Agro > INFORME AGRICULTURA

Apuesta de UPM a la agricultura

Las oleaginosas de invierno –colza y carinata– incrementan la escala y se diversifican

Tiempo de lectura: -'

24 de noviembre de 2017 a las 05:00

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

En una agricultura de inverno que va bajando en superficie por la reducción de trigo y cebada, hay un segmento –el de las oleaginosas– que se afirma.

Las Brassicas, a través de dos especies la colza –Brassica napus– y carinata –Brassica carinata– van en aumento y en el caso de esta última empieza a ser una opción comercial promovida por la forestal finlandesa UPM, la empresa de celulosa que tiene también una apuesta agrícola. Que potencialmente pueden ser una opción parece claro a partir de la evolución de las áreas.

La superficie de siembra de la zafra de cultivos de invierno en esta zafra 2017/18 fue de 419 mil hectáreas, 9,5% inferior frente a las 463 mil de 2016/17.

En cereales continúa la tendencia a la baja de los últimos años y disminuyó en esta zafra 8,4% para el trigo y 24% para la cebada. Pero las oleaginosas se van abriendo camino.

El cultivo de colza registró un aumento de 80% en el área sembrada, con 47 mil hectáreas, y se transformó en la mayor área sembrada de la oleaginosa hasta la fecha. Y en este año se le sumaron 7.000 hectáreas de la carinata, un cultivo similar botánicamente, que UPM espera afianzar como alternativa de invierno.

La lógica del desarrollo de las Brassicas en Uruguay se originó impulsada por ALUR y con la lógica de complementar la producción de aceite a partir de las cosechas de verano. A su vez, lo veloz del ciclo y la cosecha temprana, lo hacen atractivo para los productores de modo de diversificar la siembra en el invierno.

centrales 1.jpg

Producción de UPM

La colza se puede usar tanto como aceite comestible como para biocombustible y la carinata, que no es de consumo humano, se utiliza para biocombustibles y también produce proteína para la alimentación animal.

El biocombustible generado con Brassicas como materias primas es un diesel renovable de segunda generación y alta calidad. Es 100% compatible con los motores diesel, reduce significativamente los gases de escape y efecto invernadero, explicó a El Observador Agropecuario Markku Purmonen, director de Biocombustibles de UPM.

"La estrategia Biofore de UPM refiere a la combinación de la industria forestal y biológica", donde UPM ha desarrollado biocombustibles a base de madera, que reducen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero y de emisiones de escape en comparación con los combustibles fósiles.

En Uruguay la empresa está desarrollando este cultivo, también llamado mostaza etíope o col etíope, porque genera ingresos adicionales para los productores tiene buena tolerancia a las heladas y baja dehiscencia, es decir, que las semillas no caen fácilmente al suelo antes de ser cosechadas y no genera cambios en el uso del suelo".

UPM viene investigando la carinata desde hace cinco años junto con instituciones nacionales de forma de conocer el cultivo, su desarrollo, su potencial y todos los aspectos relacionados a una producción nueva en el país. El año pasado ya se habían hecho cultivos de prueba y este año se aumentó la escala y se sembraron aproximadamente 7.000 hectáreas, principalmente en la zona centro y litoral del país.

"Hay un gran potencial en el uso de carinata como cultivo de invierno teniendo en cuenta su alto contenido de aceite –ideal para biocombustibles–, su buena tolerancia a las heladas y su baja dehiscencia. Además del aceite no comestible produce proteínas para la alimentación animal, lo que la hace adecuada para la estructura agrícola ganadera, otorgando una nueva alternativa para la diversificación de cultivos en la rotación", explicó Purmonen.

El precio del grano que paga UPM retribuye al productor por el cumplimiento de los criterios de agricultura responsable respetando la reglamentación del país, la optimización del uso de fertilizantes y el seguimiento de las mejores prácticas de manejo que la empresa finlandesa desarrolla. Este precio corresponde al de la soja Chicago de la posición enero mirada en noviembre. Y puede ser el 100% o el 90% si los productores cumplen los requisitos establecidos por UPM más una bonificación por rendimiento de aceite.

Aunque a muchos pueda sorprender el costado agrícola de UPM, en realidad es parte de un esfuerzo por desarrollar energías alternativas. "Exploramos constantemente nuevas alternativas de materias primas aparte de la carinata, como son residuos y desechos de otros procesos, así como materias primas derivadas de la madera".

Por último, Purmonen destacó que "el uso sostenible de la tierra es la competencia central de UPM. Estamos desarrollando este concepto de doble cultivo con brassica carinata, ya que proporciona una nueva solución de materia prima para biocombustibles bajos en carbono sin comprometer las producciones de alimentos existentes. Tenemos que encontrar nuevas formas de producción que reduzcan significativamente las emisiones de escape y de gases de efecto invernadero creando biomasa nueva y adicional".

El cultivo tiene un proyecto de producción responsable por detrás en el que por ejemplo no se puede hacer el cultivo en zonas donde hubo campo natural.

Una de las ventajas del género Brassica es que se posiciona como mejor antecesor para los cultivos de verano, fundamentalmente soja y maíz. Básicamente, al margen del resultado propio del cultivo, se debe agregar el rendimiento incrementado del cultivo siguiente.

"Está seleccionada solo para biocombustible, terminan más amarillas las silicuas y terminan apuntando para arriba y no se desgranan; las de colza terminan entre marrón y gris".

El ingeniero agrónomo Sebastián Mazzilli, docente del Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía, afirmó que carinata es un cultivo que tiene buenas perspectivas, con posibilidades de desarrollarlo en condiciones comerciales. Se presenta para diversificar y complementar los sistemas.

La principal limitante de las Brassicas en lo que refiere a lo productivo es el manejo de herbicidas ya que los que se utilizan son de mucha residualidad para la soja que se sembrará en el verano.

centrales 2.jpg

Con menores rendimientos, igual el resultado satisface

Las condiciones climáticas de este año han sido complicadas para los cultivos de invierno en general. Los más afectados en fecha de siembra fueron las Brassicas, sumado a los excesos hídricos en la segunda quincena de agosto. Las expectativas son que carinata supere a la colza en rendimiento en esta zafra.

Según Sebastián Mazzilli, los rendimientos de colza han sido muy variables, con un promedio que se estima no superará los 1.300 kg/ha; con mínimos de 900 kg/ha y máximos de 2.000 kg/ha, siendo estas puntas de chacras puntuales. "El promedio de rendimientos de esta zafra va a ser inferior a la pasada porque la frecuencia de chacras buenas es mucho menor y la frecuencia de las chacras malas es alta".

Otra de las particularidades de este año es que para colza hay una gran diferencia de precios. Empresas como Kilafén y Erro no fijan el precio con el precio soja sino por la bolsa de cereales europea Matiff. Hoy en día el precio colza de ALUR está en US$ 333/ton y el de Kilafén y Erro en US$ 387/ton. "Este es el primer año que hay diferencias grandes en los negocios, porque antes casi todos los planes de comercialización se ajustaban al precio soja".

En cuanto a los costos, estos se ubican entre US$ 400-US$ 500/ha, variando según las aplicaciones y las semillas (si se siembran híbridos que son más costosos o variedades que el productor produce todos los años).

Es prematuro estimar el rendimiento de equilibrio ya que no ha culminado lo cosecha y además depende del porcentaje de aceite, que se encuentra en esta zafra debajo de las anteriores.

Mazzilli explicó que esta disminución en los niveles de aceite se pudo haber dado por las condiciones desfavorables como la falta de radiación o la formación de muchas silícuas en chacras donde la primavera fue buena pero que al momento del fijado de grano, donde el aceite es lo más costoso para fijar, la planta no pudo completar la cantidad de aceite porque no tenía suficiente estructura fotosintética para producir los foto-asimilados. En zafras anteriores los niveles de aceite se encontraban por encima de la base a partir de la cual el productor obtiene una bonificación en el precio, que es 42% de aceite.

"A pesar de los menores rendimientos y la diferencia en los precios los productores están conformes porque, a diferencia de la cebada que rebota por toxinas y el trigo con un muy bajo peso hectolitrico, la colza se vende toda. Hubo muy pocos rechazos por insectos", dijo Mazzilli.

Colza
Este año el área de colza es récord, con una plantación que alcanzó las 40 mil hectáreas.
Este año el área de colza es récord, con una plantación que alcanzó las 40 mil hectáreas.

Comentarios