23 de mayo 2024 - 10:37hs

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA (BBVA) está cubriendo todos los frentes. Y éste sea quizás el más ríspido. Después de una llamada a concurso, decidió encargar a la consultora global Kreab el trabajo de revertir la manifiesta y ofuscada resistencia que el Gobierno español ha expresado por la idea de la unión con el catalán Banco Sabadell, más aún si se trata de un operación hostil.

Kreab tiene en el mercado español no sólo un ejército de lobbistas para asistir al segundo banco del sistema sino que al mando de ese escuadrón de Asuntos Públicos está el ex ministro de Hacienda, Miguel Ferré (2011-2016), quien supo ser funcionario de Mariano Rajoy (PP).

La firma nació en 1970 en Estocolmo y hoy está activa en 25 países (muchos de América latina donde pisa fuerte el banco), con 500 consultores y 800 empresas como clientes a nivel mundial.

Más noticias

En España se hizo fama como la consultora que asesora el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE). De todos modos, fueron varios los políticos que cruzaron la frontera y se pasaron a las filas de los lobbistas. Desde Rafael Catalá, exministro de Justicia hasta José Bono, exministro de Defensa y expresidente del Congreso de los Diputados. La firma, además, es cada vez más fuerte en el ranking de asesoría de salidas a Bolsa y M&A (Fusiones y Adquisiciones).

Pero su tarea irá más allá de torcer la posición del Gobierno del PSOE (partido socialista), que ya desde muy temprano salió a marcar su posición.

A través del ministro del Economía, Carlos Cuerpo, aclararon que ellos serían quienes iban a tener la última palabra sobre la fusión y que consideraban que una operación de esa escala sería lesiva para la competencia en el sistema financiero.

BBVA y la politización por Cataluña

La idea es que también se influya en la opinión pública en una operación que no sólo saltó a la agenda cotidiana como tema de debate sino que quedó altamente politizada.

Algo que Carlos Torres, presidente del BBVA, atribuye a la poco feliz coincidencia de que el lanzamiento de la OPA hostil casi se superpuso con las elecciones autonómicas en Cataluña, que se celebraron a los pocos días, el 12 de mayo.

Su teoría era que el gobierno español suavizaría su postura una vez concluida la votación, pero por ahora nada de eso ocurrió.

La lógica era impecable pero la insospechada victoria del partido presidencial, socialismo, con una mayoría que prescindía de alianzas con la izquierda separatista, probablemente haya tenido un efecto contrario.

El pueblo catalán es el otro foco, justamente, la comunidad de donde proviene Sabadell, si bien como tantas otras empresas, como la Caixa, partió en el éxodo corporativo de 2017 luego del 1-O (como se conoce la declaración independentista unilateral).

Sabadell estableció su domicilio fiscal en la vecina Valencia, sin vocación de regresar que se sepa, aún cuando ahora es posible hacerlo.

Así y todo, Sabadell es catalán para la gente y se ha creado una sensación de “ataque” desde el momento en que una oferta sorpresiva pero amistosa devino muy rápidamente hostil.

Lagarde le dice al BBVA que avance

La presidente del Banco Central Europeo (BCE), Christine Largarde, una de las entidades que deberá dar su aprobación ya se pronunció a favor de la fusión.

Aunque fuentes de su entorno pidieron no ser mencionadas, dejaron saber que la funcionaria entiende que una mayor cartera de préstamos en España sería un buen contrapeso para la exposición de BBVA a emergente como México y Turquía, mientras que un balance más amplio que lo haya a diversificar su negocio enfocado en las empresas pequeñas y medianas sería beneficioso.

El gráfico ilustra precisamente cómo, de unirse, la composición de la cartera cambiaría por completo. De hecho, la nueva entidad tendría más del 60% de sus activos en en el mercado español.

-1x-1.png

Efectivamente, la región más rentable para el BBVA es México, que genera el doble de ganancia que España (préstamos- primer trimestre).

Casi la mitad del balance del banco de 800.000 millones de euros está fuera de su mercado local. México y Turquía suman casi un tercio. Todo este capital en las subsidiarias extranjeras está fuera de la jurisdicción del BCE.

Hay que ver si Sabadell estaría de acuerdo. Los números no pueden disputarse. Casi tres cuartas partes de los 236.000 euros en activos que posee el banco están en España.

Casi la mayoría del resto en el Reino Unido, en su banco TSB. Pero hace poco el presidente de la entidad, César González-Bueno, dijo que las pequeñas y medianas empresas eran “la joya de la corona del Sabadell, es lo que mejor sabemos hacer”.

Preferiría que fuera algo amistoso, sí. Pero considera que los factores positivos aún siguen siendo relevantes incluso en una transacción hostil. El regulador, de todos modos, no está por supuesto intentando que el acuerdo resulte en ninguno de los dos sentidos.

Pero el respaldo del BCE es valioso para el BBVA ya que necesitará acelerar las aprobaciones regulatorias si los accionistas aceptan la oferta.

Incluso puede crear condiciones favorables cuando llegue el momento de discutir con el banco sobre los requisitos de capital de la nueva entidad resultante.

Temas:

BBVA sánchez sabadell Gobierno Cataluña OPA hostil BCE

Seguí leyendo

Las más leídas

Más noticias

Más noticias de Argentina

Más noticias

Más noticias de Uruguay

Más noticias de Argentina

Más noticias de Estados Unidos