El botox es cada vez más frecuente entre hombres uruguayos

Los tratamientos estéticos crecen a buen ritmo en el público masculino; en algunas clínicas llegan a ser 30% de la clientela

El famoso dicho "El hombre es como el oso. Cuanto más feo, más hermoso", ya cambió. Hoy, cada vez más, los hombres buscan cuidar su imagen. "El hombre ya no quiere ser como el oso", dijo la cirujana plástica Beatriz Manaro que vio crecer su clientela masculina de 1% y 2% del total hace 15 años a un 30% el año pasado.

En el mundo del HD y de la selfie, la imagen personal puede convertirse en una preocupación, obsesión y también en la llave del éxito laboral.

A esto le atribuyen los especialistas el aumento de consultas y tratamientos faciales en hombres.

Fiorella Serrentino se recibió hace20 años de cosmetóloga médica y es coach en imagen personal y corporativa. Aseguró que el hombre entró en el juego de darle importancia a su imagen. "Se rompieron los paradigmas en eso. Se ha liberado mucho el hombre, ahora se la juega", afirmó Serrentino.

La asesora explicó que cuando un hombre la consulta para mejorar su presencia, el objetivo está asociado a su vida laboral. Un ejemplo habitual es el de un hombre que quiere ascender a un alto cargo o transmitir con su apariencia cierto liderazgo. En el caso de las mujeres el motivo está en lo emocional o relacional. Es muy común que las mujeres comenten en el consultorio que se acaban de separar, según las doctoras consultadas. Los hombres, en ese sentido, son un poco más reservados.

Aunque todavía son pocos los que la consultan, Serrentino dijo que cuando lo hacen tienen objetivos muy claros.

Por su parte, la dermatóloga y cosmetóloga médica Anellia Kutscher aseguró que mientras que 12 años atrás los hombres se aceraban tímidamente a consultar por el cuidado de la salud de su piel, hoy su presencia en el consultorio creció considerablemente y muchas veces son hombres que ocupan cargos de poder y compiten contra candidatos más jóvenes.

"Son clientes que por determinadas razones laborales están muy expuestos. Entonces les molesta algo de ellos ante los cánones que hay hoy en día de juventud. Ahora tenés que estar mejor y más joven para ser más competitivo", dijo la doctora y empresaria.

Por otra parte, Manaro sostiene que la comunicación hoy es mucho más visual y eso impulsa la búsqueda de mantener la firmeza y frescura de la juventud tanto en la cara como en el cuerpo. "Con una selfie te estás viendo a vos mismo y a tus propios defectos", afirmó.


¿Qué es lo que quieren cambiar?

Junto con la papada, el párpado caído es de los detalles que más buscan corregir los hombres en las clínicas estéticas.

"Aunque estén en peso normal. La papada es lo que más les molesta", dijo Kutscher. "Y si tienen sobrepeso, más aún", agregó.

El abuso de sol está directamente relacionado con el párpado caído. Puede corregirse en parte con botox, pero comúnmente se pasa a la cirugía, según explicaron las doctoras consultadas para este artículo.

El famoso botox es una neurotoxina que se aplica en el músculo, lo tensa, y así disminuye las grietas de la piel. Tiene un efecto transitorio, de entre tres a cinco meses. Esto depende de la contracción muscular de cada persona. Los hombres, por lo general, requieren más dosis que las mujeres porque su masa muscular es diferente.

Una realidad es que el botox tiene mala prensa porque su aplicación en exceso, con inyecciones, puede afectar severamente la expresión en la cara de una persona. Puede arquear sus cejas y deschavar con rapidez que hubo intervención médica.

Lo notorio es un problema en un rubro en el que las personas se hacen tratamientos, e intervenciones para revertir el envejecimiento pero la idea es que no se note. La intención es que esa eterna juventud se vea, en lo posible, "natural".

En ese camino, la tecnología le ha proporcionado al mercado estético la posibilidad de corregir flacidez en la cara y el cuerpo y refrescar el rostro para tensar la piel en pocas sesiones, sin pinchazos y sin cirugía. Antes las técnicas eran más acotadas: botox, relleno y cirugía. Hoy la aparotología es mucho más amplia y con altas temperaturas -de hasta 60°- logran con radiofrecuencia y luces láser efectos rápidos en la piel.

Ese es uno de los factores que acercó a más hombres a las clínicas estéticas.

"Hay una tendencia ahora a lo menos invasivo", dijo Andrea González, cosmetóloga y socia de Kutscher.

Al ser procedimientos "sin cuchillo", ambulatorios, que se realizan en consultorio, los pacientes pueden reintegrarse rápidamente al trabajo.

"Tienen más temor que las mujeres a la cirugía. Y son un poco más reservados en que se expongan y que se den cuenta que tienen una cirugía que es más evidente que un tratamiento", dijo Manaro.

La era de la mirada

Los hombres consultan en dos etapas específicas de la vida. Durante la adolescencia por casos de acné que afectan severamente la autoestima y luego comienzan a llegar a las especialistas consultadas a partir de los 30-35 años. Sí, cada vez llegan más temprano a borrar las arrugas y reafirmarse.

Los más jóvenes se hacen botox y relleno. "Así evitás la formación de las arrugas", dijo Manaro a El Observador. "Si lo hacés joven, evitás la formación de arrugas que después son más difíciles de sacar ya sea con tratamientos quirúrgicos o no quirúrgicos", agregó.

Al paso del tiempo, se suman los factores externos que provocan envejecimiento: el sol, el alcohol y el cigarrillo. En su mayoría el daño que buscan revertir los hombres en las clínicas estéticas, llegó por el exceso de sol. Por lo general, los hombres tienen hábitos menos sanos que las mujeres. "Los hombres hacen más uso y abuso, no usan cremas que los protejan", dijo Kutscher.

"El paciente entre 40 y 50 años que llega para rejuvenecerse es de la época en que tomar sol era sinónimo de salud", dijo González.

Muchos llegan a la consulta junto a sus parejas. Fue el caso de una pareja del interior que quiso mejorar su apariencia para la fiesta de 15 de su hija en la clínica Kutscher y es el caso del actor y comunicador Leo Lorenzo, de 53 años, que se hizo un tratamiento de radiofrecuencia y mesoterapia para mejorar la piel de su cara.

"Llegué por mi esposa", contó el actor que ahora protagoniza Bajo Terapia en el Teatro Movie, donde hace de un personaje diez años menor que él. "Para nosotros que trabajamos en la imagen, cuanto más retardes el envejecimiento, la carrera se extiende más. Es aritmética pura. No es por vanidad", expresó.

Lorenzo acompaña el tratamiento con una buena alimentación, va al gimnasio todos los días, no fuma ni toma alcohol. Con el tratamiento que se hizo logró mayor firmeza en su piel.

"Estamos en la década, más que de la imagen, de la mirada. Estamos mirando y siendo mirados todo el tiempo", dijo.

Sin embargo, aún existen muchos prejuicios sobre los hombres y el cuidado de la estética.

Hace años que Lorenzo se tapa algunas canas. Ahora, por su personaje, pasó teñirse un poco más. En las peluquerías le han ofrecido un lugar apartado para teñirlo. "Te ofrecen esa otra posibilidad para cuidarte de la mirada del resto. Y yo no tengo problema de estar en el medio del salón con los pelos parados", contó.

En el caso de los tratamientos estéticos para hombres, la intervención del especialista se tiene que notar menos que en el caso de las mujeres.

"Porque en las mujeres puede quedar linda una frente sin arruguitas pero en un hombre hay que dejar algo de gesto porque sino queda más anti natural que la mujer", explicó Kutscher. "No es sinónimo de masculinidad dejarlo tan planchado".

Ya sea por influencia de las celebridades masculinas, cuyas arrugas aparecen planchadas en la pantalla, de las parejas o por las cámaras que nos persiguen a diario, la imagen es todo y lo hombres lo saben.

Marcelo Tinelli

"Obviamente se hizo blefaroplastia", dijo Kutscher refiriéndose a la cirugía que saca la piel excedente en los párpados. "Porque él es y fue un gran tomador de sol. La piel de él ha mejorado en calidad a lo que era 10 años atrás. Antes se la veía opaca, engrosada, con grietas. La veo mejor en calidad pero más estirada. En su caso hay veces que se le nota más el botox cuando se le ve la piel rígida. La ceja en V y la zona central planchada demuestra que tiene botox", explicó la doctora.

Adrián Suar

"Tiene hecho pómulos, capaz que algo de mandíbula", dijo la doctora. "En Argentina se usa en los hombres el relleno en la mandíbula. Así quedan más cuadrados en la zona baja de la cara. Me parece que tiene relleno hialurónico para los pómulos y tal vez en la ojeras. Debe usar bastante medido el botox", agregó. Como el botox es transitorio, a los meses cuando se les va a las estrellas, se ven diferentes.


Comentarios

Acerca del autor