Nacional > Otra vez

Historia repetida: Darío Pérez escamotea la mayoría al Frente

El delegado de su sector se había mostrado afín a la reforma

Tiempo de lectura: -'

07 de septiembre de 2018 a las 05:01

En el oficialismo están cansados. A los largos y profundos debates internos se le suma, otra vez, un diputado rebelde que, tras haber llegado a un acuerdo general y haberse votado en el Senado el proyecto de reforma de la caja militar, plantea sus reparos ahora que el proyecto está en la Cámara Baja. Y en el oficialismo ya no saben qué hacer con Darío Pérez (Liga Federal) porque es un legislador que “no tiene diálogo” con sus pares, según dijeron fuentes partidarias. 

El Frente Amplio quiso prevenir este tipo de situaciones y de un tiempo a esta parte en cada tema complicado crea comisiones bicamerales para discutir los proyectos con todos los sectores representados y asegurarse los votos. Pero en este caso no dio resultado y el recuerdo del proyecto del impuesto a las jubilaciones militares más altas, que naufragó en Diputados por falta del voto de Pérez, todavía está fresco. 

Pérez aseguró este jueves en radio Carve que no está dispuesto a votar el proyecto de la reforma del Servicio de Retiro y Pensiones de las Fuerzas Armadas –más conocido como Caja Militar- tal como vino del Senado porque perjudica a la tropa. “El 40% (de los soldados) está bajo la línea de la pobreza. El 60% vive en asentamientos”, dijo Pérez. 

“Estuve cinco meses como coordinador de la bancada bicameral que trabajó en este proyecto. Fuimos y venimos, insistimos con uno de sus asesores, escuchamos sus aportes e integramos algunos y finalmente llegamos al consenso general. Con precisión y teniendo en cuenta la particularidad, preguntamos y el compañero delegado que vino nos dijo que él estaba de acuerdo, que había trasladado todo”, lamentó en diálogo con El Observador el senador del Partido Comunista, Juan Castillo. 

Durante los últimos tres meses, Pérez estuvo “fuera de órbita” por problemas de salud de su padre que falleció en los últimos días y ahora que volvió al ruedo político planteó sus discrepancias. “Nosotros dijimos que estábamos de acuerdo con la reforma pero no en los detalles”, dijo Pérez a El Observador y agregó que no participó de las negociaciones porque le “paspan”. “Es esa forma de mercachifle, te doy esto para que vos me des otro poquito. Esto es claro. Estás jorobando gente pobre y no hay que jorobarla”, dijo y agregó que trata de ser coherente. 

Lea también: Manini Ríos: "No creo que Murro mienta a sabiendas" sobre reforma de caja militar

Consultado sobre si existe otra forma de actuar en política, el diputado aseguró que se puede negociar de otras formas. 

Pero en el oficialismo están cansados de esa supuesta coherencia y no saben qué hacer con el “diputado rebelde”. Expulsarlo del Frente Amplio no le sirve a nadie y ni siquiera está en consideración y saben que una sanción por disciplina nada va a cambiar. 

De todas formas, en este caso puntual, y teniendo en cuenta que es prioridad para el oficialismo que este proyecto se apruebe, la bancada está dispuesta a analizar los planteos de Pérez, según dijo a El Observador la senadora del MPP, Ivonne Passada. “Es algo menor en lo que podemos llegar a un acuerdo rápidamente”, dijo la senadora. 

En el mismo sentido se expresó Castillo. “Viendo la importancia del tema que estamos tratando, con mucha paciencia, vamos a tratar de llegar al consenso”, dijo. 

Los cambios

Al diputado de Liga Federal le preocupa que algunos soldados, con la iniciativa aprobada en el Senado, ni siquiera llegan a generar causal jubilatoria. Algo similar había advertido el senador blanco del Partido Nacional, Álvaro Delgado. “Yo estoy a favor de la reforma pero necesita una serie de cambios”, dijo. 

Con la reforma, un soldado que ingresa al servicio con 18 años y se retira con 48, tal como está establecido en el proyecto, genera una tasa de reemplazo de 76,5%, según cálculos del legislador. Es decir, cobraría tres cuartos de su salario como jubilación. “Esa es la situación ideal”, dijo Pérez y explicó que si el ingreso se da con una edad más avanzada ni siquiera se genera la causal jubilatoria. “En sanidad militar, que entran con treinta y pocos, no se genera”, agregó. 

Lea también: La Caja Militar se lleva más dinero del gobierno central que las intendencias

Además, señala que el proyecto plantea como retiro obligatorio para los soldados los 48 años cuando la ONU recomienda los 45 años. “Con la reforma los milicos pobres se van a jubilar como recontra pobres”, apuntó. 

Pérez planteó también que las reformas de los sistemas previsionales tienen que ser políticas de Estado porque sino cuando cambie el gobierno, se puede dar marcha atrás, tal como adelantaron legisladores del Partido Nacional. 

Una vez más, Darío Pérez vuelve a poner entre la espada y la pared al Frente Amplio que tendrá que ceder para poder aprobar el proyecto con el respaldo de todos sus legisladores. 

Comentarios