Economía y Empresas > ARROZ

Saman cierra dos plantas en Río Branco y despide 33 trabajadores

En primer lugar los empleados serán enviados a seguro de paro  

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 18:46

Las dos plantas que tenía la industria arrocera Saman, planta 1 y planta 2 respectivamente, en la ciudad de Río Branco en Cerro Largo, cerraron sus puertas en la tarde de este martes. Los 33 trabajadores serán enviados a seguro de paro y posteriormente despedidos. El arroz de la zona ahora se verá concentrado en la planta Saman Vergara, en el departamento de Treinta y Tres, ubicada a unos 70 kilómetros de Río Branco.  

La industria de Río Branco es una de las ocho que maneja la empresa. Martin Uria Shaw, productor de la zona, dijo a El Observador que la noticia era algo previsible. “Entre los que estamos en la vuelta ya lo veníamos conversando; si no cerraba este año, era el próximo. Los hechos se precipitaron porque es la realidad de lo que atraviesa el sector”, expresó.

Entiende que es una medida que “busca bajar los costos industriales y ser más eficientes” en el manejo del arroz, cuando está dentro de las plantas.

Pese a que es una pésima noticia que la gente se quede sin trabajo, indicó que para la ciudad de Río Branco, que lleva todo una vida vinculada a la actividad arrocera, es un golpe que va mucho más allá del efecto directo de los desempleados. Añadió que en el entorno a estos molinos trabajan camioneros chicos, tornerías, ventas de repuestos, entre muchos otros.

“Hay un montón de servicios entorno a los molinos que se verán afectados. Es un efecto cascada que repercute en la actividad mismo de la ciudad y en el ánimo de todos”, explicó.

Uría dijo que este cierre es muy importante, más en un sector en el que el propio ámbito político “lo viene tomando como ejemplo de cadena integrada de industrias trabajando con el sector primario, para llegar a los mercados internacional”.

“El país se viene desmoronando y no hay reacción del gobierno”, aseguró.

Finalmente, el productor dijo que esta realdad es lamentable, pero es consecuencia de algo. “Cuando se toman decisiones o se trata de interpretar la realidad de la manera incorrecta, viene la factura. Esto es lo que le sucede al gobierno. Interpretaron la realidad a su modo y les está pasando factura. Dentro de esa realidad vamos quedando por el camino primero los más débiles, los productores”, indicó.

Comentarios