Espectáculos y Cultura > Amy Adams sobre Sharp Objects

"En algún momento sufrí insomnio y me sentí un poco loca"

La serie llega a su final este domingo; su elenco habló de los desafíos de ponerse en la piel de los atormentados personajes

Tiempo de lectura: -'

22 de agosto de 2018 a las 05:00

De a poco, pero con dósis contundentes. Pausada, con un ritmo desconcertante que se hace adictivo. De esa manera, Sharp Objects se convirtió en una de las series en emisión más destacadas de la televisión por cable. La producción de HBO –que este domingo emitirá su octavo y último capítulo– prometía un producto cuidado y de calidad ya desde sus adelantos, y en siete capítulos hasta ahora no ha defraudado a quienes se dejaron llevar por los turbios enigmas del pueblo de Wind Gap, Missouri.

Con Amy Adams (La llegada, Escándalo americano) en el protagónico, Gillian Flynn –la escritora del libro Heridas abiertas, en el que se basa– como coguionista y el director Jean-Marc Vallé –creador de la exitosa Big Little Lies– dirigiendo cada uno de los episodios, Sharp Objects pasó a ser otro de los productos destacados de la cadena, en un año en el que ya se estrenaron Barry y Succession, dos realizaciones con buenas repercusiones entre los críticos.

Sharp Objects sigue la investigación de Camille Preaker –periodista interpretada por Adams– del asesinato de dos niñas en el pueblo de Wind Gap, de donde ella es originaria. Para Camille, que desde hace mucho tiempo vive lejos del poblado, la vuelta a casa es incluso más dura que repasar las fotos de las dos pequeñas mutiladas. En las entrañas del sur estadounidense más recalcitrante, Camille debe enfrentar y vencer a los fantasmas de su pasado, entre los que se encuentran la muerte de su hermana pequeña –ocurrida cuando ella era una niña– y las implicancias que su partida tuvo en su hogar y en su madre (la experiente actriz Patricia Clarkson).

Las heridas, sin embargo, son más profundas en Camille, a quien los eventos de su infancia la atormentan y la hacen caer en un espiral de alcohol y autoflagelación permanente.


"Inicialmente había interés solo en el lado tenebroso o explotador de Heridas abiertas y no en Camille. Y yo escribí el libro porque amo su personaje y porque quería contar la historia de la violencia generacional entre las mujeres y como esta lucía, Sentía que era un tema que no había sido lo suficientemente divulgado y lo puse dentro del contexto de este pueblo y de estos asesinatos. Pero no quería que Camille, su familia, su media hermana y su madre se perdieran en medio de eso. HBO lo captó bien", explicó Flynn en declaraciones cedidas por HBO a El Observador.


Penumbras en familia

A medida que avanza la historia, el guion de Sharp Objects escala en oscuridad y sordidez, por lo que no sería descabellado que sus protagonistas terminaran con efectos secundarios una vez que se alejaran de cámaras. Es, en parte, el eterno dilema de llevarse el trabajo a la casa y lidiar con ello. Si bien en este caso el trabajo resultaba un tanto perturbador, el elenco encontró la manera de adaptarse a lo que la historia requería y luego dejar eso en el set una vez que terminaba el día. "Nos salvó la relación cercana que mantenemos fuera de cámara. Teníamos días traumáticos y al finalizar la jornada tomábamos licor", comentó Clarkson.

"La cercanía brotó durante la grabación. Eso nos ayudó a seguir durante los momentos más dramáticos de la trama. La familia es lo que te ancla a la tierra, así que ir a casa y ver a mi hija y a mi esposo y preparar la cena o hacer algo muy casero siempre me ayudaba a volver a la realidad. En algún momento había dicho que estaba sufriendo de insomnio y me despertaba llena de ansiedad, y tuve que darme cuenta de que no era mía. Esa ansiedad le pertenecía a Camille. Así que tenía estas conversaciones locas conmigo misma a las cuatro de la mañana, tratando de discernir cuál era mi ansiedad y cuál era la de Camille y de qué me tenía que deshacer y en qué podría trabajar al día siguiente. De vez en cuando me sentía un poco loca", aseguró, por su parte, Adams.

Además del trasfondo psicológico que el personaje de Camille demandó en esta actriz de 44 años, la participación en Sharp Objects también implicó que se tuviera que someter a una estricta rutina de maquillaje que cubría su cuerpo de cortes y cicatrices falsas. "El departamento de maquillaje hizo muchas pruebas y al final las cicatrices se hicieron con una combinación de silicona y pegante y tardaban unas tres horas en colocármelo. Y luego, una vez que te ponías la ropa, se empezaban a dañar o se les pegaban pelusas o en todo. Eran muchas personas trabajando durante horas para que quedara bien", contó la actriz.

Patricia Clarkson y Amy Adams en Sharp Objects.jpg
Patricia Clarkson y Amy Adams en Sharp Objects
Patricia Clarkson y Amy Adams en Sharp Objects

Las artistas también se refirieron al terreno ganado por las mujeres en la ficción y los protagónicos que en algunas series destacadas de la actualidad están teniendo. Sin embargo, aseguran que todavía no son suficientes y viven cada una de estas producciones como victorias colectivas.

"Cada vez que las mujeres son el centro de la historia es una victoria para todas. Y siempre es bueno. Y también pienso que cuando los personajes están tan bien delineados y son complejos y atrevidos y valientes y difíciles y antipáticos y antiheroicos –como somos la mayoría– ganamos", aseguró Clarkson.

De la misma manera opinó Adams, que expresó que en el papel de Camille encontró algo que hasta ahora no había aparecido en sus anteriores interpretaciones. "Siempre y cuando el personaje principal tenga una voz fuerte, para mí es algo que se siente diferente. Creo que lo que me atrajo a Camille fue que no había visto este tipo de heroína en una mujer".

El final

El último capítulo de la serie será emitido este domingo a las 22 por HBO. Los anteriores capítulos se pueden ver en HBO GO, la plataforma de streaming de la cadena.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...