Estilo de vida > Estados Unidos

Tips para conocer la grandiosa Chicago

Moderna, cosmopolita, de una arquitectura imponente, amigable y con aires europeos, la tercera ciudad más importante de Estados Unidos es muy variada para el turista

Tiempo de lectura: -'

11 de agosto de 2018 a las 05:00

A orillas del lago Michigan se encuentra la tercera ciudad más poblada de Estados Unidos. Famosa por sus vientos, el clima en esta zona se caracteriza por tener veranos muy cálidos e inviernos muy fríos. Tal vez no sea la primera opción al elegir qué visitar en el país del norte, sin embargo hay que tenerla en cuenta cada vez más, sobre todo para quienes aprecian el diseño, las nuevas tendencias, las opciones de ocio y el disfrute de una bella ciudad. Chicago es también famosa por ser una ciudad para ir de compras y, sin duda, el lugar donde hacerlas principalmente es la llamada The Magnificent Mile (más conocida como The Mag Mile): una franja paralela a la costa, sobre la avenida Michigan entre el puente DuSable y Oak Street. Todas las casas y marcas conocidas, nacionales e internacionales se distribuyen a lo largo de esta milla. Además de las boutiques y comercios con sus locales propios, están los grandes almacenes, que nuclean más tiendas aun.

Al final (o al inicio, depende por donde se empiece) de la Mag Mile se encuentra el Chicago Riverwalk, un paseo peatonal sobre el río Chicago donde disfrutar de una bella caminata, dar un paseo en barco, almorzar, cenar, o cualquiera de las actividades disponibles para disfrutar de un entorno agradable.

El Gran incendio de tres días en 1871, que devastó gran parte de la ciudad, terminó siendo un incentivo para generar una nueva arquitectura, un gran impulso de construcción que derivó en la enorme fama de Chicago como la ciudad de los rascacielos. Para los interesados en este aspecto existen tours específicos sobre la arquitectura de la ciudad. Otros pueden interesarse por los hitos arquitectónicos más populares, muchos de los cuales se encuentran en el área de la Mag Mile. El Wrigley Building, inspirado nada más y nada menos que en La Giralda de Sevilla a principios del siglo XX, para la empresa de golosinas Wrigley.

Otro de los emblemas de la ciudad es el neogótico Chicago Tribune Tower, sede del periódico de ese nombre. El antiguo John Hancock Center, hoy se llama 875 North Michigan, y es un rascacielos de 344 metros de altura, que en su momento fue el segundo edificio más alto del mundo. Vale la pena visitarlo por su mirador en el restaurante del piso 95, el observatorio llamado 360º Chicago, desde donde se puede ver toda la ciudad y el lago Michigan.

La Torre Willis, con 110 pisos, le compite con su mirador, al que se sube con ascensores de alta velocidad (demoran solo 60 segundos) que llegan al nivel 103, al famoso Skydeck, donde se encuentra The Ledge, el balcón de cristal desde donde se vive la sensación de estar suspendido en el aire. De paso, recorrer el distrito financiero llamado The Loop, donde se puede ver el movimiento diario de la gente trabajando y a la vez disfrutar de un buen restaurante, o un paseo por la orilla del río.

Otra de las opciones desde donde admirar la zona metropolitana de Chicago, las torres y todo su movimiento diario es en el también llamado Loop, el tren elevado. Y para ver el skyline, incluso desde una opción más romántica, la recomendación es hacerlo desde el agua, sobre todo al atardecer.
Cosmopolita y cultural

11lg02 BALCON riverwalk 2col.jpg

Dos clásicos en Chicago son la pizza y el blues, y son variadísimos los lugares donde probarla y escuchar este estilo musical tomando una copa. En una ciudad como Chicago hay que aprovechar la multiculturalidad y multietnicidad que se da en los diferentes barrios. Si bien en la zona céntrica es donde se concentran la mayoría de los atractivos turísticos, en Chicago es casi una obligación salirse un poco del circuito tradicional y explorar los barrios que están en plena ebullición, como nuevos polos gastronómicos y de compras. West Loop solía ser una zona industrial, y hoy es una explosión de gente y gastronomía reutilizando antiguos barracones, con grandes obras de diseño interior y maravillas culinarias gourmet. Por la noche, uno de los preferidos es Logan Square; un barrio relajado donde deleitarse con música, jazz, rock y sentarse en una taberna a degustar un buen plato y una copa; o dar un paseo por sus galerías de arte. Wicker Park / Bucktown, en la intersección de las avenidas Milwaukee, Damen y North es el epicentro del barrio de moda. Comercios, restaurantes y opciones nocturnas pululan en esta área.

Estos barrios no son los únicos lugares donde empaparse de cultura y arte. Chicago tiene muy buenas opciones en cuanto a museos, como The Art Institute of Chicago, uno de los más importantes de Estados Unidos, al nivel del Metropolitan de New York. Para los fans de los impresionistas y posimpresionistas, este es el lugar fuera de París con mayor acervo de obra de artistas de estas corrientes pictóricas. Otro de los que marcan enorme presencia es el Museo de Arte Contemporáneo de Chicago (MCA Chicago), uno de los más grandes del mundo en su género. Ideal si se va con niños es visitar The Field (el museo de historia natural), con su enorme colección de objetos; y sus estrellas, los dinosaurios, que explican la evolución del planeta. Junto con el Aquarium y el Planetario, forman el área llamada Museum Campus de Chicago.

11lg02lakefront trail 1col.jpg

Al aire libre

Son muchas y muy hermosas las áreas verdes de Chicago, como el Millenium Park, donde constantemente los visitantes se toman fotos en la escultura llamada Cloud Gate –del artista Anish Kapoor–, más conocida como The Bean (poroto o alubia), por su curiosa forma. Otra de las fotografiadas es la Crown Fountain y el jardín Lurie. La obra de mayor notoriedad es el pabellón de conciertos Jay Pritzker, del famoso arquitecto canadiense Frank Gehry, con capacidad para 7.000 personas. Otro de los parques importantes es el Grant Park, donde se realiza el festival de música Lolapalooza. Aquí es donde se encuentra, entre otros atractivos, el Museum Campus.

El Lakefront Trail es un paseo de 29 kilómetros donde conocer las playas de Chicago, además de conectar cuatro parques: el Lincoln Park, el Grant Park, el Burnham y el Jackson Park. También se puede visitar el Navy Pier, un muelle gigante, también ideal para ir con niños, ya que tiene un parque de diversiones, multitud de lugares para comer, jugar, hacer paseos en barco y hasta tiene un Museo de los Niños. Los adultos también asisten a sus variadas opciones de bares, restaurantes y muchas opciones de música en vivo. Los miércoles y sábados de verano por la noche no hay que perderse el espectáculo de música y fuegos artificiales.

Comentarios