Cargando...

Nacional > SIN LÍMITES

"Me voy a postular porque no pierdo nada": una estudiante de liceo de Colonia se presentó a una beca en la Universidad de Harvard y la ganó

La alumna Milagros Costabel, del liceo de Colonia, quería seguir su camino en el exterior y, aunque no se creía capaz, ganó un llamado de una de las mejores universidades del mundo

Tiempo de lectura: -'

20 de diciembre de 2020 a las 18:38

Para la profesora de inglés del liceo de Colonia Eugenia Álvarez, el pedido de su alumna Milagros Costabel fue, al menos, extraño: le preguntó si tenía un tiempo para hacerle una carta de recomendación a la Universidad de Harvard. La estudiante quería una beca en el prestigioso centro de estudios de Estados Unidos, y aunque sabían que era difícil conseguirla, se lo propusieron. "Juguemos", pensaron. 

Costabel tenía claro que, después de terminar el liceo, quería irse a estudiar al exterior. La primera opción que tenía en mente era España, y Estados Unidos no aparecía entre sus prioridades. "No me sentía capaz", contó a El Observador. La pandemia postergó los planes de España y en junio comenzó a leer sobre las opciones americanas. Y se convenció: "Me voy a postular porque no pierdo nada".

La estudiante –que terminó el liceo a fines de 2019– preparó las postulaciones para 15 universidades de Estados Unidos, aunque al final no terminó presentando ninguna. El 1° de noviembre era la fecha límite de las postulaciones "tempranas" de Harvard y –con el no asegurado– envió la suya.

Después de eso la llamaron para tener una entrevista. A Costabel le preguntaron qué estuvo haciendo en el día, hablaron sobre política, charlaron sobre Donald Trump. "Lo importante es qué sos y no tanto tus notas", comentó la estudiante, que se fue conforme tras el cuestionario, pero no se quería entusiasmar con una postulación final. El jueves 17 de diciembre a la hora 21 –casi un mes después de la entrevista– sabría la respuesta.

A las nueve en punto de la noche del jueves, Costabel tenía todo frente a su computadora. Ella es ciega y tiene una aplicación que lee todo lo que aparece en la página, menos las imágenes que no tienen descripción. Cuando actualizó la página a la hora señalada se reprodujo un mensaje: "Bienvenida a Harvard". 

Foco en positivo

Costabel pensó que tocó algo mal, que había sido un error. Se quedó un rato quieta, pero enseguida se puso a gritar como loca. En su casa sabían que se había postulado, pero ninguno se imaginó que fuera una ganadora. Tenían en mente que Harvard acepta entre el 4% y el 5% de las personas que se postulan, y era muy difícil. "Estuve tanto tiempo pensando que no iba a quedar que no sabía cómo reaccionar", comentó. 

La estudiante también llamó a su profesora de inglés del liceo de sexto. Entre llantos, gritos y risas le contó la noticia. Fue todo "muy bizarro, raro", contó Álvarez. "Es lo que te merecés", le dijo en la llamada. 

Lo que más le sorprendió a Álvarez es que para llegar a Harvard, Costabel fue "completamente autodidacta" porque logró un nivel del inglés sin dar ningún examen formal. "La currícula en el liceo es importante, pero no es para crear un estudiante bilingüe. Ella es bilingüe y la estudiante supera al maestro", comentó la profesora a El Observador

Desde chica Costabel quiere ser periodista y este año en el que no tuvo ninguna actividad académica por la pandemia comenzó a escribir en medios ingleses y americanos. Y en inglés, escribe sobre política, economía, salud. 

Su logro también fue celebrado por autoridades del gobierno nacional. El ministro de Educación, Pablo da Silveira, escribió en su cuenta de Twitter que Costabel es un "orgullo muy especial" para Uruguay y para el departamento de Colonia. 

Álvarez recordó una frase que le gusta repetir al hablar de su exalumna. "Una vez me dijo: 'Profe, lo único que no puedo hacer es ver'", dijo emocionada. 

Entonces destacó que Costabel se focaliza en lo positivo y que no tiene limitaciones para aprender. "Como docente fue un antes y un después porque me hizo replantearme cosas como ser humano", comentó. 

Y Costabel piensa en positivo. Sus padres le han contado cosas de su nacimiento, pero ella a veces no se acuerda con tanto detalle. Sabe que nació a las 24 o 25 semanas se gestación y que durante tres meses estuvo en incubadora. "Podía haber quedado con un montón de secuelas, pero tuve suerte. Mucha suerte. Soy bastante feliz", comentó. 

Adaptarse y seguir

Cuando Costabel comenzó el liceo, Álvarez era adscripta y para la institución era un desafío adaptarse a una alumna ciega. La profesora contó que fue su alumna la que la fue "guiando" en la clase. Cuando proponía actividades, a veces ni siquiera tenía que adecuarlas porque la estudiante se encargaba de hacerlo. 

"Como actividad final propuse hacer una presentación en Power Point. Como ella no podía con hacer descripción de figuras, hizo un podcast. Se grabó a sí misma hablando sobre el tema que le propuse. Y fue excelente. En ese podcast me di cuenta que no tenía límites en lo intelectual", ejemplificó. 

Costabel se sentaba en la clase con su computadora y, como se sabe el teclado de memoria, tomaba apuntes de lo que los profesores explicaban en el aula. Así en todas las materias, menos en matemática, en la que prefería usar el alfabeto braille. 

A algunos profesores se le hizo fácil adaptarse a tener una alumna no vidente y para otros fue más difícil. Álvarez contó que desde la dirección del liceo hasta el personal de limpieza se adecuaron a recibir una estudiante ciega, pero que hubo situaciones negativas. 

Hubo un docente, contó, que no se adaptó a la situación y no tuvo "la mejor respuesta" hacia la alumna, lo que la hizo sentir "un poco apartada". "Pero ella sorteó esa parte. Es muy resiliente y logró tomar de eso insumos para no bajar los brazos", concluyó. 

Para el personal del liceo la adaptación fue más fácil por la "personalidad" de Costabel: "Es muy graciosa, ocurrente, amiguera". Álvarez recuerda a la estudiante corriendo por los pasillos, a las risas, con su bastón blanco junto a varias compañeras por el patio, que la ayudaban a orientarse. 

Desde que recuerda, Costabel se quiere ir a estudiar al exterior. No sentía que Uruguay fuera su lugar y buscaba otros caminos. Era un poco idealista, admitió, pero quería seguir su carrera en el exterior. 

En Harvard, estudiará Ciencias Políticas, aunque el primer año puede elegir cursos de distintas carreras y podrá pasar un semestre en otro país. La universidad le entregará dinero para el viaje, la comida y el alojamiento en su campus. El mes del viaje es –si la pandemia lo permite– agosto y ella quiere viajar acompañada por sus padres para que vean dónde esta. Para que vean que está bien. 

"Estoy super confiada, pero me da cosa. Salís de una ciudad chiquita y te tiran en un lugar enorme. Está bueno llegar con alguien que te apoye", explicó. La joven, entonces, pasará unos días con algún familiar y luego seguirá sola. 

Costabel estará los próximos cuatro años en Estados Unidos, pero no ve a ese país como un destino definitivo: "El mundo es muy grande para quedarse en un lugar solo. Quiero aprovechar todas las oportunidades". 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...