Nacional > La renuncia del vicepresidente

Pin y verde: los gastos de poca monta que hicieron caer a Sendic

El vicepresidente terminó renunciando por no poder justificar gastos de las tarjetas ante el tribunal del FA

Tiempo de lectura: -'

10 de septiembre de 2017 a las 05:00

El vicepresidente Raúl Sendic cayó por no poder explicar ante el Tribunal de Conducta Política (TCP) del Frente Amplio gastos por poco más de $ 20.000 y US$ 295.

Eso llevó al órgano ético del oficialismo a considerar que "la cuantía de una malversación y el grado de enriquecimiento tienen importancia sólo relativa". "Un enriquecimiento indebido de monto poco importante es también una violación de principios que deben considerarse fundamentales", concluyó el dictamen.

La contundencia de esas afirmaciones le dan a la Fiscalía –que investiga a Sendic por su gestión en ANCAP– elementos muy concretos para acusarlo por conductas delictivas. Además, cuando Sendic declare ante la Justicia, en aproximadamente un mes, ya no tendrá fueros. Los perderá esta semana una vez que formalice su renuncia ante el Parlamento.

El TCP subrayó que Sendic tuvo "dificultad o imposibilidad de dilucidar" los gastos que realizó.
En los dos períodos en los que estuvo en ANCAP –entre 2005 y 2008 como director, y entre 2010 y 2013 como presidente–, Sendic pasó las tarjetas corporativas de ANCAP (Visa y Mastercard) 396 veces.

En el primer período las usó 76 veces, y en el segundo –entre 2010 y 2013– 320.
Justamente, hay una treintena de compras, que van desde ropa hasta artículos de supermercados y electrodoméstios, que son las que el vicepresidente no pudo justificar. Esos datos surgen de un pedido de acceso a la información pública que realizó el semanario Búsqueda y que publicó el 8 de junio pasado, y que también habían formulado las periodistas Patricia Madrid y Viviana Ruggiero para el libro Sendic, la carrera del hijo pródigo. Ese día, en el programa Así nos va de Carve, las periodistas informaron que Sendic gastó en total US$ 38 mil y $ 539 mil con las tarjetas corporativas.

Al analizar esos gastos, el TCP puso el foco en cuatro compras realizadas en Chicago (Estados Unidos) por US$ 295 en marzo de 2012 y otra en la mueblería Divino por $ 6.745. "Preguntado sobre qué había comprado allí, dijo que no lo recordaba, y después comentó por dos veces: 'me parece muy rara esa compra en Divino', 'a mí me parece muy rara esa compra'".

Sobre las compras realizadas en supermercados, el tribunal dijo que Sendic dio explicaciones "contradictorias" y que "cualquiera que sea la verdad (...) ha quedado como explicación pública, nunca rectificada, un relato que supone una crasa irregularidad en el uso de la tarjeta".

Él había dicho que solo recordaba una en el marco de una reunión con el equipo gerencial en la que "se mandó hacer una compra". Sin embargo, el TCP le preguntó si el funcionario a quien se mandó a efectuar esa compra firmó por él o conocía el código numérico de la tarjeta. Sendic tuvo que admitir finalmente que no se envió a nadie, sino que fue él personalmente. Se trata de una compra de $ 2.364 realizada en setiembre de 2010, a la que se sumó otra de $ 399 el mes siguiente y otra de $ 2.035 en mayo de 2011.

Con respecto a las compras realizadas en Chicago el 3 y 4 de marzo en una tienda de electrónica Verizon (US$ 85,59), un comercio de ropa Burlington (US$ 120,38), la tienda Macy's (US$ 43,79) y un local de souvenirs de la cadena Bye Bye Chicago (US$ 45,14), Sendic expresó: "No sé, la verdad, no sé, no tengo ni idea de cómo se hizo, la verdad que no lo sé".

Sendic se quejó también de que se mirara con lupa sus gastos y no los de los restantes directores, pero, al menos con la tarjeta Visa –la única en la que se conoce el detalle de los estados de cuentas–, surge que los gastos de restantes jerarcas se ajustaron a lo que es una tarjeta corporativa: básicamente almuerzos y regalos empresariales, alojamientos en hoteles y traslados.

También dijo en su defensa que devolvió gastos. Sin embargo, el tribunal señaló que las únicas cinco devoluciones de dinero que hizo no coinciden con estos gastos sospechosos. Para el tribunal un agravante importante es que incumplió el reglamento que él mismo creó para "poner fin a la falta de control que había imperado antes", según sus propias explicaciones. La reglamentación aprobada en marzo de 2011 obligaba a cada director a presentar mensualmente sus comprobantes de pago, que se conservarían durante 20 años. "Ello acentúa su propia responsabilidad porque su condición de presidente lo obligaba a hacer cumplir la norma además de cumplirla él mismo", concluyó el tribunal.

Las otras denuncias que enfrenta Sendic

La denuncia que en abril de 2016 presentaron los líderes de la oposición por irregularidades en la gestión de ANCAP tendrá un pronunciamiento del fiscal Luis Pacheco antes de fin de año. Concluida la primera parte de la indagatoria, la jueza Beatriz Larrieu, a pedido del fiscal, dispuso esta semana las citaciones de los exdirectores que se concretarán entre el 26 de setiembre y el 25 de octubre, según informó Búsqueda esta semana. Raúl Sendic será el último. Antes irán José Coya, Germán Riet, Juan Gómez, Ruben Barboza y Fernando Acuña, así como los directores del Partido Nacional Carlos Camy, Elena Baldoira, y Diego Labat, y los representantes colorados Juan Justo Amaro y Juan Máspoli.
Por su parte, la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep) se expedirá en aproximadamente dos semanas sobre los gastos y su dictamen servirá también de insumo a la Justicia. Según dijo a El Observador el vicepresidente, Daniel Borrelli, se analiza convocar a los exjerarcas una vez que el informe esté pronto si los resultados son desfavorables.

Gastos en publicidad

Se investiga: la adjudicación de la publicidad de ANCAP a la agencia La Diez, que le facturaba a los proveedores como forma de eludir las licitaciones; el costo de la inauguración de la planta desulfurizadora, y la contratación de publicidad a una radio de Quebracho, Paysandú, que no estaba operativa.

El negocio de la cal

Se denunció la contratación por parte de Cementos del Plata, para el transporte de la cal de la planta de Treinta y Tres a Candiota, en Brasil, a una empresa cuyo titular fue quien trajo el negocio, y se argumentó que era la única capaz de dar el servicio.

Intermediación de Exor

Se indaga quién le dio a Exor la potestad de intermediar con Pdvsa la cancelación anticipada de deuda –en el marco de los negocios entre Uruguay y Venezuela–, que luego le permitió a esta empresa reclamar a ANCAP una indemnización y cobrar US$ 3 millones por haber quedado fuera de esa negociación.

Trafigura y Petroecuador

La denuncia en este caso tiene que ver con el negocio de intermediación por la comercialización de petróleo entre ANCAP, Petroecuador y la empresa Trafigura, que fue cuestionada en varios países por corrupción. El negocio le hizo ganar a Trafigura decenas de millones de dólares.

El remolcador que nunca llegó a funcionar

ANCAP contrató a la Armada para la construcción de un remolcador y dos barcazas por US$ 12,5 millones, pero se asignó el trabajo a una empresa privada argentina, en violación de las disposiciones que rigen con respecto a las contrataciones por licitación.

Infracción aduanera

ANCAP omitió declarar importaciones de petróleo y de distintos gases, aunque probablemente no configure delito sino una infracción aduanera, según señaló el senador del Partido Independiente, Pablo Mieres, cuando la oposición presentó las denuncias.

Comentarios