22 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,35 Venta 39,55
14 de diciembre 2018 - 5:03hs

El consejero económico de la Embajada de China en el país, Zhuo Quan, charló con El Observador sobre las relaciones entre Uruguay y su país, las potenciales posibilidades comerciales que aún quedan por explorar en un mercado que va a seguir demandando proteínas, la importancia de la trazabilidad y de como la exportación de ganado en pie puede ser una oportunidad perdida para Uruguay. Además, Quan también se refirió al conflicto comercial que mantienen las dos principales economías del mundo: China y Estados Unidos. 

¿En qué están en el presente las relaciones bilaterales entre  China y Uruguay? 
Se busca cada vez más promover y estrechar los lazos comerciales entre los dos países. Tanto la embajada de China en Uruguay, la de Uruguay en China e instituciones como Uruguay XXI están trabajando como equipo, muy estrechamente, con el fin de promover los productos uruguayos en el mercado chino. Ahora mismo la gente no tiene mucho conocimiento sobre Uruguay. Sí se conoce que futbolísticamente es muy fuerte, a (Edinson) Cavani, a (Luis) Suárez y a la selección celeste. Pero poco a poco se está teniendo conocimiento sobre la calidad de los productos uruguayos. 

¿En qué están poniendo énfasis? 
Por ejemplo, en el caso de la carne estamos informando a los consumidores chinos sobre todo lo que implica el sistema de trazabilidad. De dónde viene la vaca de ese corte de carne que se está comprando. 

Más noticias

¿Se valora la trazabilidad y cómo se produce en Uruguay? 
Sí. Estamos promoviendo el concepto de Uruguay Natural en China y el nuevo protocolo firmado implica un avance positivo que va a promover más aún el comercio. 

En pocos años China pasó a ser el mayor socio comercial, ¿qué encontró China en Uruguay? 
Lo primero a destacar es que hay una muy buena relación política. En la visita en 2016 del presidente Tabaré Vázquez a China se pronunció la visión estratégica entre los dos países. A esto se sumó un memorándum de entendimiento que se firmó en la última visita del canciller (Rodolfo Nin Novoa)para la cooperación entre ambos países, basado en el buen vínculo. Se sentaron las bases políticas para las cooperaciones empresariales. Se puede de esta forma informar a empresarios chinos de lo coherente que son las políticas económicas y comerciales uruguayas, con crecimiento ininterrumpido durante 14 años. Uruguay es un país con mucha estabilidad. 

La población china ha cambiado sus hábitos de consumo. 
En oriente hay una demanda de proteínas en constante aumento. Se ha diversificado mucho, la gente cada vez quiere conocer  más productos importados de alta calidad. El nivel de vida en China ha subido, cuando antes se dependía mucho de los cereales. Hay que pensar que hace 20 años se comía carne solo en las fiestas, mientras que hoy se consume de forma diaria. Las inversiones que están viniendo de China, por ejemplo para invertir en frigoríficos, demuestran que los empresarios están viendo con muy buenos ojos esos mercados y el negocio de la carne entre ambos países. Se está dando una interesante interacción, donde vienen empresarios chinos para hacer negocios acá y van uruguayos a establecer empresas allá. 

¿Cómo ve las voces en contra de la exportación de ganado en pie? 
He recorrido algunos frigoríficos en zonas cercanas a Montevideo, también en Rosario y en Florida. La exportación de ganado en pie puede ser utilizada para mejorar genéticamente el ganado de  China o bien importarlo para ser sacrificado allá. Son posibilidades a las que estamos abiertos. Es bueno dejar abiertos todos los caminos posibles, para tener competencia en las distintas modalidades de negocios. Si se prohíbe la venta de ganado en pie a China y hay demanda allá, se va a importar desde otros países y Uruguay va a perder esa oportunidad. 

El tema arancelario sigue siendo un reclamo para mejorar las relaciones comerciales. 
Sobre ese punto en China tenemos una actitud abierta, podemos negociar bilateralmente con Uruguay o con el Mercosur como bloque. El problema es cómo llegar a un acuerdo, porque en caso de  ser por el lado del Mercosur se va por una vía y bilateralmente por otra.  Hay que trabajar dentro del Mercosur para habilitar a un miembro a negociar unilateralmente con China o tomar la decisión de hacerlo como bloque. 

Los intereses pueden diferir con Argentina y Brasil, que son países que al ser más industrializados tienen políticas más proteccionistas que Uruguay. 
Pero hay antecedentes como en el caso de México, que con permiso del Mercosur los miembros pueden negociar individualmente. China tiene abierta la posibilidad de negociar un Tratado de Libre Comercio tanto individualmente con Uruguay como con el Mercosur. El año pasado se dieron algunas reuniones desde el punto de vista técnico, donde quedó claro para ambas partes que Uruguay como miembro del Mercosur tiene que cumplir con pasos previos para poder pasar a una segunda fase de arrancar la negociación. 

¿Qué cree que tiene que hacer Uruguay para incentivar la inversión desde China? 
Lo primero es que el gobierno nacional o uno departamental presenten un plan ya definido para desarrollar algún proyecto. Ese es el camino más corto. Las empresas chinas tienen mucha experiencia, por ejemplo, en la realización de proyectos de infraestructura en todo el mundo. 

"EEUU utiliza su posición como primera economía del mundo para presionar no solo a China” 

¿Qué perspectivas tiene? 
China desde hace varios años en lugar de crecer por crecer está enfocada en cómo crecer mejor. Tenemos optimismo. Con respecto a Uruguay, hay cooperación no solo bilateralmente, sino también en organismos internacionales. Económicamente somos países complementarios, ya que si bien China tiene sus puntos fuertes, es a la vez un gran mercado que necesita de productos agropecuarios. Y Uruguay no solamente tiene mucha ventaja en la actualidad, sino también mucho potencial para el futuro. Por eso hay que seguir trabajando en renovar tratados de entendimiento entre ambos gobiernos, con el fin de promover algunos productos y el comercio. Hay que dar señales positivas a los empresarios de ambos países de que va a haber certidumbre y estabilidad, incluso más que en el presente. 

¿Cómo está afectando a China la "guerra" económica con EEUU? 
Nosotros creemos que el libre comercio beneficia no solo a China, sino también a EEUU. Los consumidores pueden acceder a productos más baratos de buena relación de calidad y precio. Además las empresas que importan productos intermediarios de China pueden tener productos más baratos. Si uno insiste en poner aranceles a un país extranjero, se está dañando a los productores, pero también castigando a los consumidores y a las empresas que importan. EEUU utiliza su posición como primera economía del mundo para presionar no solo a China, sino a todo el mundo. Se presiona para aceptar condiciones nuevas que no son las aceptadas en la OMC. Los conflictos hay que resolverlos a través de negociaciones y no de amenazas.

Perfil

Datos: Nació el 28 de octubre de 1975 en Wuhan, China.
Familia: Casado, tiene un hijo.
Profesión: Diplomático.
Antecedentes: Fue funcionario del Ministerio de Comercio de China y tiene un maestría en administración pública.
Hobby: Jugar al fútbol y mirar películas.

Temas:

china carne

Seguí leyendo

Te Puede Interesar