Tecnología > ANIVERSARIO

Qué esperar de Google en los próximos 20 años

La gran G logró introducir grandes innovaciones desde su formación; ¿qué será lo siguiente?

Tiempo de lectura: -'

16 de septiembre de 2018 a las 05:03

Gary Marchionini / The Conversation

Cuando millones de personas entraron en línea a fines de la década de 1990 necesitaron ayuda para averiguar de qué se trataba cada página web y cómo encontrar lo que estaban buscando. Así surgieron los índices web y los motores de búsqueda. Cuando se fundó Google en setiembre de 1998 tuvo que competir con los algoritmos ya utilizados por Lycos, Yahoo y otras compañías.

Técnicamente hablando, Google agregó dos innovaciones: procesos altamente eficientes para rastrear páginas e indexar su texto y una nueva forma de clasificar la relevancia de un sitio en función del número y la calidad de otros vinculantes. Además, su interfaz era limpia: en una internet saturada de páginas con listas de listas, Google ofrecía una alternativa con solo un cuadro para escribir términos de búsqueda y un botón de “Buscar”.

Aún más sorprendente fue la confianza de Google en sus habilidades. La compañía ofreció un segundo botón, caprichosamente etiquetado como “Me siento con suerte”, que llevaría a los usuarios directamente a la página web con el resultado principal, omitiendo el paso de enumerar posibles resultados. Tras dos décadas en la historia de Google, el poder de la búsqueda sigue siendo primordial: empresas y profesiones enteras se basan en la creación de contenido de internet que se elevará a la cima de sus resultados de búsqueda.

Pero hay signos de problemas. El papel de la compañía al proporcionar información engañosa a los votantes de los EEUU está bajo escrutinio. Más de 3.100 empleados firmaron una carta pública protestando por el uso de su trabajo en tecnologías de guerra, y alrededor de una docena de ellos renunciaron en señal de protesta. Incluso más recientemente, 1.600 googlers firmaron una petición para evitar que su empleador abriera un servicio de búsqueda restringido por el gobierno en China. Además, el presidente Donald Trump ha cuestionado si sus clasificaciones de noticias son justas. 

El futuro de Google depende de continuar creando y aprovechando los índices de las funciones más allá de las palabras en las páginas web 

Crecimiento rápido

La compañía que fue fundada por dos estudiantes de Stanford en 1998 todavía obtiene un gran porcentaje de sus ingresos por la venta de publicidad. Sin embargo, Google también ha crecido, en parte, gracias a una política que otorga a los empleados la libertad de trabajar un día a la semana en proyectos paralelos. Ahora reorganizada en una compañía paraguas llamada Alphabet, la compañía se ha expandido a industrias tan diversas como sistemas operativos para smartphones, aplicaciones de mapas y vehículos autónomos.

El índice de información masivo de la compañía en muchos idiomas es lo que permitió a Google construir un sistema de traducción automática entre 100 idiomas. Eso ayuda a que Google siga siendo valioso a nivel mundial, incluso si Baidu domina las búsquedas en chino.

El futuro de Google depende de continuar creando y aprovechando los índices de las funciones más allá de las palabras en las páginas web. Combinando la capacidad de identificar a un usuario que realiza la búsqueda con su conocimiento del historial de búsquedas de esa persona y su ubicación actual, Google ya puede proporcionar resultados personalizados finamente ajustados. Un nuevo esfuerzo de la compañía ya está planeando usar dispositivos de salud para proporcionar consejos útiles de nutrición y acondicionamiento físico.

Sin duda, Google planea agregar a sus índices su ingrediente secreto en publicaciones en redes sociales, datos de sensores en el ambiente, incluyendo cámaras, micrófonos y todo tipo de dispositivos conectados al internet de las cosas.

Futuros retos

Google ya está aplicando su experiencia a su línea de parlantes inteligentes y asistentes personales, ofreciendo sus reconocidos resultados de búsqueda a través del reconocimiento de voz y las respuestas habladas. Un día, escribir un texto en una pantalla puede parecer tan pintoresco como los teléfonos de disco.

Un próximo desafío podría denominarse búsqueda anticipada, proporcionar información o sugerir acciones sin que el usuario especifique siquiera una consulta. Por ejemplo, algunos autos ya van más allá de alertar al conductor sobre niveles bajos de combustible y le avisan de estaciones de servicio cercanas. Un día, un rastreador personal de ejercicios podría notar que la frecuencia cardíaca en reposo de un usuario es 15% más alta esta semana que el promedio en los últimos seis meses. A partir de ahí, podría ofrecer investigaciones o consejos médicos sobre la salud cardiovascular.

Lea también: Cómo acceder a los 13 juegos y herramientas “escondidos” en Google

De alguna manera el futuro de Google estará condicionado por cómo la empresa puede aprovechar y perfeccionar sus funciones de búsqueda. Una posibilidad es que combine la capacidad de identificar al usuario con su historial de búsqueda y su ubicación; para proporcionar resultados personalizados sujetos a esos datos determinados. 

Estas características pueden sonar interesantes y útiles, pero también tienen importantes preocupaciones éticas sobre quién puede acceder a los datos personales de las personas y con qué fines. Será interesante ver si las preocupaciones que los empleados de Google están expresando actualmente sobre los usos políticos de su trabajo se extenderán a la privacidad personal, y si, y cómo, cualquier objeción podría influir en las búsquedas en el futuro. 

Comentarios