 100% de las sembradoras que se utilizan en la activa son de siembra directa desde hace muchos años y a eso se le agrega un etcétera muy amplio de cosas que se han hecho a lo largo de 23 ediciones.

Llegamos a la edición de 2018 concluida, una exposición que se gestó en un clima de desconocimiento de los motivos que nos llevan a realizar la misma, pero con expositores y organización comprometidos, llevando al éxito, a que la asistencia de público fuera muy similar al año anterior.

La situación actual del agro nos lleva a que para contribuir a la solución, en vez de menos, nuestra respuesta fue más Expoactiva, con mejor tecnología, con más conocimiento y con más trabajo.

Como institución estamos ya pensando en el año 2019, cuando la Expoactiva se hará del 20 al 23 de marzo. Así será, sin dudas, ya que la seguridad de trabajar la tenemos por la vocación de desarrollar una actividad agropecuaria mirando el futuro hasta que Dios quiera.

(*) ex presidente y actual vicepresidente de la Asociación Rural de Soriano e integrante de la organización de la Expoactiva Nacional

Comentarios