Nacional > SEGURIDAD

Rapiñas crecieron casi 40% desde que Vázquez prometió bajarlas 30%

La mayoría de los homicidios (50,5%) no pudieron ser aclarados

Tiempo de lectura: -'

03 de agosto de 2018 a las 05:00

Uruguay "se apronta a reconocer, con datos objetivos, una de sus peores estadísticas de delitos desde que se lleva registro", había escrito el 20 de junio el director de la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior (Unicom), Fernando Gil, en una columna publicada en su blog personal. Aquel pronóstico se confirmó este jueves, cuando la cartera presentó formalmente los datos de crímenes cometidos entre el 1° de enero y el 30 de junio de 2018, que en el caso de los homicidios arrojaron un aumento de 66,4% respecto al mismo período del año anterior, mientras que las rapiñas crecieron un 55,8% y los hurtos 26,9%.

Estas cifras alejan al gobierno de Tabaré Vázquez de cumplir con su promesa de campaña de reducir los hurtos y las rapiñas "en un mínimo de 30%". De hecho, entre 2015 y 2018 las rapiñas crecieron un 36,7%, mientras que los hurtos aumentaron 33,6%. Los homicidios, en tanto, aumentaron 40% entre 2015 y 2018.


La situación de la seguridad aparece como el principal reclamo de la ciudadanía frente al gobierno de Vázquez que se encamina a culminar el periodo muy lejos del objetivo que se había trazado. Esto contrasta, a su vez, con las declaraciones del ministro del Interior, Eduardo Bonomi, quien dijo en una entrevista con El Observador en junio de 2016 que ya estaba empezando a visualizar los resultados de su gestión de ocho años ininterrumpida al frente de la cartera.

Sin embargo, en los últimos meses las autoridades del ministerio cambiaron el discurso y empezaron a admitir el aumento de las cifras de delitos, al tiempo que responsabilizaron de esta situación al nuevo Código del Proceso Penal, vigente desde el 1° de noviembre de 2017, algo que lo llevó a enfrentarse con la Fiscalía General de la Nación. "El año 2016 cerró con los delitos a la baja pero para el 2017 la curva comenzó a mostrar otro comportamiento a partir de noviembre donde los delitos empezaron una escalada que se profundizaría en los meses subsiguientes", señaló el Ministerio del Interior en su sitio web.

Según dijo el pasado 27 de julio durante un almuerzo de ADM, debido a que el nuevo sistema hace de la prisión preventiva una excepción -cuando antes era la norma- el número de presos descendió desde los 11.350 que había en octubre a los 10.000 de la actualidad, lo que causó que más delincuentes estén en la calle.

Por esta razón, la cartera presentó un proyecto de ley para modificar el nuevo Código, que ya fue aprobado por el Parlamento –aunque con modificaciones- con apoyos oficialistas y de la oposición. La norma obligará a los fiscales a solicitar prisión preventiva para aquellos imputados reiterantes que hayan cometido delitos violentos, y explicitará además el rol de los policías y los fiscales, de tal forma que los primeros sepan qué pasos dar sin solicitar autorización a los segundos, algo que ha causado discordia entre ambas instituciones en los últimos meses.

Homicidios

En el primer semestre de 2018 fueron asesinadas 87 personas más que en igual período de 2017 (218 contra 131). Montevideo es el departamento con el peor registro con 113 muertos en los primeros seis meses del año y un aumento de 41% respecto al mismo período del año anterior. Sin embargo, el aumento en el interior del país es mucho mayor. Mientras que en el primer semestre de 2017 se concretaron 51 homicidios en los primeros seis meses del 2018 fueron 105, un aumento de 106%, según los datos del gobierno.

Canelones aparece como el segundo departamento más violento con 26 homicidios (18 más que en 2017) y Maldonado tercero con 12 (el doble que en 2017). En Artigas, Flores, Río Negro y Rocha fueron los únicos departamentos en los que los homicidios disminuyeron.

Departamentos como Florida, Salto y Tacuarembó que solo habían registrado un homicidio en el primer semestre de 2017 registraron 4,7 y 6 respectivamente. En Lavalleja el salto fue de cero a cinco en los primeros seis meses de este año.

En Montevideo, Casavalle (14 homicidios) y La Paloma Tomkinson (10) fueron los barrios más violentos con distancia. Cerro (6) aparece tercero y Pajas Blancas (5) cuarto.

En el 42% de los casos, los asesinados tenían antecedentes penales. Asimismo, el 40% de los homicidios son producto del enfrentamiento entre bandas criminales, al tiempo que 14% responden a "altercados espontáneos (no domésticos)", 11% por violencia intrafamiliar, 9% por rapiña o copamiento, 5% por otras circunstancias y 20% por motivo desconocido. Dentro de esta última categoría se encuentran aquellos casos en los que no se logró identificar a los autores, y entre ellos, según la cartera, en la mitad de ellos "existen indicios que sugieren un conflicto entre criminales".

Durante este semestre también se redujo la aclaración de homicidios, ya que en el mismo período de 2017 se habían aclarado 53,7% de los asesinatos, y en 2018 ese porcentaje fue de 49,5%.

Rapiñas

En el primer semestre de 2018 hubo 5.177 rapiñas más que en igual período de 2017 (9.282 contra 14.459). En bien en Montevideo el incremento fue de 51,6% (7.525 contra 11.409), el departamento en el que se produjo mayor incremento de este delito fue en Canelones, donde se pasó de 1.082 rapiñas denunciadas en el primer semestre del 2017 a 2.165 entre enero y junio (100% más).

Montevideo (11.409), Canelones (2.165), Maldonado (212) y San José (143) son los departamentos que registraron más denuncias de rapiñas en ese período.

Pero no solo aumentó el número de rapiñas, sino también la violencia empleada por los delincuentes. De acuerdo a las cifras del Ministerio del Interior, las rapiñas con armas de fuego crecieron de 5.641 a 9.534 (69%), mientras que las de sin arma de fuego 3.641 a 4925 (35,3%). De esta forma, en 65,9% de las rapiñas los delincuentes utilizaron armas de fuego.

El 50,7% de las rapiñas fueron a transeúntes, 7,9% a comercios, 11,4% a motociclista, 4,6% a repartidores, 3,6% a taximetristas, 1,6% a ómnibus y 20,2% están dentro de la categoría "otros y sin clasificar".

Sin embargo, si se tiene en cuenta las rapiñas con resultado fatal, el orden cambia. De los 20 asesinados en el marco de un robo, siete fueron en un comercio, cinco fueron victima de copamiento, cuatro eran transeúntes, dos motociclistas, uno taximetrista y uno murió en "otras situaciones".


Hurtos

Durante el primer semestre de 2018 hubo 15.288 hurtos más que en el mismo período de 2017 (56.748 contra 72.036). En el caso de los hurtos fue la capital el departamento que registró un mayor aumento con un 33% y enero (12.433) fue el mes que registró más denuncias seguido de cerca por mayo (12.376).

Los barrios de la capital donde se registran la mayor cantidad de hurtos son Unión (1.582) y Cordón (1.469) seguidos por Pocitos (1.221) y Buceo (1.155).

Además, en los primeros seis meses de este año se robaron 8.672 vehículos y seis de cada diez robos fueron motos. El robo a motos aumentó 5,1%, el de autos 34,3%, las camionetas en tanto sufrieron un incremento de 34,5%, y los camiones 3,6%.

Comentarios