Economía y Empresas > Conferencia

Munyo: "Uruguay está caro y tiene barreras muy elevadas para competir"

El economista dijo que el principal desafío pasa por “volver a ser atractivos” para recuperar la inversión

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 16:04

El enlentecimiento de la economía, la pérdida de empleo, el alto déficit fiscal y la incertidumbre regional y mundial fueron algunos de los temas abordados este martes por el economista Ignacio Munyo, director del Centro de Economía del IEEM. En una conferencia exclusiva para clientes de El Observador el experto repasó los principales problemas que hoy tiene el país y enumeró los desafíos internos que hay que resolver para poder recuperar la inversión.

La economía “está estancada”, dijo Munyo y explicó que la mayoría de los sectores productivos se encuentra en niveles similares a los de diciembre 2014, a excepción de las telecomunicaciones. En ese contexto,  definió la situación del mercado de trabajo como “compleja” y puso como ejemplo la pérdida de 55 mil puestos de trabajo desde fin de 2014 hasta la fecha.

Según explicó, el nivel más importante de destrucción se dio en aquellos puestos que eran ocupados por personas jóvenes y con bajo nivel de capacitación. Mientras que la mayor creación de puesto de trabajo se dio en los ocupados por personas  de más de 30 años y con capacitación.

“Las posiciones que han desaparecido desde 2014 hasta ahora son las medianamente automatizables. Está pasando lo que se pensaba que iba a pasar. En un contexto  donde el salario subió y la rentabilidad se ha comprimido en todos los sectores hay acceso cada vez más fácil a la automatización. No estamos hablando de un robot, estamos hablando de software, de aplicaciones”, dijo Munyo.

Desde su punto de vista, el principal desafío que hoy se le presenta a Uruguay es encontrar la forma de “volver a ser atractivo” para poder recuperar la inversión y así dinamizar su economía. Ello en un contexto externo complejo marcado por la enorme volatilidad en Estados Unidos, el cambio en las condiciones financieras internacionales y la inestabilidad en Argentina y Brasil.

El economista insistió en que Uruguay está caro y con barreras muy elevadas para competir en productividad con el resto del mundo.  Entre las principales, dedicó un capítulo especial a la regulación laboral.

“El régimen de jornada y la reglamentación  de horas extras data de 1915. No se permite la redistribución de horas trabajadas. Si en una empresa una persona trabaja un día 6 horas y al otro día 10 horas hay que pagarle dos horas extras”, dijo Munyo a modo de ejemplo.

También mencionó la necesidad de revisar la ley de Negociación Colectiva. Ello en dirección a que los acuerdos a nivel de empresa primen sobre el convenio colectivo para que empresarios y trabajadores puedan acordar jornadas, turnos y funciones, siempre respetando mínimos en calidad de trabajo, salario e igualdad profesional.  Además, colocó en la lista otras áreas pendientes de mejora como la inserción internacional, el  peso del Estado, la calidad educativa  y la infraestructura física.

Lea también: Si viajás a Buenos Aires ¿dónde conviene comprar los pesos argentinos?

“Los tres chanchitos”

La vulnerabilidad de la región y de Uruguay al cambio de las condiciones financieras internacionales fue otro punto abordado. “Para entender la inestabilidad del norte y del sur me gusta mostrar “el índice de los tres chanchitos” con el lobo que es el contexto internacional. En el cuento, el más vago tenía la casa de paja, después venía el que la tenía de madera y después el que la tenía de ladrillos. El viento empezó a soplar en contra y los que van cayendo son los que tiene las casas de paja. Argentina es el primero, Turquía es el segundo “, dijo Munyo. En el caso de Uruguay señaló que las reservas permiten enfrentar el nuevo escenario de manera más cómoda.

De todas formas, remarcó que la desaceleración de los vecinos “pega fuerte”. El IEEM proyecta que la economía crecerá 1,2% en 2018 y 0,7% en 2019, muy por debajo de lo pronosticado por el gobierno en la última Rendición de Cuentas (2,5% para 2018 y 3,3% para 2019).  

“La única incertidumbre que no tenemos es que el déficit fiscal va a aumentar porque el gasto va a aumentar seguro y los ingresos fiscales  probablemente crezcan menos de lo que se espera”, dijo Munyo.

Por otro lado, señaló que el dólar debería aumentar 20% en términos reales  para tener niveles de competitividad razonables con países como Nueva Zelanda. “La principal razón del atraso cambiario es el gasto público que se duplicó desde 2006 a la fecha. Eso hace que el déficit fiscal no se pueda bajar, a pesar de un esfuerzo enorme en materia de tarifas públicas para contribuir a que los ingresos fiscales aumenten, a pesar de la suba de IRPF y a la mayor carga de IRAE”, afirmó el economista.

Munyo finalizó su presentación con una frase de la novelista británica Mary Renault que a su entender refleja lo que pasó en Uruguay en los últimos años. “Hay solo un tipo de shock peor que aquel  totalmente inesperado; el esperado para el cual uno se ha negado a prepararse”.

 

Comentarios