23 de mayo 2024
24 de abril 2024 - 10:30hs

Durante la semana pasada, la ausencia de Marixa Balli en LAM generó preocupación entre el público. El propio Ángel de Brito trató de tranquilizar a su compañera enviándole un saludo, pero poco se sabía sobre su estado de salud. Finalmente, después de algunos días y tras enfrentar una infección, la actriz reveló detalles de su situación al regresar al programa.

"Te extrañamos mucho. ¿Qué te pasó?", preguntó el conductor, permitiendo que la bailarina compartiera su experiencia. "Primero, esa infección. Yo pensé que era dolor de garganta y después fue subiendo y me abarcó toda la cabeza. Me llegó hasta la mitad de la espalda y quedé dura y aparte con muchísimo dolor. Bueno, una gran infección. La orejita afuera estaba colorada, explotada y cuando me empezaron a chequear los dos oídos estaba muy mal", explicó Balli.

Además, la panelista mencionó las dificultades que enfrentó para recibir atención médica adecuada: "Es todo un tema acá enfermarse, primero que si querés sacar un turno con un médico, no tengo otorrino, cuatro horas en una guardia. La verdad que fue todo desagradable. No voy a decir que te atienden mal, pero la verdad que los médicos de guardia no te atienden bien, no te escuchan. Es un trato que vos decís: ‘Dios mío’. Y pagás una obra social que te sale un huevo y medio y te sentís totalmente destratado. Es muy desagradable enfermarse porque te sentís desprotegido".

Más noticias

Los médicos le recetaron a la actriz una medicación para tratar la infección, pero Balli comentó las dificultades que tuvo para tomarla: "La verdad que yo aprendí con esto que a mí me tiene que dar todo inyectable porque no soporto. Era viste cuando te dan un batallón de remedios, no soporto las pastillas. Al segundo día me empecé a descompensar y quedé peor".

 

Con el paso de los días, Marixa experimentaba una creciente falta de estabilidad debido a la infección que padecía, llegando al punto en que, según relató, tropezaba con las paredes. “Hace años que no paso un momento tan desagradable. No sé si compararlo con el dolor que sentí cuando me cosían la cabeza y todas mis heridas sin anestesia, la pasé peor”, recordó la personalidad mediática.

Luego, describió el momento crítico y lo contrastó con experiencias pasadas: “Y los médicos decían qué bárbaro que se la banca con una gasita que está mordiendo. Tengo una capacidad para soportar el dolor que a veces no sé si lo que me está pasando es doloroso o no, por mi capacidad de tolerar. Pero esto fue algo que me superó porque aparte se me inflamó toda la cabeza. De un lado estaba divina y del otro parecía que se me estaba por explotar el cerebro. Los médicos que no te dan una solución porque te medican, no se te baja la inflamación. Cuestión que después vuelvo a las guardias”.

Al persistir el problema, Balli buscó atención médica nuevamente y consultó a varios especialistas, pero no encontró alivio hasta que su familia intervino: “Era evidente lo que me estaba pasando, estaba a la vista. Pero cuando voy a otra guardia me dicen: ‘ay tenés divinos los oídos’. Esta gente está loca. Después pasé por otro médico que dijo otra cosa. Entonces agarré, llamé a mis primos, que son todos médicos. Ya llevaba 14 días así. Y son mis primos desde Corrientes los que me dijeron lo que me tenía que inyectar. Y ahí empezó a desinflamar mi cabeza”.

Temas:

LAM Ángel de Brito

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar