Nacional > Abierta a Indigentes

Facultad de Ciencias Sociales: crónica de una sala de informática "inclusiva"

Este miércoles cinco personas ajenas a la institución usaban las computadoras para mirar Facebook, escuchar música o buscar trabajo

Tiempo de lectura: -'

22 de noviembre de 2018 a las 05:01

Por Agustín Herrero

Zona libre de acoso, anuncia un afiche pegado en la puerta de la sala de informática de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República que abre sus puertas de 12:00 a 15:00 cada día para todo público. Así quedó establecido cuando se reabrió la sala el pasado 16 de octubre, luego de una clausura provisoria que se había dado como desenlace de la polémica generada luego de que el semanario Búsqueda informó que entre 70 y 90 personas en situación de calle utilizaban las instalaciones de la facultad y orinaban y defecaban en ese salón.

El panorama es muy distinto ahora. Sólo unas cinco personas ocupan la sala de informática en orden y silencio: pasan las tres horas sumergidos en Facebook, mirando videos en Youtube, escuchando música y hasta investigando sobre aviones y autos Ferrari.

"Las putas insistimos en que los políticos del Frente Amplio no son hijos nuestros", dice una publicación en Facebook que observa Eduardo, uno de los que está en el salón, y se ríe. Le pone me gusta y sigue bajando la rueda del mouse para ver más.

Eduardo tiene una barba blanca desprolija y un gorro que cubre su cabeza despeinada. Escucha rock en unos auriculares negros y mientras mira las publicaciones de sus amigos en la red social, tiene una pestaña abierta en Wikipedia sobre Economía neoclásica. La pobreza que refleja su apariencia no condice con sus conocimientos literarios y filosóficos. En su Facebook habla de Hannah Arendt y de Friedrich Nietzsche. Escribe los nombres con exactitud. Debajo de la computadora, sobre el escritorio, tiene una lapicera,  un cuaderno avejentado y  un libro que se titula “La quiebra del capitalismo global”.

No parece muy amigo del capitalismo. "Podés asumir los roles socio patriarcales, la madre y la esposa, y en el capitalismo la buena trabajadora (productiva) y terminar en un universo de infinitas frustraciones", escribe en su chat con una amiga.

Sus frases son confusas. "Si tuviera una pareja me interesaría que este fuera su posible espíritu en medio de múltiples posibilidades y poesías", escribe como descripción de una foto que compartió que aludía a que era mejor el interés de la mujer en la cultura general, el arte y la ciencia que en las flores.

Cuando deja Facebook pasa a Youtube. Mira entrecortado el capítulo 29 de la serie animada X Men Evolución, porque de a ratos vuelve a la red social de Zuckerberg para responderle a su amiga. Hablan sobre el romanticismo, sobre la crisis en Argentina, sobre el patriarcado y critica a Mujica por ser “amigo del imperialismo” al cancelar su participación en la “contracumbre” que se desarrollará en Buenos Aires junto a las exmandatarias Dilma Rousseff y Cristina Fernández.

El nombre del periodista Stieg Larsson y de su personaje de ficción Lisbeth Salander, así como los términos “deconstrucción”, “tecnocapitalismo”, “patriarcado” y “misoginia de la sociedad sueca”, son los conceptos que maneja en su conversación digital con su amiga.

Según informó un comunicado que emitió la facultad, el objetivo de la reapertura es “enriquecer el espacio a partir de la diversidad de personas que transitan” la facultad, además de favorecer “la inclusión informática, las posibilidades de desarrollo y de habitar espacios de aprendizaje y ejercicios de ciudadanía de todos y todas”.

En la sala el clima es agradable porque el aire acondicionado está prendido. En el silencio se escuchan los murmullos de los dos coordinadores encargados que hablan entre sí. También se escucha la música de un video que mira uno a pesar de que tiene los auriculares puestos. Hay catorce computadoras y varios carteles pegados en las paredes que dicen: “sala informática libre de virus”.     

Eduardo no es el único que usa la sala de informática del centro educativo para entrar a Facebook. Hay tres más que nevagan por esa red social. Un cuarto busca empleo y otro se sumerge en páginas sobre aviones. Luego cambia los aviones por los autos Ferrari. Pasa el tiempo mirando embobecido cada modelo en esa marea roja de motores.

Uno de los que miraba su Facebook decide irse. “¿Qué hora es?”, pregunta para poder anotar los números exactos en una planilla de registros que se solicita rellenar al entrar y salir del lugar. Además del nombre y el número de cédula se deben rellenar espacios que preguntan si uno es estudiante del centro o no y el horario de entrada y salida. La mayoría de los que están anotados no son estudiantes. Los estudiantes tienen disponible la sala todos los días entre las 10:30 a 18:00 horas.

El que buscaba trabajo ahora se pasó a Youtube. Se ríe y pone cara de asombro al mirar jugadas de fútbol primero y trucos de magia después.

Entra una estudiante, mira a la gente que está sentada y pregunta: "¿Se puede ir a la otra sala?", señalando al salón contiguo que es la sala de informática habilitada solamente para estudiantes. “No, en realidad no”, contesta uno de los encargados.

Se acerca la hora de cierre para público ajeno a la facultad. Uno de los hombres que estaba mirando Facebook se va de la sala y uno de los encargados lo invita a una mesa de debate público sobre “Situación de calle, diversidad, instituciones y debates”, que se desarrollará este jueves en la sala de conferencias del centro educativo a cargo de Rafael Paternain y Leonel Rivero

“Va a estar bueno, veníte”, le dice. El hombre responde agradecido y aprovecha para contarle que su situación mejoró: "Ahora estoy en un refugio". Luego se despide como la mayoría, como conocidos de la casa, como si la visita a la sala fuera rutina: “Hasta mañana, hasta mañana”.

Son las 15:00. Uno de los encargados invita a los que aún quedan en la sala a que se cambien de salón. Que se pasen al exclusivo para estudiantes. "Vamos a respetar las reglas", dice.

*La nota fue modificada porque en la anterior versión se hacía referencia a que las personas que ocupaban la sala estaban todas en situación de calle cuando el periodista no tiene esa certeza. A los lectores y a los involucrados las disculpas del caso.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...