18 de mayo 2024
18 de abril 2024 - 18:09hs

Después de su triunfo en el partido de ida de los cuartos de final de la Conference League, Emiliano Martínez llegó con el Aston Villa al Decathlon Arena - Stade Pierre-Mauro con la meta de asegurar su pase a la siguiente fase frente al Lille. Para el arquero argentino, este no era un compromiso cualquiera. Además de buscar revertir la serie, los franceses llevaban consigo el recuerdo del histórico partido en la final del Mundial de Qatar, donde Martínez había dejado una huella imborrable al consagrar a la Scaloneta y elevar a Lionel Messi al estatus de mito.

Aunque los goles de Ollie Watkins y John McGinn daban una ligera ventaja a los británicos, el tanto de Bafode Diakite en Villa Park mantenía la serie abierta y llena de suspenso. Sin embargo, apenas pisó suelo galo, el exjugador de Independiente sintió la hostilidad del público local, creando un ambiente adverso para el campeón del mundo. Quizás por una desconcentración, el arquero cometió un error poco habitual en su desempeño. Un tiro de esquina ejecutado por Yusuf Yazici causó problemas al ídolo popular, que no logró contener el centro del volante turco, dejando un rebote peligroso que estuvo a punto de comprometer el resultado.

Pocos minutos después, antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora, una jugada colectiva del equipo dirigido por Paulo Fonseca resultó en el tempranero 1-0 que igualaba la serie. Una precisa asistencia de Gabriel Gudmundsson encontró a Yusuf Yazici, quien disparó violentamente al arco argentino, dejando a Martínez sin opciones de detener el balón. Un golazo que nivelaba el marcador. A pesar de su error inicial y del gol en contra, Martínez se redimió con una magnífica intervención para mantener viva la esperanza de avanzar a la siguiente fase del torneo. El arquero argentino arriesgó su integridad al detener con su rostro un cabezazo de Benjamin André, cubriendo todos los ángulos posibles para seguir soñando con la clasificación.

Más noticias

Sin embargo, en el segundo tiempo y nuevamente tras un tiro de esquina, el Lille golpeó al Aston Villa y pareció extinguir sus esperanzas con un segundo gol. El centro de Hákon Arnar Haraldsson encontró la cabeza de Benjamin André, quien clavó el balón en el segundo palo. Una vez más, Martínez se quedó estático, sin poder reaccionar, ante el gol del equipo local. Con el marcador 2-0 y una clara superioridad del Lille, la eliminación parecía inevitable para el conjunto visitante. En el Stade Pierre-Mauroy se presenció una situación que refleja la falta de meritocracia en el fútbol, donde un equipo recibió su premio a pesar de ser superado por su oponente, similar a lo ocurrido en el enfrentamiento entre el Manchester City y el Real Madrid en la Champions League, donde el equipo blanco eliminó al conjunto de Pep Guardiola sin apenas patear al arco.

En este caso, un choque involuntario entre Lucas Chevalie y Nabil Bentaleb resultó en una jugada insólita: la pelota, que parecía estar bajo control del arquero, terminó en los pies de Jhon Durán, cuyo disparo rebotó en Ismaily y fue convertido en gol por Matthew Cash desde fuera del área. Un tanto inesperado que desató el júbilo en las gradas.

El tiempo suplementario no alteró la dinámica del partido. Mientras el público seguía hostigando al Dibu con carteles que cuestionaban su desempeño, con mensajes como "¿no te da vergüenza, Emiliano?", los jugadores continuaban luchando por un lugar en las semifinales. Tanto Martínez como Chevalier protagonizaron momentos destacados, con el argentino deteniendo un último disparo crucial y el francés realizando una doble atajada impresionante que causó sensación en las gradas.

Imagen

A pesar de los reclamos del público por una posible mano dentro del área, el enfrentamiento tuvo que definirse en la tanda de penales. Fue la primera vez que Martínez enfrentaba esta situación en competiciones europeas desde su destacada actuación en el Mundial de Medio Oriente. Y una vez más, demostró su valía, desviando los remates de Bentaleb y André, lo que permitió al Aston Villa avanzar a la siguiente fase.

A pesar del fallo de Leon Bailey, los goles de Youri Tielemans, Ollie Watkins, Matthew Cash y Douglas Luiz sellaron la victoria del equipo de Birmingham, que ahora espera enfrentarse al Olympiakos de Grecia o al Fenerbahce de Turquía en las semifinales.

Hinchas franceses silban a Emiliano Martínez en pleno partido: "El argentino más odiado en Francia"


En la jornada del miércoles, el Aston Villa inglés, equipo donde se desempeña Emiliano 'Dibu' Martínez, se encuentra jugando uno de los partidos más importantes de la temporada, que es la revancha de cuartos de final de UEFA Conference League contra el Lille de Francia como visitante y todas las miradas están puestas sobre el argentino, debido a que le guardan cierto rencor después de lo que sucedió en el Mundial de Qatar 2022.

De hecho, en el inicio del encuentro, dos minutos después del inicio, el campeón del mundo recibió el balón y todo el estadio comenzó al silbarlo, algo que continuó pocos segundos después, debido a que volvió a recibir un pase, pero con mucha más fuerza y continuará de esa forma hasta el final.

Además de los hinchas franceses, diferentes medios mostraron su dolor por la derrota en aquella final disputada el 18 de diciembre de 2022, ya que Get French Football News, tituló una nota vinculada al campeón del mundo, donde aseguró que es el “enemigo público número 1″ y adelantaron que “puede esperar una recepción hostil por parte del Stade Pierre-Mauroy” porque “tendrán una oportunidad real de expresar algo de su enojo anterior”.

También se dejó en claro que "su actuación por sí sola lo habría convertido en una figura despreciada en Francia, pero fue su reacción durante las celebraciones lo que cimentó su reputación vilipendiada y rápidamente le valió el apodo de ‘el argentino más odiado en Francia’".

Foto: Captura

De esta manera, el país europeo continúa demostrando su dolor por aquel suceso ocurrido en la competencia donde, tras un impactante partido que terminó 3 a 3 después de 120 minutos, Dibu demostró toda su habilidad atajando los penales decisivos que permitieron que Gonzalo Montiel marque el último penal que sería definitivo para que argentina gane la tercera Copa del Mundo de su historia.

Temas:

Emiliano Martínez Selección Argentina

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar