Facebook

A pesar de sus promesas contra el cambio climático, los países ricos exportan más gas licuado

Si las exportaciones de gas licuado de Estados Unidos, por ejemplo, continúan al ritmo actual, para 2030 serán responsables de más emisiones que todos los autos, casas y fábricas de Europa

Tiempo de lectura: -'

02 de diciembre de 2023 a las 05:00

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 3 45 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 3 45 / mes

Es habitual que en las reuniones internacionales sobre el cambio climático se realicen –por parte del mundo desarrollado– muchas promesas de reducción de las emisiones de gases de invernadero.

Pero, “a medida que se profundiza en el cuadro completo de la transición energética aparecen evidencias de que se está midiendo mal el desarrollo del proceso”, escribió para Yale Environment 360 el periodista y académico distinguido en el Middlebury College de Estados Unidos, Bill McKibben.

Esto se debe a que las exportaciones de combustibles fósiles de un país no se cuentan en el balance total. Pero son esas exportaciones las que están impulsando la expansión de los combustibles fósiles en todo el mundo, ya que provienen de algunas de las naciones más ricas y poderosas de la Tierra.

McKibben da el ejemplo más obvio y de mayor alcance: Estados Unidos está, de manera intermitente, recortando sus emisiones de carbono; sus enviados podrán informar, honestamente, que la Ley de Reducción de la Inflación pronto debería reducir el uso interno de petróleo, gas y carbón, mientras se subsidian las bombas de calor y se construyen redes de carga de vehículos eléctricos. Pero, al mismo tiempo, la producción estadounidense de combustibles fósiles está en auge. Eso significa, por supuesto, que gran parte de ese suministro se dirige al extranjero.

Y las cifras son realmente asombrosas. Si la expansión del gas natural licuado (GNL) continúa según lo planeado, por ejemplo, para 2030 las exportaciones estadounidenses de GNL serán responsables de más gases de efecto invernadero que todas las casas, automóviles y fábricas de la Unión Europea (UE).

Las emisiones, según el sistema de contabilidad de la ONU, aparecerán en las tarjetas de puntuación de la UE y de las docenas de naciones, en su mayoría asiáticas, que comprarán el gas. Pero si se pudiera verlas en color, serían rojos, blancos y azules con estrellas.

Exactamente lo mismo se aplica a un puñado de otras naciones; de hecho, algunas son aún más grotescas en su hipocresía, si no en su impacto. Podría decirse que Noruega hizo un trabajo tan bueno como cualquier otro país del mundo para dejar atrás el petróleo y el gas: casi todos los autos nuevos del país funcionan con electricidad. Pero está planeando una de las mayores expansiones en la producción nacional de petróleo y gas, casi toda para exportación. Canadá y Australia caen en la misma canasta.

De hecho, un nuevo informe notable de Oil Change International (OCI) encontró que esos cuatro países (Estados Unidos, Canadá, Australia y Noruega), junto con Reino Unido, representan poco más de la mitad de la expansión planificada en petróleo y gas desde ahora hasta mediados de siglo. En la mayoría de los casos, las licencias del proyecto ya han sido otorgadas y, a menos que intervengan los funcionarios, el daño (suficiente carbono y metano para superar los objetivos climáticos de París) está asegurado.

Según afirma McKibben en su nota, esto significa que, si otras naciones y el movimiento climático pudieran descubrir cómo presionar a estos países para que cierren el grifo, se podría detener gran parte de este flujo de gases de efecto invernadero en el aire. Si cinco países representan la mitad del problema de la expansión –y si esos cinco países son ricos y tienen economías diversificadas que les permiten libertad de elección sobre su futuro– entonces algunos de los principales objetivos son claros. Todos ellos, hicieron las promesas correctas sobre la necesidad de una acción climática urgente; simplemente no estuvieron dispuestos a enfrentarse a sus exportadores.

Wikimedia Commons

Canadá continúa aprobando y/o subsidiando nuevos oleoductos y proyectos de exportación de GNL, al tiempo que permite nuevos yacimientos de petróleo y gas, lo que lo encamina a convertirse en el segundo mayor productor de petróleo y gas del mundo. Australia, el tercer mayor exportador de combustibles fósiles del mundo, dio luz verde a importantes nuevos proyectos de carbón y gas.

Noruega, el mayor productor de petróleo y gas de Europa, otorgó 47 nuevas licencias para proyectos de petróleo y gas en el Mar de Noruega y está permitiendo la expansión hacia el Mar de Barents en el Ártico. Y el actual gobierno conservador de Reino Unido adoptó una política para “maximizar” el desarrollo de combustibles fósiles en el Mar del Norte.

En cuanto a Estados Unidos, el informe de la OCI deja claro que planea la mayor expansión de su industria de petróleo y gas: alrededor de un tercio del total mundial. Básicamente, esto es el resultado de la invención del fracking, que a principios de la década de 2000 permitió la rápida expansión de la producción de petróleo y gas.

Eso habría sido en gran medida imposible antes de 2015: desde las crisis petroleras de la década de 1970, Estados Unidos había prohibido las exportaciones de petróleo crudo. Pero en una de las grandes ironías históricas de todos los tiempos, el Congreso, bajo gran presión de la industria de los combustibles fósiles, levantó esa prohibición la misma semana en que el mundo estaba en París concluyendo los acuerdos climáticos globales.

Según el autor, ni él ni los que estudiaban en ese momento el cambio climático entendieron la verdadera magnitud del desastre que se estaba desarrollando. Porque no era sólo petróleo crudo lo que se iba a vender en el extranjero. Hasta 2016, Estados Unidos había sido un importador neto de gas natural, pero ese año las cosas empezaron a cambiar. Y es el GNL el que realmente convirtió a Estados Unidos en un monstruo exportador. Se construyeron enormes terminales (siete en total), principalmente a lo largo de la costa del Golfo, y se planean 24 más; la razón del negocio es simplemente tomar el exceso de gas producido por la ola de fracking y enviarlo al extranjero.

Y las cifras son asombrosas. Además de la aprobación del presidente Biden del complejo petrolero de Willow en Alaska, la próxima terminal de exportación pendiente de aprobación, CP2, en Cameron Parish, Luisiana, estaría asociada con emisiones de gases de efecto invernadero 20 veces superiores a las del proyecto Willow.

A la administración Obama, por supuesto, le encantaba el fracking: parecía una manera fácil de salir de los problemas climáticos y económicos que heredó, impulsando la economía con combustibles fósiles baratos y, dado que el gas natural produce menos carbono que el carbón cuando se quema, las emisiones de CO2 caerían.

Pero examinado de cerca –afirma Mc Kibben–, se trataba de un pacto con el diablo: la fuga de metano de la cadena de producción de gas natural compensaba esas ganancias de carbono, por lo que no estaba claro si las emisiones totales de gases de efecto invernadero de Estados Unidos se habían movido siquiera.

Pero eso no frenó el impulso, que se aceleró después de la invasión rusa de Ucrania, cuando la industria de los combustibles fósiles aprovechó la oportunidad de ampliar la producción de gas natural como respuesta “altruista”. Independientemente de lo que se piense de ese argumento, ya fueron satisfechas con creces las necesidades de la UE. Tenía suficiente gasolina para el invierno pasado y habrá más este año. Definitivamente no hay necesidad de construir nuevas terminales, lo que aseguraría enormes aumentos en la producción durante los próximos 40 años.

Esto es especialmente cierto porque el viejo argumento a favor de exportar gas (era más limpio que el carbón que se quema en Asia) ya no tiene sentido. Dado que el sol y el viento producen ahora la energía más barata del planeta, ya no se trata de combustibles de transición. El objetivo de las cero emisiones netas es que hay que avanzar rápidamente hacia soluciones energéticas realmente limpias.

Y es especialmente cierto porque exportar este material es incluso más peligroso que usarlo en casa. Un nuevo artículo de Bob Howarth (decano de la ciencia del metano) tiene implicaciones realmente impactantes. Demostró que cuando se pone GNL en un barco y se envía alrededor del mundo, se escapan grandes cantidades en el proceso.

En el mejor de los casos, concluye el autor, es un 24% peor para el clima que quemar carbón; en el peor de los casos (barco viejo, viaje largo) es un 274% peor. Esto es alucinante y repugnante, y hace que los cálculos, por ejemplo, del informe de la OCI, sean mucho más siniestros.

 

(Extractado de Yale Environment 360)

CONTENIDO EXCLUSIVO Member

Esta nota es exclusiva para suscriptores.

Accedé ahora y sin límites a toda la información.

¿Ya sos suscriptor?
iniciá sesión aquí

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Accedé ahora y sin límites a toda la información.

Registrate gratis y seguí navegando.