Así fue el triple crimen del barrio Colón

Tres personas fueron procesadas con prisión, al tiempo que un cuarto implicado se encuentra en estado de salud delicado tras haber recibido cuatro disparos

Eran las 11 de la mañana del 10 de junio y Braian Méndez acababa de llegar de España en donde se había refugiado de una guerra entre bandas de narcotraficantes, que se inició en 2015 con la muerte de Wellington "Tato" Segade, y que continuó un año después con el homicidio de la esposa de Segade, y tía de Méndez: Claudia Silvera.

Méndez había sido testigo de este último homicidio. Los asesinos habían llegado a la casa de Silvera cuando él estaba allí, pero logró escapar y así consiguió salvar su vida. Apenas 24 horas después de volver a Uruguay, su cuerpo sería hallado en el interior de un auto incendiado en el barrio Colón, junto a un adolescente de 17 años y su novia, Micaela Saccone, de 22 años.

Por este crimen, este sábado la jueza Adriana de los Santos procesó con prisión a tres delincuentes a los que les imputó tres delitos de homicidio, uno de ellos muy especialmente agravado, al tiempo que esperan decidir por un cuarto presunto implicado, el cual pudo ser encontrado en las últimas horas cuando era trasladado un centro de salud en estado delicado, luego de haber recibido cuatro disparos producto de un enfrentamiento con otros delincuentes.

Lea también. Tres procesados con prisión por triple crimen del barrio Colón

Apenas arribado al país, Méndez visitó a su madre y a su abuela, y junto a un amigo de 17 años, con el que acabaría muriendo, se reunieron con uno de sus cuatros matadores, un socio en el tráfico de drogas al que le debía unos $ 300 mil. Con este último, la charla duró algunos minutos, donde intentaron ponerse de acuerdo sobre cómo haría para pagar sus compromisos.

Terminada aquella conversación, Méndez fue a buscar a su novia, mientras que su amigo se quedó con quien horas después sería uno de sus homicidas. En determinado momento llegaron otros dos jovenes –que luego participarían del crimen-, quienes obligaron al joven de 17 años ir a la casa de un tercero con el que mantenía un enfrentamiento.

Es que el adolescente había intentado matarlo en al menos dos oportunidades, según se extrae del dictamen del fiscal.

Los cuatro amenazaron al joven quien al salir de la tensa reunión, llamó a un amigo para decirle que temía por su vida.

Horas más tarde, Méndez y Saccone llegaron a la casa del joven de 17 años y lo que ocurrió más tarde es todavía un misterio para los investigadores. Una hipótesis es que allí ambos se encontraron con el adolescente muerto y sus asesinos, para eliminar las pruebas decidieron matarlos a ellos también, para luego trasladarlos a un descampado y prenderlos fuego. La otra, es que Brian llegó y al ver a su amigo muerto intentó vengarse y acabó siendo eliminado.

También se analiza si el móvil del crimen no fue el enfrentamiento entre uno de los asesinos y el adolescente de 17 años, sino la gran deuda que mantenía Méndez con uno de ellos.

En cualquiera de las hipótesis que analiza la fiscalía, Saccone terminó en medio de un enfrentamiento entre delincuentes y su muerte se decidió para eliminar pruebas.

El menor de 17 años murió de un disparo en el abdomen, Saccone de un disparo en la cabeza, al tiempo que los forenses no pudieron determinar cuál fue la causa de muerte de Méndez, debido a que el fuego eliminó parte de las pruebas.

Uno de los asesinos condujo el vehículo de Méndez hasta Paso de la Cruz y Camino Carlos López. Atrás viajaban los otros tres en una camioneta. En aquella esquina se bajaron, rociaron el auto con combustible y lo prendieron fuego.


Comentarios

Populares de la sección