Economía y Empresas > ACTIVIDAD

Caen ventas en supermercados y perspectiva para el semestre es negativa

Empresarios advierten por estancamiento del sector y les preocupa el tipo de cambio y los aranceles que cobran los bancos por las tarjetas de débito 

Tiempo de lectura: -'

28 de agosto de 2018 a las 19:50

La actividad en los supermercados está estancada y desde junio caen las ventas de productos de almacén. La perspectiva para el resto del año no es buena. Si a eso se le suma la disparidad cambiaria con Argentina y Brasil -donde la devaluación de sus monedas fue superior a la verificada en Uruguay- la previsión es peor y es el augurio de una mala temporada turística que también impactará en el sector.

“Nos salvó la FIFA”, sostuvo el director de la Asociación de Supermercados del Uruguay (ASU), Hugo Avegno, durante el Seminario Internacional de Retail que se desarrolló este martes para graficar que el estancamiento de la actividad en los supermercados habría sido peor si no se hubieran registrados buenas ventas de televisores a mediados de año, cuando se jugó el Mundial de fútbol en Rusia.

“Cada cuatro años hay Mundial y crece la venta de televisores; la FIFA por suerte no nos cobra comisión y eso nos salvó parte del semestre y del último trimestre”, explicó. Sin embargo, la realidad fue otra en los últimos meses en la venta de alimentos, negocio central de las cadenas de supermercados. El directivo de la ASU informó que en junio cayeron casi 2% y los registros de julio y agosto fueron iguales o peores.

Lea también: Precios del litoral son hasta 30% más caros que en Argentina y los comercios lo sufren

En otro orden, indicó que la última temporada fue favorable para el sector, pero ahora es otro el panorama. “Se terminó el viento del verano, el agua bajó y ahora se empiezan a ver las piedras”, afirmó.

Otro aspecto que preocupa a los empresarios es el tipo de cambio. En ese sentido, Avegno recordó que el peso en Argentina arrastra una devaluación de 65% mientras que la apreciación del dólar en Brasil llegó a 25% en los últimos 12 meses. Manejando el cierre de dólar de este lunes, indicó que a nivel local la divisa  cerca de 10%. Ese registro varió ayer y se ubicó en 11%, pero lejos igualmente de lo que pretenden los empresarios. “Estamos 25 puntos más caros que en enero”, alertó el empresario.

Por ese motivo, auguró una mala zafra turística. “La próxima temporada va a ser bastante peor que en 2018 o 2017 y se va a arrancar el 2019 sin el empujón inicial de una buena; nos vamos a quedar sin el oxígeno que se tuvo de entrada en enero y febrero”, marcó el empresario. “Estamos preocupados, se acabó el viento de cola”, complementó.

Aplausos para el débito y crítica por aranceles

Otro de los aspectos a los que se refirió Avegno fue a la ley de Inclusión Financiera vigente desde agosto de 2014. Recordó que previo a ella, en junio de ese año, el 67% de las ventas de los supermercados (tomando como ejemplo a Devoto, cadena que marcó como referencia) se pagaban con efectivo y el 33% restante a través de medios electrónicos. De este último porcentaje, el 25% correspondía a tarjetas de crédito, el 3,5% a tiques de alimentación y el 4,5% a tarjetas de débito. En el primer mes de aplicación de la normativa, los pagos con débito pasaron al 10%, señaló.

Luego comparó los porcentajes de junio de 2014 con los del mismo mes de este año. Mencionó que los pagos con tarjetas de crédito y con tiques de alimentación continúan en los mismos niveles. Pero el crecimiento exponencial se observó en la utilización de las tarjetas de débito, que alcanzó el 36% de los pagos en los supermercados, multiplicándose por ocho, medido a valores constantes.  

“La ley de Inclusión Financiera fue exitosa, la gran estrella fue la tarjeta de débito, ese fue el propósito  y lo aplaudimos”, dijo Avegno. “Para los jóvenes no existe un cheque, el efectivo es el que tienen los padres y se lo piden a los padres, los jóvenes se manejan con estos medios”, añadió.

Y allí deslizó una crítica. “(Sin embargo) los aranceles de los amigos de los bancos no se dividieron por ocho, bajaron, pero no lo suficiente; para el comercio es necesario que continúe la baja de aranceles”, reclamó el empresario. El arancel fijado para los comerciantes para las tarjetas de débito es de 1,5% más IVA. Previamente era de entre 2% y 2,2% dependiendo del comercio.

Comentarios