Estilo de vida > Consumo y conciencia

¿Cómo sacarle provecho al plástico y reducir la contaminación de los océanos?

El holandés Mark Minneboo, presidente de Plastic Oceans Chile, explicó a El Observador cómo la economía circular y las estrategias de diseño nos pueden ayudar a tener océanos más limpios

Tiempo de lectura: -'

11 de diciembre de 2018 a las 05:03

Por Santiago Perroni

“El plástico es maravilloso”. Esa es la frase que usa Mark Minneboo, ambientalista y director de Plastic Oceans Chile, para iniciar sus conferencias que buscan concientizar sobre la contaminación de plástico en los océanos. Quienes asisten a sus charlas quedan sorprendidos con esa afirmación porque esperaban que les hable mal de este material y así es como casi automáticamente quedan enganchados con su discurso. 

Mark Minneboo es holandés y vino a Chile hace once años cuando se casó con una chilena. Su interés en el medio ambiente hizo que se pusiera en contacto con el realizador del documental australiano A Plastic Ocean, que se encargó de subtitular al castellano y difundir en Latinoamérica. Creó la organización Plastic Oceans Chile y busca concientizar a las personas sobre el uso del plástico, o mejor dicho, el incorrecto uso del plástico. Su organización también asesora a empresas ayudándolas a buscar la forma más eficiente de reducir sus desechos plásticos. Minneboo explicó a El Observador distintas formas de aprovechar el plástico en lugar de desecharlo. 

¿Por qué es tan problemático el plástico?

El plástico es maravilloso pero lo estamos usando para productos desechables. Es un material indestructible, que lo usamos cinco minutos y después lo tiramos. Hay un problema de diseño y de uso. Cuando usamos algo tenemos que asumir una responsabilidad sobre qué pasa después. Tenemos que usar menos porque hay productos que no tienen sentido, como las pajitas y los vasos plásticos; como están contaminados por comida no se pueden reciclar. La cultura desechable genera este problema. Más del 40% del plástico se usa para envases y embalajes. 

¿La gente le da poca relevancia al cuidado del medioambiente por ignorancia que tienen respecto al tema o por desinterés?

No creemos que existan villanos. Buscamos abrir la conversación a todos porque, aunque no te importe el medioambiente, el plástico está en tu vida. Lo estás pagando y después lo tirás a la basura, cuando todavía puede tener valor para otra empresa. Cuando pregunto: "¿Que pasaría si tu basura tuviera un valor?" La gente empieza a pensar y no he dicho nada sobre el medioambiente, las ballenas o las tortugas. La gente que no está interesada en el medioambiente sí quiere vivir en un barrio bonito y limpio. Nadie quiere vivir al lado de un basural. Y para los que no quieren escuchar eso también tengo argumentos de salud. El plástico en los océanos afecta nuestra salud. A las playas chilenas llega plástico que probablemente no sea nuestro, puede ser de Indonesia o de China. No sabemos ni siquiera de qué producto es. El plástico no se degrada, se fragmenta. Cuando llega a un tamaño chico los peces se lo comen, comemos los peces y al final estamos nosotros comiendo nuestro propio plástico. 

 

 

¿Cómo se le puede sacar provecho al plástico?

Cuando vas a comprar un café en la calle te dan la taza con una tapita para mantener el calor y que no se te derrame. ¿Es necesario que sea de un plástico que no se puede reciclar? Tal vez esa tapita puede ser de un material reciclable, vegetal o a lo mejor no es necesaria. Es un tema de diseño y de voluntad. 

¿Qué es la economía circular y cómo puede ayudar a reducir la contaminación?

En Chile hay una legislación que se llama Responsabilidad Extendida del Productor que obliga a los productores de algunos productos a que se hagan cargo de sus propios residuos. Por ejemplo, van a empezar con neumáticos. Los neumáticos que entran al país, porque Chile no produce neumáticos, deben volver a la empresa y la empresa es responsable de que terminen en un lugar adecuado para su reprocesamiento. En vez de tirar algo a la basura donde no tiene valor para nadie, puede volver al sistema a través de varios actores que están dispuestos a pagar. El reciclaje es un ejemplo. Una botella que ya no usás, es para una empresa un recurso valioso y lo pueden convertir en otro producto. Es decir, dinero. Y lo que mueve el mercado es el dinero. Eso es economía circular. Siempre hay alguien que puede usar lo que no precisamos. Estamos imitando a la naturaleza, todo en este mundo es circular. Por ejemplo, si yo tiro plástico al mar me lo devuelve en un pescado. 

En cuanto a las legislaciones, ¿hay algún país que convenga imitar?

No existe una solución mágica que funcione en todos los países. Necesitamos legislación pero es un trabajo desde varios lados. Necesitamos consumidores informados. Necesitamos una industria más consciente. Y también fiscalización. En una universidad de Inglaterra hicieron un experimento con tazas de café. Durante un mes si traías tu propia taza te hacían un descuento en tu compra. Después, si no lo traías te castigaban y no podías comprar café. Funcionó mejor el castigo que el incentivo. El consumidor quiere evitar pagar de más. No estoy diciendo que hay que castigar a todo el mundo o cobrar de más, también hay que incentivar que la gente cambie. El foco en muchos países está puesto en el reciclaje. El reciclaje debería ser la última opción. Primero hay que rechazar, reducir el plástico, reparar lo que se pueda reparar y rediseñar productos. Ojalá no hayan desechos para reciclar. 

En Chile prohibieron las bolsas plásticas…

El lado negativo es que ahora los supermercados empezaron a vender bolsas y están haciendo negocio. El impacto que querían generar está bajando mucho. Se terminaron las bolsas gratis pero la gente está yendo a comprar bolsas. Van a terminar igual en el océano con la diferencia de que alguien se va a hacer rico.

¿Cómo se tomaron los chilenos esta prohibición?

Antes de lanzar esta ley hicieron una encuesta que dio que el 95% de los chilenos estaba a favor de la prohibición. Ahora cuando van al supermercado y no les dan bolsas, se enojan. 

¿Qué otro material contamina los océanos?

Cuando se hacen las limpiezas de playas en todo el mundo se encuentran con que en el top 10 de productos que aparecen, ocho son plásticos. Nosotros estamos lanzando una campaña para concientizar a la gente sobre las colillas de cigarro, que es lo que más se encuentra en las playas. Mucha gente cree que es biodegradable porque es papel. Pero el filtro es plástico y tiene mil toxinas diferentes que además de contaminar el plástico, contamina el océano.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...