Mundo > ARGENTINA

Cristina Fernández se enfrenta a la Justicia por los Cuadernos K

La expresidenta se presentó esta mañana ante el juez Bonadio para declarar por presunta corrupción

Tiempo de lectura: -'

13 de agosto de 2018 a las 05:00

Vivo TN Cristina Fernández en Tribunales

La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007 al 2015), actualmente senadora, se presentó en la mañana de este lunes ante el juez Claudio Bonadio para declarar dentro de la investigación de una presunta red de coimas de empresarios a funcionarios del kirchnerismo.

A través de un mensaje en la red social Twitter, la exmandataria confirmó este domingo que acudiría a los tribunales federales de Comodoro Py, en Buenos Aires, y pidió "por favor" a la militancia kirchnerista que no se concentrara allí para acompañarla, como en otras ocasiones que ha comparecido ante la Justicia.

"Pongamos todo nuestro esfuerzo y energía en acompañar y ayudar a aquellos que lo están pasando muy pero muy mal, en esta verdadera catástrofe económica y social que es el Gobierno de Mauricio Macri", solicitó Fernández, quien no reveló si declarará o presentará un escrito ante el juez.

Su comparecencia tendrá lugar dos días antes de que el Senado debata si autoriza a Bonadio a registrar los domicilios y la oficina de la expresidenta, que cuenta con fueros parlamentarios por integrar la Cámara Alta desde diciembre de 2017.

El objetivo del magistrado es hallar información relacionada con un caso en el que se investiga si Fernández formó parte de una red en la que empresarios supuestamente realizaban sobornos de millones de dólares en efectivo a miembros de su Gobierno y el de su fallecido esposo, Néstor Kirchner, presidente de Argentina entre el 2003 y el 2007.

El caso judicial se abrió a raíz de una investigación del diario La Nación, basada en unos cuadernos escritos por Oscar Centeno, que fue chófer del exsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación Roberto Baratta.

"Pongamos todo nuestro esfuerzo y energía en acompañar y ayudar a aquellos que lo están pasando muy pero muy mal, en esta verdadera catástrofe económica y social que es el gobierno de Mauricio Macri", dijo Cristina Fernández.

Este último –que supuestamente coordinaba los pagos que se realizaban a cambio de adjudicaciones de obra pública en ese periodo– está detenido desde el pasado 1° de agosto.

Según esta información, otros funcionarios que se encuentran arrestados son el exdirector de Energías Renovables de la cartera de Planificación Ezequiel García; Enrique Llorens, exsecretario de ese Ministerio, cuyo titular durante los Gobiernos de Kirchner y Fernández, Julio de Vido, está en prisión preventiva por presunta corrupción desde 2017.

José María Olazagasti, que fue secretario privado del exministro, se entregó este sábado, un día después de que Bonadio ordenara su detención y la del exfuncionario Claudio Uberti, quien permanece en paradero desconocido.

Uberti y el exdirector de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) Oscar Thomas son los únicos dos prófugos en el proceso.

Además de la información brindada por Centeno –en libertad como testigo protegido–, en la investigación son clave los empresarios que se han acogido a la figura del arrepentido para recibir beneficios penitenciarios a cambio de colaboración. Entre ellos -ya cerca de una decena-, se encuentran Juan Carlos de Goycoechea, exdirector ejecutivo de la constructora de origen español Isolux; Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción; y el dueño de la constructora Iecsa hasta marzo de 2017 Ángelo Calcaterra, primo de Macri.

Lea también: Primo de Macri dice que pagó coimas para evitar presiones K

Todos ellos reconocieron haber sido presionados por funcionarios para aportar dinero a campañas electorales del kirchnerismo a cambio de adjudicaciones como parte de esta red con la que, según cálculos de medios locales, se pudo haber recaudado cerca de US$ 200 millones.

El caso también salpicó al exjuez Norberto Oyarbide, quien en 2009 emitió un polémico sobreseimiento en un proceso contra el matrimonio presidencial por enriquecimiento ilícito y también admitió haber recibido presiones desde el Gobierno. (EFE)

Cuadernos K

"Los cuadernos de la corrupción", un caso judicial de sobornos por millones de dólares, conmociona al gran empresariado como nunca antes en Argentina.

En el flanco político, el caso golpea a la expresidenta Cristina Kirchner y a una decena de exfuncionarios suyos. Roza también a hombres de negocios amigos o familiares del presidente Mauricio Macri.

Lo nuevo es que jamás hubo tantos y tan poderosos empresarios en capilla. Son al menos una veintena. Cada día surge otro nombre.

El empresario primo de Macri, Angelo Calcaterra, se declaró víctima de pedidos de dinero del kirchnerismo para financiar campañas electorales. Se sentó en el banquillo el número dos de la multinacional Techint, Luis Betnaza. Desfilan grandes empresarios como el constructor Carlos Wagner o Juan Carlos De Goycochea, de la española Isolux.

"No es la primera vez que importantes empresarios van a la cárcel, pero sí es inédito el número y el motivo", dijo Sergio Morresi, politólogo de la Universidad Nacional de San Martín.

Se investiga una danza de millones de dólares en presuntas 'coimas' salidas de las arcas patronales como contribución a la política por debajo de la mesa.

"El procesamiento y la detención de empresarios es un hecho novedoso y considerando la impopularidad y la impunidad que gozan los grandes empresarios es probable que sea bien recibido por la opinión pública", dijo el sociólogo Ricardo Rouvier.

El caso se popularizó como "los cuadernos de la corrupción". Arranca con un chofer arrepentido que trasladaba a exfuncionarios kirchneristas. Él anotaba puntillosamente movimientos con supuestos bolsos de dinero. Es Oscar Centeno, expulsado del ejército por mala conducta.

"No hay dudas de que los cuadernos describen con precisión el modo en que el kirchnerismo recaudó ilegalmente fondos durante siete años sin que saltara la alarma de ningún órgano de control", dijo Nicolás Solari, de la consultora Poliarquía. Las anotaciones de Centeno van de 2005 a 2015, períodos de gobierno del fallecido expresidente Néstor Kirchner y de su esposa y sucesora, Cristina Kirchner.

"¿Y ahora quién va a poner plata en la obra pública? Con el Lava Jato venimos soportando tres años de caída de actividad en Brasil", advirtió Miguel Acevedo, jefe de la Unión Industrial, quien no está implicado.

Tras el escándalo, el riesgo país subió a 704 puntos. También cayeron acciones de empresas argentinas en Wall Street.

Comentarios