16 de mayo 2024
1 de abril 2024 - 19:33hs

Los miles de viajeros a Chile que pasaron en el fin de semana extra largo por los pasos fronterizos emprendieron desde este lunes por la tarde el regreso cargados de bultos pero les advirtieron que se junten de paciencia porque les tocarán varias horas de demora.

En los seis días no laborables de Semana Santa y el Día de los Veteranos y Caídos de Guerra de Malvinas, desde la coordinación general del Sistema Integrado Cristo Redentor informaron que por el complejo Los Libertadores pasaron 43.718 personas, en 8.308 autos y 201 colectivos desde Mendoza hacia Chile.

Mientras que desde el país vecino hacia Argentina ingresaron por Los Horcones 20.648 personas en 5.129 autos y 237 colectivos.

Gendarmería corroboró que la enorme cantidad de viajeros hacia Chile en el inicio del fin de semana extralargo se triplicó el tránsito habitual.

Del lado chileno no tomaron en cuenta que se produciría un movimiento tan importante de vehículos y no pusieron a funcionar la cantidad de cabinas necesarias. Los tomó desprevenidas porque hasta noviembre el flujo de tránsito era inverso, o sea, de la mano para Argentina.

La reversión del ciclo de compras hacia Chile provocó demoras promedio que superaron las 9 horas, oficialmente reconocidas, a las que los viajeros suman las 6 que les insume el viaje por camino de montaña, siendo la distancia total  entre la ciudad de Mendoza y la capital trasandina, de 360 kilómetros

Hubo muchas quejas y para recibirlos a la vuelta informaron que se reforzó la dotación.

La Aduana Argentina aseguró tener un plan para evitar las largas filas y demoras en el Complejo Horcones, como ocurrió a la ida el jueves, viernes y sábado en Los Libertadores. El diario mendocino MDZ publicó que hasta el lunes no había comenzado el regreso del grueso de la gente, invocando una fuente aduanera de la provincia. 

De ahí que desde el Sistema Integrado Cristo Redentor aseguraran que en el Complejo Horcones había "poca demora" mientras que en Libertadores era de una hora aproximadamente.

En el sur, la frontera de Monte Aymond, entre Río Gallegos y Punta Arenas, fue un embudo y se registraron colas con demora de “una hora y media o dos del lado argentino, en lo que tuvo también que ver algún problema con el grupo electrógeno.

De Chile a Argentina, la espera para todo el trámite no superaba los 10 minutos.

Hasta hace unos años, el 56% de las compras en la Zona Franca de Punta Arenas era de argentinos, pero el flujo de vehículos hacia Magallanes mermó notablemente y, de a poco, se vuelven a ver más patentes argentinas.

Convergen pasajeros que llegan desde Rio Turbio, Calafate, Trelew, Ushuaia, atraídos por las oportunidades que se pueden aprovechar en el lado chileno con el cambio de moneda y ahí mismo realizar compras de productos o simplemente comparar precios.

Hasta ahora prevalecía llevar dólares y cambiarlos en Chile, pero la devaluación obligó a seleccionar las compras sobre todo de ropa, calzado y tecnología para materializar ventajas monetarias.

Recorren los outlets y malls que están en época de liquidaciones para hacer diferencias de hasta el 100% si no se pasa por tarjetas de débito o crédito, que el impuesto país encarece en un tercio. Reemplazan neumáticos al 50% del costo en Argentina.

Deben, eso sí, cuidar que la compra no exceda de los 300 a 500 dólares, según si llegan por vía terrestre o aérea, respectivamente, para no pagar arancel de importación, que se aplica sobre el 50% del excedente.

En un auto, si van cuatro pasajeros mayores suman los cupos de franquicia y pueden ingresar hasta 1.200 dólares exentos. Si viajan que a los adolescentes se le cuenta la mitad..

Temas:

Semana Santa

Más noticias

Te puede interesar