Espectáculos y Cultura > TRASLADO

Cinemateca se muda a un nuevo complejo en Ciudad Vieja e inaugura el 5 de diciembre

Después de años de gestiones, la institución cierra sus cuatro salas históricas y abrirá tres nuevas en el edificio anexo al de la Cooperativa Andina de Fomento

Tiempo de lectura: -'

19 de noviembre de 2018 a las 11:23

Después de años de gestiones y esperas, Cinemateca inaugurará sus nuevas salas el 5 de diciembre de acuerdo a un documento de la misma web de la institución. El día anterior será el último para las salas históricas: la Pocitos, la de Carnelli, la Sala Dos y Cinemateca 18. La otra sala que programa Cinemateca, la que está en el Ministerio de Transporte, continuará funcionando.

El nuevo hogar funcionará en el edificio anexo al de la Cooperativa Andina de Fomento, que es donde antes funcionaba el Mercado Central y el bar FunFun (que volverá a instalarse allí). Cinemateca estará concentrada en este nuevo recinto, desde su hemeroteca y biblioteca, oficinas administrativas y sus nuevas tres salas.

De acuerdo al documento que contiene el llamado a licitación para la cafetería, las tres salas tendrán una capacidad total de más de 400 espectadores. Por otra parte, según una fuente consultada, al menos una de ellas tendrá equipos para proyección de 35 milímetros pero se maneja la posibilidad de que una segunda sala tenga proyector de este tipo.

El documento de la web anuncia que se realizarán entre tres y cuatro funciones al día y que se estima que el lugar (incluyendo la cafetería, abierta a socios y a público general) reciba una afluencia de unas 500 personas al día.

Este cambio histórico para una institución que ya tiene 66 años sería acompañado de algunos eventos que todavía no tienen confirmación explícita. Se maneja la posibilidad de que regrese el ciclo Cine Radical, regreso del festival organizado por Álvaro Buela, Daniela Cardarello y Gabriel Sosa entre 1999 y 2001 (Cinemateca ya había celebrado un mini ciclo en 2017, que ofició como revival). También se habla de la realización de un ciclo especial dedicado a Ingmar Bergman, aunque no limitado a la exhibición de sus películas sino buscando un nuevo foco, debido a que en julio se cumplieron cien años de su nacimiento. La otra idea que se maneja es la realización de funciones especiales el 4 de diciembre en la sala Carnelli a modo de despedida.

Cinemateca había enfrentado una larga crisis financiera que culminó en un acuerdo firmado con el Ministerio de Educación y Cultura y la Intendencia en diciembre de 2015. Como parte de ese convenio, se destinaron partidas anuales destinadas particularmente al cuidado del archivo fílmico, un reservorio de unas veintidós mil obras cuya importancia trasciende el patrimonio material de la institución.

En enero de ese año, la directora de Cinemateca, María José Santacreu, había dicho en El Observador TV que la supervivencia de la institución era un milagro. Explicaba que las cinematecas del resto del mundo no suelen financiarse solo con la venta de entradas o de abonos, sino que necesitan de otras subvenciones.

En aquel acuerdo se había establecido un plan estratégico de gestión con criterios para la conducción económica de Cinemateca, con supervisión conjunta de la Intendencia y del Ministerio. El plan incluía programas de formación de espectadores, el más destacado de los cuales era el llamado Aula en el cine, con el que llevarían escolares y liceales a Cinemateca como complemento a su formación. La nueva sede surge directamente del acuerdo con la Intendencia, que es quien cede el uso de esa parte del edificio.

Los problemas se habían ido acentuando a lo largo de lo que va de este siglo, ya que la cantidad de socios se redujo a menos de la mitad pero la cantidad de salas se mantuvo prácticamente sin cambios (aunque se cerró la del Centro de Protección de Choferes). Las tres salas, con equipamiento totalmente nuevo, más el flamante edificio, podrían contribuir a relanzar Cinemateca y a buscar un recambio generacional de sus socios. En tiempos de Netflix y de avalanchas anuales de cine de efectos especiales para grandes multitudes, el público para una cinemateca sigue existiendo, aunque distinto al que integraba las viejas generaciones de socios, y está a la espera de una oportunidad. 

Despedida

Cinemateca Pocitos
Jueves 22, a las 17.30: The Long Day Closes (Route Irish), de Terence Davies. Historia de una niñez desgraciada: no es difícil sospechar en el protagonista de 11 años, que le huye a un mundo hostil a través de su afición por el cine.

Sala Cinemateca y Sala Dos
Sábado 24, a las 21: Un perro andaluz, de Luis Buñuel. Un juego de imágenes violentas que desde el principio aspira a descolocar al espectador. Como en un sueño, el film busca la libertad que los surrealistas querían para la sociedad.

Domingo 25, a las 02.40: Blow Up, de Michelangelo Antonioni. El cuento de Julio Cortázar Las babas del diablo es el lejano antecedente de esta adaptación por Antonioni y Tonino Guerra.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...