Emprendedores > EMPRENDEDORES

Instancias en grupo, la mejor forma de avanzar en un emprendimiento

La experiencia compartida es clave, según la fundadora de Momento Spa, Alessandra Piuselli

Tiempo de lectura: -'

19 de junio de 2018 a las 15:28

Por Alessandra Piuselli
Fundadora de Momento Spa

Aunque muchos piensen que el punto cúlmine de un emprendimiento es su lanzamiento, el momento más importante es cuando se toma la decisión real de llevar tu idea a la práctica. No es fácil exponerse, mostrar un proyecto, asumir los riesgos del mercado y dar el paso inicial.

Yo estoy enamorada de mi proyecto y estoy segura de que hay mercado para mis productos naturales para el cuidado de la piel. Mis familiares, amigos y compañeros de trabajo fueron mis conejillos de Indias al principio para saber si los productos hechos por mí eran atractivos y se podían sumar a la rutina diaria.

Tenía los insumos, el entusiasmo, el packaging, hasta una página web pero me seguían faltando etapas para cristalizar ese sueño que comenzó en un viaje a Estados Unidos con mi esposo. Entonces llegué a OMEU, la Organización de Mujeres Empresarias del Uruguay, y entré al programa de apoyo Más Emprendedoras.

Las charlas que nos han brindado las organizadoras y expositoras invitadas han bajado a tierra muchas de nuestras dudas y han sido el comienzo real de varios proyectos. Las exposiciones son muy terrenales, no son de libro y capaz que uno no se identifica demasiado a veces con quien nos está hablando a todas pero el hecho de que la persona esté allí al frente contando su experiencia de tantos años sirve para ver que es posible, que se puede lograr.

Omeu mujeres emprendedoras

Hubo una frase en particular que me quedó grabada. "Nunca se desconecten del sueño", nos dijo Florencia Scheitler, socia fundadora y directora de Tequila/Esece. Esa frase sintetiza un poco a todas; es el puntapié para que este proceso sea disfrutable y apasionado a pesar de los escollos que vamos a vivir.

Lo que una necesita son herramientas y redes para tomar la decisión de empezar, ponerse metas concretas, alcanzables. El hecho de tener acceso a más de 50 mujeres en esta primera etapa de "Más Emprendedoras" que están en la misma situación que yo, con las mismas expectativas, los mismos miedos, es muy constructivo, porque además la emprendedora que está al lado tuyo te ayuda a pensar diferente, o a complementar tu proyecto de otra forma.

Esta experiencia compartida, cuando bajás tu proyecto al papel de los ejercicios, cuando planteamos preguntas, es enriquecedora. Estas organizaciones de apoyo a la mujer emprendedora se preocupan por darte las herramientas, el conocimiento, el marco legal, y también te ayuda a superar tus propios miedos. Que te acompañen en ese proceso no tiene precio, es cristalizar tus sueños.

Entonces un consejo para quien todavía no bajó a tierra su idea y que tiene mil miedos: que busque un programa que le dé una oportunidad de desarrollo, de compartir, de intercambiar con gente que tiene experiencia, con alguien que te diga 'hace 29 años que estoy en esto y mil veces me plantee si sigo o no sigo'.

Uruguay no es un país fácil para emprender, pero las herramientas están para que podamos empezar el camino.

En algunos casos la inversión inicial de un proyecto puede ser muy alta como para tirarse al agua sin saber si hay una oportunidad real de negocios y en ese instante te sentís muy solo, pero hay programas que te ayudan a hacer un seguimiento de cada una de las etapas de tu idea, algo que es fundamental para que funcione.

Yo me tiré al agua, ya tengo registrada la marca y tengo el laboratorio que elaborará mis productos. Ahora llega la parte de comercializarlo. Pero gracias a estos meses compartidos con mujeres con emprendimientos de todo tipo sé que voy a llevarlo a buen puerto.

No hay que tenerle miedo al fracaso, a los altibajos, hay que tener la convicción y no desconectarse de lo que es tu sueño.

Comentarios