Nacional > ANÁLISIS GONZALO FERREIRA

El silencio de Astori, los nervios de su sector y el riesgo de perder (de nuevo) una oportunidad

Asamblea Uruguay es el único sector grande del FA que nunca tuvo la Intendencia de Montevideo

Tiempo de lectura: -'

25 de agosto de 2018 a las 05:00

El que sube primero al ómnibus elige ventanilla. Esa explicación bien clara que me dio mi editor Claudio Romanoff cuando cubría el inicio de una campaña electoral, se aplica perfectamente a este momento político en el Frente Amplio.

El ómnibus de Daniel Martínez ya tiene algunos asientos ocupados. La primera en subirse fue Constanza Moreira. Los socialistas ya están formalmente arriba. Otros grupos más pequeños, como la Vertiente Artiguista también encontraron un asiento con vista privilegiada para el viaje.

¿Cuántos buenos lugares quedan?

Esa pregunta presiona y pone ansiosos a muchos seguidores de Danilo Astori. El ministro de Economía mantiene el silencio sobre qué rol jugará en el ciclo electoral que se avecina. Repite que falta mucho y que lo está pensando. Pero el calendario se acorta. Sobre todo el interno del Frente Amplio, que tiene un congreso fijado para el 1° de diciembre para habilitar los candidatos, pero que 60 días antes (como máximo en octubre) deberá tener una lista pronta para elevarla a su consideración.

Tal vez Astori junte fuerzas y decida finalmente postularse. No parece ser el escenario más probable, no solo por los números que muestran las encuestas, sino también por la falta de apoyo dentro y fuera del Frente Líber Seregni.

La bala que tenía Astori se la gastó con José Mujica. Cuando el expresidente le dio un portazo en la cara y le dijo que, porque su sector se lo impedía, no lo iba a apoyar, la candidatura del ministro de Economía pareció totalmente sepultada.

Lea también: Mujica, Astori: además de ideología, una bronca que viene de lejos

Pero en los hechos no está y Daniel Martínez sigue esperando una definición del líder de Asamblea Uruguay.

La lógica, y también el interés de muchos dirigentes del Frente Líber Seregni, es que Astori decida apoyar a Martínez. Lo hizo en 2015 cuando lo respaldó como candidato a la Intendencia de Montevideo (de hecho el suplente del intendente y quien asumirá cuando renuncie será el dirigente de Asamblea Uruguay, Óscar Curuchet). La alianza electoral incluso es más vieja. Los socialistas en 2009 apoyaron a Astori cuando compitió en las elecciones internas con Mujica. Martínez, que en esa oportunidad había estado en la lista larga que el Plenario del FA envió al congreso, desistió y terminó apoyando a Astori.

Si el Frente Líber Seregni no define en breve, el riesgo que corre no es menor.

Una tema atractivo para negociar con Daniel Martínez puede ser la Intendencia de Montevideo del próximo período de gobierno.

intendentes Montevideo

En el astorismo hay quienes ven con interés que alguien de ese grupo compita por la comuna. Ni Asamblea Uruguay, ni ninguno de sus socios electorales del FLS ocuparon nunca el sillón capitalino. De los seis períodos dos fueron para el Partido Socialista (Tabaré Vázquez y Martínez), dos para la Vertiente Artiguista (las dos veces Mariano Arana), uno del MPP (Ricardo Ehrlich) y uno del Partido Comunista (Ana Olivera). Hay al menos dos nombres del astorismo con chances de aspirar al cargo: el dos del MEF, Pablo Ferreri y el presidente del Banco Central, Mario Bergara.

Quedan setiembre y octubre para las definiciones electorales. Si bien la discusión por las intendencias se puede dejar para el año siguiente, hay dirigentes que ya la incluyen en las conversaciones.

Si el FLS no se sube a algún ómnibus pronto, el MPP también puede jugar.

Y si Mujica sorprende y acuerda con Martínez su apoyo previo a la interna, el impulso a eventuales candidatos a la IMM por su sector, como Alejandro Sánchez o Carolina Cosse, puede tomar otra dimensión.

Esa ventanilla del ómnibus de Martínez aún espera ocupante.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...