Cargando...

Comunas se ajustan el cinturón

Ante el déficit económico los nuevos intendentes plantean medidas para mejorar las cuentas: préstamos, recortes de personal y de publicidad, y menos tercerización

Tiempo de lectura: -'

20 de julio de 2015 a las 05:00

Por Carolina Delisa y Lorena Maya

Los números rojos y la necesidad de comenzar a ejecutar las promesas realizadas en la campaña llevó a que los intendentes empezaran a pensar en medidas concretas para reflotar la situación financiera incluso antes de asumir.

El pedido de préstamos y recorte de personal fueron las primeras soluciones que asomaron pero no se agotan allí, sino que en muchos casos implican también un reestructura interna, con recorte de tercerizaciones, publicidad e inversiones.

Uno de los primeros en pensar en medidas para afrontar la situación financiera fue el intendente de Salto, Andrés Lima (Frente Amplio). El déficit de esa intendencia quedó en evidencia incluso antes de que asumiera el nuevo jefe comunal.

El gobierno departamental no tenía dinero para pagar los sueldos de los funcionarios de mayo y de junio, y debió tramitar una línea de crédito de hasta $ 1.000 millones con el Banco República y República Afisa antes de que comenzara el nuevo período de gestión.

Ya en el cargo, Lima no demoró en tomar medidas para reorganizar las finanzas. El lunes siguiente a asumir anunció en conferencia de prensa la suba del precio del boleto, de $ 6 a $ 10. Si bien no es una de las intendencias con más funcionarios por habitante (ver página 3), sí es una de las que gasta más en ese rubro.

Lima aseguró a El Observador que esa comuna gasta 86% de sus ingresos en retribuciones a funcionarios. Por eso entre las primeras medidas de ajuste, el intendente resolvió suspender las compensaciones por "trabajo full time, las horas extras y las extensiones horarias", así como las compensaciones que se dan a los funcionarios de confianza de carácter político, por todo el período (2015-2020).

Recursos propios


Por su parte, el intendente de Colonia, Carlos Moreira (Partido Nacional), aseguró a El Observador que para ordenar las cuentas de la comuna realizará una auditoría y cortará "absolutamente las tercerizaciones".

El "principio cardinal de la administración", dijo Moreira, será la utilización y optimización de los recursos propios. Algo similar plantea el intendente de Flores, Fernando Echeverría (Partido Nacional), quien explicó que para reducir los costos se está revisando las funciones de empresas tercerizadas y algunas de ellas "no continuarán brindando servicios". Disminuir ese tipo de contrataciones es también una de las medidas que maneja el intendente de Soriano, Agustín Bascou (Partido Nacional).

El jerarca dijo a El Observador que si bien no piensa en recortes de personal, sí planifica rever gastos e inversiones.

"La situación financiera es aceptable, aunque con dificultades porque los recursos no sobran", dijo a El Observador el intendente de Florida, Carlos Enciso (Partido Nacional), quien planea recortar la inversión en eventos y en publicidad.

"Éramos muy abiertos en apoyar todo tipo de instituciones (ONG, clubes), eso hay que recortarlo", señaló Enciso. Afirmó además que buscará reducir los cargos de confianza y no generar tantas obras. Solo en 2014 ese rubro creció 37% –dijo–, por lo que "hay que ser más cauto".

El pedido de préstamos y recorte de personal y la reestructura interna con recorte de tercerizaciones, publicidad e inversiones son algunas de las soluciones que manejan los intendentes

La cautela es algo que también buscará el intendente de Canelones, Yamandú Orsi (Frente Amplio), quien si bien aseguró que la situación económica es buena, impulsará la contención de gastos y la racionalización de cursos.

En tanto, el intendente de Río Negro, Óscar Terzaghi (Frente Amplio) intentará sanear las finanzas del departamento por la vía de "mejorar la recaudación". Por ejemplo, mejorando la fiscalización del tránsito entre otras cosas.

El problema de la Intendencia de Paysandú, dijo el intendente Guillermo Caraballo (Frente Amplio), no es tanto el déficit económico sino el funcional y de la infraestructura municipal. Por ejemplo –explicó–, la comuna tiene una sola barométrica para atender 35 barrios; faltan volquetas y hay varios vehículos municipales que no funcionan.

Menos funcionarios


Al igual que Salto, son varios los intendentes que piensan tener menos gasto en personal. Uno de ellos es el de Paysndú, quien aseguró a El Observador que ese departamento tiene "a todas luces más recursos humanos de los que necesita", y por tanto racionalizarlos es algo inminente. Según afirmó, ese rubro se lleva 63% del presupuesto, por lo que se tenderá a la no renovación de los contratos a término generados en el período anterior, y se realizarán retiros incentivados.

En Lavalleja hay 250 funcionarios más de los que debería, dijo la intendenta Adriana Peña (Partido Nacional), por lo que piensa en la realización de una reestructura y recortes. Otros de los que buscarán reducir la plantilla son el jefe comunal de Artigas,

Pablo Caram (Partido Nacional), quien asegura que deberá dar de baja a unos 450 funcionarios, y los nacionalistas Carmelo Vidalín en Durazno y Sergio Botana en Cerro Largo, informó El País.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...