Nacional > Gobierno y oposición

El FA perdió apoyo entre los más pobres y menos educados, según datos de encuestas

En los últimos cinco años el Partido Nacional mejoró su posición en los sectores más bajos y menos educados de la sociedad

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 05:00

Durante los tres gobiernos del Frente Amplio, la pobreza se redujo en Uruguay y el país empezó a registrar un crecimiento en los ingresos de los hogares con una mejor distribución y una expansión de la clase media, al punto que el 56,6% de los hogares entre 2004 y 2017 tuvieron un comportamiento ascendente en su estrato social, según un estudio realizado por los economistas Martín Leites y Gonzalo Salas denominado para el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
 
Sin embargo, la mejora de estos índices no se expresa en la evolución de la aprobación de los gobiernos frenteamplistas, sobre todo en las clases más bajas, un sector de la población que ha sido foco de las políticas sociales de la coalición de izquierda.
 
La comparación de tres encuestas realizadas entre febrero y junio de 2013 con tres realizadas entre octubre de 2017 y abril de 2018 muestra que el Partido Nacional ganó "simpatía política" entre las clases más bajas y menos educadas, mientras que el Frente Amplio saca mayores diferencias entre los sectores más ricos y educados, según encuestas de Equipos Consultores a las que accedió El Observador.
 
En febrero, abril y junio de 2013 el Frente Amplio recogía mayor adhesión que el Partido Nacional entre los más pobres: 48% contra 23% en febrero; 46% contra 16% en abril y 43% contra 24% en junio.
 
Estos datos se contrastan con el panorama que muestran encuestas realizadas en octubre de 2017, febrero de 2018 y abril de ese mismo año, en la que el Frente Amplio cosechó una simpatía del 34%, 31% y 28% respectivamente en los sectores más bajos a nivel socio-económico, mientras que el Partido Nacional alcanzó el 30%, 32% y 30% en cada una de esas encuestas.
 
Es decir, en cinco años los blancos ganaron simpatía política entre los sectores más pobres y el Frente Amplio perdió apoyo en esa franja social.
 
 
El panorama es similar cuando se mira la variable "educación".
 
En febrero, abril y junio de 2013 el Frente Amplio tenía el apoyo de los sectores menos educados por encima del Partido Nacional. En febrero el FA tenía la simpatía del 34% de los encuestados que habían logrado terminar primaria o menos y el Partido Nacional el 24%; en abril la diferencia aumentaba en dos puntos (39% para el FA y 27% para el PN) y en junio de ese mismo año la diferencia se acortó a cuatro puntos (36% para el FA y 32% para el PN).
 
Pero cinco años después, los nacionalistas mejoraron su imagen en los sectores de la población menos educados, incluso quedando por encima del partido de gobierno.
 
En octubre de 2017, el Partido Nacional recogió la simpatía política del 41% de los encuestados que lograron completar la primaria o menos contra el 29% del Frente Amplio. En febrero de 2018 la diferencia era menor (37% del PN y 28% del FA) mientras que en abril de este año la ventaja pasó a ser de 20 puntos entre los menos educados (43% contra 23%).
 
El Frente Amplio, por su parte, sigue liderando en los niveles más ricos de la sociedad (nivel socio económico alto y medio alto) y los más educados (terciario o universitario) respecto a lo que sucedía hace cinco años.
 
 
 

Comentarios