The Sótano > THE SOTANO/ EDUARDO ESPINA

Contra los contras

Todo el mundo tiene derecho a opinar, y más en un país donde muchos encuentran divertido llevar la contra; es parte del estigma o don

Tiempo de lectura: -'

02 de abril de 2018 a las 05:00

En la sección "Comentarios" de la nota titulada "La copa está en las vitrinas", publicada el pasado 26 de marzo en El Observador, un lector escribió: "No pasamos la fase. Listo". Todo el mundo tiene derecho a opinar, y más en un país donde muchos encuentran divertido llevar la contra. Es parte del estigma o don, depende como se lo mire, de la identidad nacional, según la cual la disconformidad implicaría cierta forma de inteligencia, aunque esta sea la más rudimentaria de todas. Y, tal cual pasa siempre cuando se trata de opiniones totalmente subjetivas, el lector escribió una mísera frase cortada (no le dio ni para decir "la fase de grupos", sino solo "la fase"), sin presentar al menos un argumento como para otorgarle a su opinión cierta validez y credibilidad.

Es otra de las características de este país donde sobran los opinadores: la gente puede opinar sin decir por qué opina de esa manera y cuáles son los argumentos que utilizó para presentar la conclusión a la que llegó. Claro está, en caso de acertar con su pronóstico, el susodicho podrá decir orgulloso, "yo les dije que no íbamos a pasar la fase". Si nos atenemos a lo que vimos en esta fecha FIFA de amistosos, la selección uruguaya debería clasificar sin problemas a la segunda ronda, ya que ni Rusia, Arabia Saudita ni Egipto demostraron mucho como para ser considerados oponentes imbatibles.

Obviamente, una cosa son los amistosos y otra el Mundial, y otra muy diferente la sucesión de hechos arbitrarios que pueden ocurrir en una cancha mundialista, en partidos que en apariencia pintaban para fáciles. La historia de los mundiales dice que buenos equipos se quedaron por el camino a las primeras de cambio, perdiendo partidos que de haberlos disputado mil veces más los hubieran ganado.

Como ejemplos a mano pueden citarse a la selección colombiana en el mundial de 1994 o a la argentina en el de 2002. Fueron como candidatas a llegar por lo menos a semifinales, y no pasaron la fase de grupo. Nadie sabe hasta dónde puede llegar la selección uruguaya en el mundial de Rusia, aunque, en honor a lo visto días atrás, da para bastante más que emitir infundados comentarios negativos.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...