Nacional > BAJAS EN LAS FUERZAS ARMADAS

Las Fuerzas Armadas perdieron el 35% de sus efectivos en los últimos treinta años y la Armada 18% en diez años

Los comandantes del Ejército y la Armada han dicho que están "en un mínimo crítico de efectivos"

Tiempo de lectura: -'

16 de agosto de 2018 a las 05:00

En los últimos años las Fuerzas Armadas sufrieron una disminución importante en la cantidad de personal que integra sus filas como no le ocurrió a casi ninguna otra repartición del Estado. En las tres fuerzas se constata una baja en número de efectivos de al menos 10 mil en los últimos 30 años y que está determinada por la decisión de los gobiernos de turno de no llenar las vacantes que se van generando, según datos a los que accedió El Observador.

En el caso de la Armada la reducción es notoria en la última década. La fuerza de mar pasó de tener 5.613 hombres en 2006 a 4.587 en 2017 incluyendo personal superior y subalterno. Esto significó una baja del 18% para la Armada. Los oficiales pasaron de 693 a 503 en ese período, mientras que la tropa disminuyó de 4.920 a 4.084.

La reducción de los oficiales se aceleró en los últimos años: al inicio del gobierno de Vázquez había 600 y al cierre de 2017 eran casi 100 menos, la mayoría de ese descenso (72%) se explica por retiros voluntarios. Y el número sigue en picada, a julio de 2018 eran 483.

La Fuerza Aérea tiene una realidad similar a la de la Armada. La fuerza de aire perdió alrededor de 400 subalternos en los últimos 17 años. En el año 2000 la cantidad de personal subalterno superaba los 2.640 hombres y en la actualidad tiene un poco más de 2.260. En total la tropa de la FAU sufrió una disminución del 14% en lo que va del nuevo siglo. En la actualidad, la FAU tiene alrededor de 430 oficiales. El promedio de retiro voluntario en esa fuerza en los últimos tres años fue de 17 oficiales por año.


En el caso del Ejército –la fuerza más numerosa- también se da una situación en la que el número de egresos (sumando retiros voluntarios y obligatorios de oficiales y la tropa) es mayor al número de nuevos ingresos.

El descenso del número total de efectivos bajó un 35% en los últimos 30 años. En 1988 había 22.674 militares en la fuerza de tierra y veinte años después la cifra pasó a 14.519. Desde que asumió el Frente Amplio el gobierno nacional la disminución del personal del Ejército fue del 13% (pasó de 16.676 efectivos en 2005 a 14.519 al cierre del 2017).

Entre 2016 y en lo que va de 2018 se fueron 183 oficiales (el 60% de forma voluntaria) y 1165 subalternos, lo cual totalizan la cifra de 1348 militares. Sin embargo, en estos dos año y medio ingresaron 719 (apenas más de la mitad de los que se fueron).

La disminución del tamaño de las fuerzas es una queja constante a lo largo de parte de los altos mandos castrenses que entienden que trabajan con recursos humanos insuficientes para las tareas que deben cumplir.


"El Ejército tiene poco más de la mitad de los efectivos que tenía hace 30 años y tiene muchas más misiones que hace 30 años", dijo el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, en una entrevista en el programa Quien es quien en junio de 2017. El general afirmó que el personal está "muy exigido en horario" y afirmó que su fuerza está "en un mínimo crítico de efectivos".

De igual forma, el excomandante en jefe de la Armada, Leonardo Alonso, dijo en una entrevista en El Observador publicada en agosto de 2016 que su fuerza estaba en un estado "crítico" respecto a los recursos humanos y materiales.

"En los últimos años registramos un índice de rotación del personal subalterno de un 14% anual y en los últimos ocho años hemos perdido 207 oficiales de un total de 700. Cualquier organización que se basa en la experiencia, el conocimiento y el desarrollo lo siente y mucho", dijo en aquel momento.

Reducción de oficiales por ley

A pesar del desmembramiento de las Fuerzas Armadas, el Ministerio de Defensa proyecta una reducción en la cantidad de oficiales de las tres fuerzas a través de una ley, según informó El Observador el 7 de agosto.

La nueva Ley Orgánica Militar, cuyo proyecto presentó el ministro Jorge Menéndez en la reunión del Consejo de Ministros, plantea modificaciones al cuadro de vacantes de las Fuerzas Armadas con un descenso en la cantidad de generales en el caso del Ejército, de coroneles para el Ejército y la Fuerza Aérea, y de capitanes de navío para la Armada.


El Ejército es la fuerza que perderá más hombres con jerarquía: sufrirá una reducción de 16 a 13 generales y perderá 40 coroneles (de 180 a 140). La Fuerza Aérea quedará con el mismo número de generales (seis) pero perderá cinco coroneles (de 50 a 45), mientras que la Armada aumentará en uno la cantidad de almirantes (pasa de seis a siete) y disminuirá en seis la cantidad de capitanes de navío (de 76 a 70).

En total, el gobierno hará prescindir a las Fuerzas Armadas de 2 hombres con el grado de general o equivalente (7% con respecto a la situación anterior) y 51 hombres con el grado de coronel o equivalente (17% respecto a la situación anterior).

El texto inicial de esta ley salió del puño y letra de las Fuerzas Armadas pero luego fue amasada en el Ministerio de Defensa. Esa segunda versión que la cartera la presentó a los militares tenía importantes diferencias con la iniciativa inicial de las Fuerzas Armadas que, en una jornada entera de trabajo, le hicieron varias sugerencias al equipo del ministro. Finalmente la versión que Menéndez terminó elevando al presidente contempla varias de las sugerencias de los representantes de las Fuerzas Armadas, aunque no esta reducción del personal superior.




Comentarios