Espectáculos y Cultura > CINE

Guerra a Netflix: le prohibieron competir por la Palma de Oro de Cannes y Hollywood se la hace difícil

Las películas de la plataforma no podrán pelear por ese premio, en medio de una guerra entre la industria tradicional y el streaming

Tiempo de lectura: -'

26 de marzo de 2018 a las 15:10

La guerra entre el cine tradicional y Netflix sigue. Ahora, las producciones del servicio de streaming están impedidas de participar en la competencia principal del Festival de Cannes, que comienza la semana que viene en el balneario francés.

Esto sucede a pesar de que el año pasado dos filmes de Netflix: Okja y Los Meyerowitz: la familia no se elige, estuvieron dentro de la selección oficial del evento y funcionaron como muestra de que la plataforma puede confeccionar películas de calidad, como luego confirmaron las cuatro nominaciones al Oscar de otra cinta original, Mudbound.

Pero este año, el director artístico del festival francés, Thierry Frémaux, comunicó que solamente podrán participar en otras competencias como Un certain regard (Una cierta mirada), pero no en la pugna por la Palma de Oro.

"El año pasado, cuando incluimos esas dos películas, pensé que así iba a poder convencer a Netflix de estrenarlas en cines. Fui presuntuoso, ellos se negaron...a los de Netflix les encantó la alfombra roja y les gustaría estar presentes con otras películas. Pero entienden que la intransigencia de su propio modelo es lo opuesto al nuestro. Tenemos que tener en cuenta la existencia de estos nuevos pesos pesados: Amazon, Netflix, y pronto quizás también Apple. Defenderemos la imagen de un festival que toma riesgos, que interroga al cine, y para eso tenemos que estar en la mesa todos los años", comentó Frémaux en una entrevista con la revista especializada Le film Francais publicada el sábado.

El gran dilema, como expresó el director de Cannes, es que Netflix se opone a estrenar las películas en los cines, y solo lo hace a través de su plataforma, algo que no agrada a las instituciones tradicionales del séptimo arte, que rechazan ese modelo y por el que también le han cerrado puertas a la plataforma en eventos como Cannes y los Oscar.

Incluso Steven Spielberg, que recientemente estrenó la nominada a los premios de la Academia The Post: Los oscuros secretos del Pentágono y este jueves estrenará Ready Player One se metió en la discusión al asegurar que los filmes de Netflix no deberían competir en galardones como los Oscar porque son "películas de televisión".

"Cada vez menos cineastas tendrán dificultades para conseguir financiación, pues muchos de ellos dejarán que las compañías de streaming financien sus películas, quizás con la promesa de estrenarse durante una semana en las salas de cine para poder calificar para los premios. Pero, en realidad, lo que sucede es que se están comprometiendo al formato de televisión. Sus películas pueden merecer un Emmy, pero no un Oscar", dijo el director el pasado miércoles al canal británico ITV.

Pero Netflix también está incluyendo en su equipo a cineastas como Martin Scorsese, que planea lanzar el año que viene la película The Irishman por allí, y que tiene un elenco que incluye a Al Pacino, Robert De Niro y Harvey Keitel, una película que ningún festival querría perderse, pero que queda en duda con esta nueva política.

La guerra no será sencilla. En el mercado del streaming hay cada vez más participantes, y las batallas entre la industria tradicional de Hollywood y Europa y este nuevo formato no cesarán tan fácilmente.

Comentarios