20 de mayo 2024 - 11:57hs

La joven periodista tucumana que denunció por abuso a los ex jugadores de Vélez Sarsfield Sebastián Sosa, Abiel Osorio, Braian Cufré y José Florentín dio una entrevista por primera vez desde que a principios de marzo hiciera pública su denuncia contra los hoy ex jugadores.

Todo empezó el pasado 2 de marzo, luego del empate de Atlético Tucumán y Vélez por la Copa de la Liga. La joven contó que tuvo su primer contacto con los jugadores en la zona mixta del estadio tucumano, donde periodistas y futbolistas se cruzan después de los partidos. Según su relato, el arquero uruguayo Sebastián Sosa fijó su mirada en ella, hizo muecas y ademanes hasta llamar su atención.

"Esa noche había jugado Atlético contra Vélez, estaba yo en la parte de zona mixta. Los jugadores salían por el lobby y ahí me ven los jugadores y empiezan Bueno a sonreírme, a hacerme caritas y ahí me ve Sebastián Sosa, agarra su celular y lo empieza como a señalar y ahí agarro yo mi celular y tenía un mensaje de Sebastián Sosa que decía 'Sí, te encontré'", explicó.

Más noticias
Embed - Por primera vez, habló la denunciante de los exjugadores de Vélez: "El cuerpo no me respondía"

Sosa la invitó a tomar algo en el hotel Hilton, donde el plantel de Vélez se concentró. La joven le aclaró que solo iría si no se desubicaban sus compañeros. "Se estaban subiendo al micro que los trasladaba de nuevo al Hilton, donde tenían la cena. Él me pone algo como como que capaz que tenía la noche libre y ahí me dice ‘Che, bueno, te venís al hotel’. Y yo le pongo que sí, que estaba, que sí que me iba al hotel. Y me pone ‘¿tenés amigas?’, y yo le digo que no, de que estábamos todas en pareja. Yo en ese momento no tenía pareja pero se lo digo estamos todas en pareja como para ponerle un freno por si… viste que por ahí el varón vos le decís no no no, pero si le decís tengo pareja… para protegerme".

Según su relato, se "inventó" un novio para que no pensaran que estaba soltera. Y allí fue sin reparos, por la confianza que Sosa le había inspirado: "Me generó confianza Sebastián Sosa. Estamos hablando de un arquero de la selección uruguaya, una gran trayectoria, no es un pibe de reserva que no lo conoce nadie". Sin embargo, ahora su opinión cambió: "Sebastián Sosa no me abusa sexualmente pero está estaba esa noche en la habitación, quien no me protegió, no me cuidó, yo considero que básicamente de cierta forma es el que me entrega, porque él es el que me invita".

Llegó al hotel pasada la medianoche. Subió a la habitación 407, donde se encontró con el jugador, tras lo cual se sumaron Abiel Osorio, Braian Cufré y José Florentín. "Trabajo en el periodismo deportivo, trabajo en el fútbol, estoy acostumbradísima a que sean 20 periodistas varones y yo la única mujer. He viajado a cubrir partidos con cuatro varones y nunca he sentido miedo ni nunca se han desubicado. Estoy acostumbrada a convivir con los varones y a trabajar con varones por la profesión que elegí", explicó la joven periodista en diálogo con TN.

1710851888207.webp
El arquero Sebastián Sosa entrando a los tribunales de Tucumán en una de las audiencias por la acusación de abuso sexual de una joven periodista

El arquero Sebastián Sosa entrando a los tribunales de Tucumán en una de las audiencias por la acusación de abuso sexual de una joven periodista

De acuerdo con el relato, ella y Sosa bebieron fernet de un termo: Sosa se quedó dormido y ella, quedó en un estado de confusión por lo cual la joven no tiene dudas de que ese termo tenía alguna sustancia química que la dejó indefensa y sin resistencias. “Armaron un fernet en el termo blanco que era de Osorio, del cual solamente habíamos tomado Sosa y yo. Cuando yo empiezo a tomar de ese fernet es cuando me empiezo a sentir mal. La cabeza me hacía chispazos de alerta pero el cuerpo no me respondía. Me hacía frío, estaba mareada, como que me perdía, me dormía, y Sosa directamente se duerme… Qué casualidad que somos los únicos dos que tomamos de ese termo”, explicó.

La periodiosta relató que, tras beber el fernet, comenzó a sentir que el suelo se movía y todo le daba vueltas. Fue en ese momento que intentó pedir ayuda a Sosa, pero el arquero estaba dormido en la cama.

Fue entonces que comenzó la violación grupal: la joven aseguró que Cufré la tomó de los pelos y la obligó a practicarle sexo oral mientras Florentín la violaba por detrás. “Después de que me violaran, Florentín y Cufré se vistieron y se fueron a jugar al casino. Quedé tirada en la cama sin entender bien qué estaba pasando. Comencé a sangrar. Como pude me arrastré al baño para limpiarme. Regresé y me volví a tirar porque seguía mareada y no encontraba mi ropa. Allí advertí que Sosa seguía o parecía estar dormido y Osorio jugaba la play como si nada hubiera pasado. Empiezo a reprocharle lo que me habían hecho sus amigos y cómo no intercedió para evitar que me violaran. De repente, cuando pensé que lo peor ya había pasado, Osorio saltó de una cama a la otra y comenzó a violarme él también”.

De acuerdo con su relato, la pesadilla duró seis horas, en las que se mezclaron la confusión, el miedo y la desesperación. "En vez de irme, me seguía sintiendo tan mal, estaba tan mareada, tan descompuesta, que me acuesto en la cama y ahí en un momento dicen ellos 'bueno, nos vamos al casino'".

"Me empecé a sentir mejor, como que te diga los 20 minutos. Me acuerdo que me pido un Uber y cuando empiezo a buscar mi short, mi bombacha, mis medias, mis zapatillas, mi bombacha no estaba, no estaba, no estaba, y no sé por qué se me da por abrir la mesa de luz y estaba mi bombacha atada en un fajo de plata... Ellos en mi bombachita la dejaron me dejaron un fajo bastante alto de plata atado", contó.

Tras irse del hotel, le escribió a Sosa buscando alguna respuesta a la trampa que le habían tendido.

Los días siguientes fue pasando por diferentes estados: el desasosiego, la angustia y la soledad. Finalmente, logró ordenar sus recuerdos y decidió denunciar. El 6 de marzo, acompañada por sus padres y su abogada, Patricia Neme, se presentó en la división Delitos contra las personas de la Policía de Tucumán para realizar la denuncia penal.

Osorio, Cufré y Florentín están presos desde entonces y fueron separados del plantel de Vélez Sarsfield. Ella lleva ocho audiencias yendo a tribunales para relatar una y otra vez lo que pasó en la madrugada del 3 de marzo en el hotel más lujoso de la provincia.

El calvario de la joven que denunció a los exjugadores de Vélez: “Tengo una angustia que no se puede frenar”

La joven explicó que se culpa "por haber ido esa noche al hotel, me culpo por no haber visto el peligro, por haber dicho qué ingenua, el meterme en un habitación con cuatro tipos a los que no conocía y en ningún momento haber pensado que me podían abusar o que me podían drogar".

“Por momentos tengo una angustia que no la puedo frenar. Me asusta mi futuro. ¿Cómo sigo? ¿Me voy a poder reincorporar a mi trabajo de periodista deportiva? ¿Qué jugador va a confiar en mí? ¿Cómo me saco el estigma de que yo fui la p*** que fue a acostarse con los jugadores de Vélez? Me llama la atención el prejuicio que hay con las víctimas de abuso sexual. ¿Acaso esperan vernos golpeadas, chorreando sangre, con depresión y ojeras?”, así describió la periodista tucumana el estigma con el que cargan quienes se animan a denunciar.

La abogada de la joven, Patricia Neme, tiene una amplia trayectoria en defender mujeres que enfrentan divorcios y acosos laborales y sexuales. Lleva años apuntalando a sus defendidas del prejuicio social. “No existe un manual de cómo tiene que actuar una víctima”, dice. “La gente entiende que una abusada tiene que aparecer golpeada y con la ropa arrancada. Y eso no es verdad”, agrega.

“Es muy doloroso ver los comentarios contra quien se anima a denunciar. Las mujeres cuestionan a las mujeres cuando nos están matando cada 24 horas. No hay empatía de género”, señala.

Temas:

Sebastián Sosa Vélez Sarsfield abuso sexual

Seguí leyendo

Más noticias

Te puede interesar

Más noticias de Uruguay

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos