Economía y Empresas > ENTREVISTA A MARTÍN DIBARBOURE

“Es más simpático decir ‘soy emprendedor’ que ‘empresario’”

El presidente de la Agencia Nacional de Desarrollo reflexiona sobre los instrumentos de apoyo a emprendedores y lo que todavía falta para hacer crecer el ecosistema

Tiempo de lectura: -'

04 de septiembre de 2018 a las 12:05

Martín Dibarboure maneja su propia agenda. Demora unos minutos en ingresar a su oficina porque se detiene a hablar con su asistente sobre las actividades que tendrá la semana siguiente. Dice estar presente en todas las decisiones, incluso en esas, porque la Agencia Nacional de Desarrollo (ANDE) que preside es “una agencia chica”, en la que trabajan 40 personas, que ejecuta programas de apoyo a emprendedores, microcréditos y garantías para pymes, entre otros, que son posibles gracias a alianzas interinstitucionales.

Dibarboure ocupó la presidencia de la Corporación Nacional para el Desarrollo (CND) y la dirección de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2005 - 2010). Fue, junto a Álvaro García (actual director de la OPP y ex ministro de Economía) el ideólogo de la ley de creación de ANDE, que aunque se gestó en el año 2008, comenzó a operar en 2016. 

Para este contador, que asumió en agosto de 2017 la presidencia de ANDE, Uruguay necesita “más y mejor empresarialidad”. Para lograr ese objetivo, considera que la mejor manera es fomentar el emprendedurismo a través de redes formadas por instituciones públicas y privadas.

¿Por qué se decidió crear una agencia separada de la CND?
Se entendió que lo mejor era separar dos patrimonios. La CND se encarga de los fideicomisos, las PPP (alianzas público - privada), y proyectos de infraestructura. La ANDE del fomento de la actividad productiva, pymes, emprendedurismo y microfinanzas, entre otras.

¿Eso no se hacía en la CND?
Tenía un sector pymes pero muy germinal, no era mayoritario en la Corporación. Además, un gerente financiero no puede tener el cálculo de la factibilidad de un puente en la ruta 5 y un subsidio a un sector lechero. La expertise es distinta, las capacidad técnicas y de perfiles son distintos, por eso se concibió que la CND fuera especialista en algo, y que la ANDE agregara en su portafolio cuestiones nuevas del mundo, de innovación.

¿El perfil de ANDE cambió cuando se creó el Sistema Nacional de Transformación Productiva y Competitividad en 2017?
Se transformó. La ANDE tiene en su ley de creación funciones para fomentar y contribuir al desarrollo productivo innovador con derrame social, con territorialidad, fomentando proyectos sostenibles medioambientalmente. Eso se mantuvo 100% vigente. 

La diferencia con la nueva ley que creó el sistema de competitividad es que hay varios gabinetes (productivo, de innovación y de comercio exterior), fusionados en uno sólo integrado por ocho ministerios que marcan las prioridades sectoriales y regionales. De tener coordinación con un ministro, se pasó a tener coordinación con varios. Antes había una oferta muy atomizada, a veces con desperdicios de recursos. Lo que transformó el sistema es que hoy estamos casi obligados a coordinar. Buscamos beneficiarios comunes, que si lo que necesitan son fondos para desarrollar mejor un plan de negocios para jóvenes empresarios, por ejemplo, nosotros tenemos alianza con la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), Inefop tiene los fondos para las capacitaciones, y ahí tenemos un programa en común que es un juego de a tres.

¿Cómo está funcionando la herramienta de capital semilla?
Hemos aprobado 53 proyectos por más de US$ 400.000 en más de 40 instituciones patrocinadoras en más de dos años. La mitad de los emprendimientos que accedieron a financiamiento se encuentran en el interior del país, que era uno de los objetivos, y casi la mitad de las beneficiarias son mujeres.

Esta evolución del ecosistema emprendedor, nos lleva a decir “si tenes una idea, ya hay lugar donde decirla”. Antes se la contabas a tus parientes para que te ayuden. De todas formas, creo que a la empresarialidad todavía le cuesta ese vínculo con la sociedad. Creo que sí se da que hoy hablas de emprender y es hasta positivo decirlo. Capaz que decís “soy empresario” y no es tan simpático, pero es simpático decir “soy emprendedor”, por el contexto actual.

Lea también: Seis lecciones empresariales que dejó Steve Jobs

Los emprendedores coinciden en que en Uruguay hay acceso al capital en una primera etapa del negocio, pero cuando crecen tienen que salir al exterior.
Quiero valorar la mitad del vaso lleno, porque en todo caso va mutando el problema. Está más acotado a una determinada edad del emprendimiento y bienvenido, porque si llegaste a esa edad ya pasaste todas las etapas de la curva, incluso el valle de la muerte. Están en discusión en el Parlamento dos proyectos de ley con apoyo de todos los partidos, que deberían plantear una batería de soluciones a ese problema.

Es claro que el emprendedor llega a un estadío donde necesita una inyección de capital. El capital de riesgo y los fondos, si bien están instrumentados en Uruguay, no están acondicionados para que eso pase o para que el emprendedor no tenga que terminar vendiendo la mitad del paquete accionario a quien pone el dinero.

También hay temas de incentivo fiscal para los primeros años de vida. Algunos consejos consultivos que hemos hecho con la red de instituciones han marcado que el emprendedor también encuentra alguna dificultad de abordar toda la fiscalidad en los años en donde todavía está viendo si el proyecto es viable o no. El proyecto tiene que ser viable pagando todos los impuestos que tiene que pagar, sino es una mentira para el propio emprendedor. Que la legislación tributaria tenga algo específico es cierto; está faltando alguna cuestión que la estamos trabajando a nivel de gabinete y parlamentario.

"La legislación tributaria debe tener algún punto específico para emprendedores”. Martín Dibarboure, presidente de ANDE

¿Cree que todas las herramientas a disposición de los emprendedores son conocidas?
En Uruguay nadie puede decir que no conoce las herramientas de ANDE; si lo dice es porque nosotros estamos comunicando mal. Acá somos muy pocos y estamos muy cerca. Si aprovechamos esa institucionalidad que ya está creada y radicada en el territorio, llegan las herramientas a todo el que las necesite.

Termina la presidencia en ANDE con el fin del mandato de Vázquez. ¿Estaría dispuesto a renovar en el cargo si el FA gana las próximas elecciones?
Me encantaría. Yo siempre digo que para mí esto es una PPP: paciencia, pasión y perseverancia. Cuando uno habla de porcentajes, dinero, personas involucradas, esos son resultados de programas. El verdadero resultado es el impacto de los programas en el beneficiario. Eso me gratifica, trabajar por el bienestar de la persona que no tiene cara es algo que me gusta mucho. Hay que tener muy buena oreja y capacidad para interpretar la problemática.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...