Economía y Empresas > Tips

¿Cómo vender su marca personal?

Su 'discurso del ascensor' particular debe estar basado en hechos

Tiempo de lectura: -'

21 de agosto de 2018 a las 08:50

Convertirse en un experto en la búsqueda de empleo y dominar los resortes de cualquier proceso de selección está muy bien. Pero no está de más tener un discurso del ascensor personal que sirva para atraer a los reclutadores y saber venderse. Generar una marca personal sólida le dará una ventaja competitiva en el mercado laboral que valora la diferencia y el valor añadido.

  • Saber gestionar adecuadamente sus perfiles sociales y crear una marca personal que sea real y efectiva en las redes es algo imprescindible para quienes buscan empleo o persiguen un cambio profesional. Su presencia y lo que hace y es capaz de demostrar en Facebook, LinkedIn o Twitter resulta cada vez más determinante, y por eso conviene que su huella digital sea cada vez más profunda. Así, los expertos aseguran que su vida en las redes podría tener más importancia incluso que el currículum para llamar la atención de los reclutadores y servir de referencia acerca de quién es.

  • De nada sirve ser útil, fiable y sintonizar con su mercado, empleador o jefe si es invisible, aunque debe tener en cuenta que ser muy visible en el mundo 2.0 no lo convierte automáticamente en buen profesional.

  • Debe entender que no es usted quien se pone la etiqueta de experto. Este valor se lo otorgan los demás, y el reconocimiento le llega cuando hay una masa suficiente de personas que lo define como tal. La influencia como experto lo hace realmente visible implica que sea capaz de demostrar habilidad para resolver problemas, que un número determinado de casos de éxito lo avalen, y que sepa vender adecuadamente toda esa experiencia. Lo que usted dice que hace, lo que es de verdad y lo que hace efectivamente en las redes sociales resulta determinante cuando busca un trabajo o si pretende alcanzar relevancia para mejorar su empleabilidad.

Lea también: Bahamas y el Caribe, el paraíso también para la compra de islas

  • La clave está en distinguirse del resto de candidatos que compiten por un puesto. Ser diferente. Hace falta llamar la atención de las empresas y de los reclutadores y demostrar que uno es interesante. De la atención que usted sea capaz de captar puede depender su futuro profesional. En este sentido, ser interesante implica ser singular, sin olvidar que cada persona es única e irrepetible. En general, las organizaciones tienden a evitar sorpresas, pero hoy la persona que no sea diferencial y que siga la norma es fácilmente sustituible, incluso por un robot. El que es singular tiene capacidad para correr riesgos, cuestiona el statu quo y suele ser más asertivo que los demás.

  • Las redes sociales resultan hoy indispensables en la tarea de buscar empleo o para cambiar de trabajo. Son un factor determinante en la construcción de la marca personal y parece evidente que los reclutadores y las empresas acuden a ellas para encontrar candidatos ideales o para verificar los datos y contenidos de los aspirantes que les interesan. Pero también es conveniente dominar otras bolsas de talento ocultas fuera del alcance de los medios sociales, o corrientes subterráneas de influencia, contactos y oportunidades profesionales que van más allá de las redes: por un lado está el mercado oculto de ofertas -las conocidas como ofertas invisibles- en el que el networking resulta determinante, pero también el recurso a las referencias, que inaugura un nuevo modelo de reclutamiento social en cada vez más organizaciones. Y las segundas oportunidades que se ofrecen a candidatos rechazados para un puesto que son tenidos en cuenta para fidelizar al talento futuro que puede llegar, y también para evitar errores que afectan a los que se quedan en la organización.

  • Debe tener en cuenta que la marca personal que ha construido estará siempre con usted. La tiranía de la transparencia que han traído las redes implica que es muy difícil ocultar los errores profesionales. El consuelo es que resulta posible recuperarse de los perjuicios que puede ocasionarle una reputación negativa. Construir su propia marca puede resultar sencillo, pero mantenerla no es tan fácil, y perderla resulta mucho más fácil aún.

  • Es posible generar un nuevo perfil, con otro nombre, y otra forma de comunicar. También se puede admitir que se ha cometido un error, y poner en perspectiva toda la carrera profesional. El error forma parte de la vida profesional, y equivocarse entra dentro de lo probable.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...