Fútbol > UN VIAJE AL CORAZÓN DEL FÚTBOL

Del supuesto robo a la confianza de Fleurquin

Los utileros de Defensor Sporting abren las puertas de su lugar de trabajo para contar historias

Nicolás Fajardo heredero del legado de Marcos Jerez<br>
Coto Correa pide que le pinten los zapatos de negro<br>
Santiago Da Rosa limpiando los zapatos luego del entrenamiento<br>
El profe Mena le tira la ropa encima a Fajardo<br>
MC8, los zapatos personalizados de Matías Cabrera<br>
Da Rosa luego de limpiar todos los zapatos<br>
El camarín de Pichincha luego del entrenamiento<br>

Tiempo de lectura: -'

29 de mayo de 2017 a las 09:00

Guacho, vení!", lo llamó Fleurquin. Los nervios de Nicolás estaban a flor de piel. Se arrimó al capitán de Defensor Sporting, que le entregó un encargo. Por aquellos días Nicolás Fajardo, oriundo de Las Piedras, daba sus primeros pasos como utilero titular en el club de Parque Rodó. Ya no estaba su guía, Marcos Jerez.

Y aquella era la primera salida de Nico con el plantel. Era una pretemporada en el interior cuando Andy Fleurquin le entregó sus taloneras. "Cuidalas. No me las vayas a perder", le dijo el capitán al utilero que salió del vestuario con las manos temblorosas. Y, pese a que eran de silicona, las taloneras le pesaban toneladas.

"¿Qué fue lo primero que hice? Perdí las taloneras... ¡Me quería morir! No tenía ni idea dónde las había dejado", comienza contando Nicolás a Referí. Y sigue con la anécdota. "Volvemos a Montevideo, me llama Fleurquin y me dice: 'Bo, ¿encontraste las taloneras?'. Y le respondí, 'la verdad Andy, no tengo idea donde las dejé'.
Me miró serio y me dijo: 'Búscalas en tu casa'. Pah... cuando me dijo eso no sabía dónde meterme. Me dije, estará pensando que me las robé. Y así estuve un par de días comiéndome la cabeza y diciendo no puedo creer que Fleurquin piense que me llevé las taloneras".

A Nicolás lo carcomían los nervios porque el capitán pensara eso. Hasta que días después Fleurquin lo llamó y le sacó la mochila de la espalda: "Guacho, mirá que era joda lo que te dije".
Fue un alivio para quien había tomado al pie de la letra la gran enseñanza que le dejó Jerez antes de jubilarse en la utilería de la viola: "Acá es mejor que ni veas ni escuches. Cuando los jugadores estén hablando, vos andate".

Nicolás Fajardo llegó a la utilería de Defensor a través de un familiar. Le avisaron que estaban necesitando gente para una changa pasajera, de verano. Ya pasaron 10 años y sigue metido entre zapatos, chalecos y lavarropas. Arrancó con las juveniles donde estuvo seis temporadas y desde hace cuatro está en con el plantel principal.

"El jefe que tenía, Marcos Jerez, fue el que me enseñó todo porque es distinto atender el primer equipo a lo que se hace en juveniles. Con los botijas, además de formar, vos tenés otra relación. Esto es más exigente, es de todos los días", comentó Fajardo a Referí.

Lo primero que le dijo Jerez antes de jubilarse fue: "Nico, si los jugadores están hablando de ciertos temas, alejate. No escuchar, no opinar, no preguntar, dedícate a lo tuyo". Fajardo acota: "Es verdad, eso es lo más importante porque yo estoy en el medio del vestuario y escuchás, ves, pero si te preguntan tenés que decir no sé, no vi, no escuché".

Ascenso al primer equipo

Luego de seis años como utilero de las divisiones juveniles, Fajardo fue llamado para quedarse con el plantel de Primera.
El primer día en Pichincha lo llamaron a la sala de pesas y el Torito Diego Rodríguez le dijo que hablara delante de todo el grupo de jugadores que lo miraba.
"¡Una vergüenza! Yo los conocía a casi todos de juveniles pero pase una vergüenza bárbara. Fue cortito lo que dije", rememoró Nico.

Y ahí empezó una convivencia con jugadores a los que tenía como ídolos. "Claro, imagínate, yo que iba a ver a Defensor con mi padre y mi tío, de un día para el otro pasé a tener a esos tipos al lado. Con Nico Olivera por ejemplo, al principio lo miraba y decía: '¡Pah el Nico Olivera!'. Y después que lo conocés es flor de loco. A veces me pedía que le pasara una pelota y se la tiraba con miedo, despacito, para no mandarme ninguna macana", recuerda entre risas.

Lo mismo le pasó con el Polilla Jorge Da Silva. Si bien no llegó a trabajar bajo su conducción, lo veía cuando coincidían con los entrenamientos de la Tercera división.
"Compartíamos el vestuario y lo miraba al Polilla pero no hablaba. Es el último técnico campeón uruguayo. Yo soy hincha del club y tenerlo ahí era increíble".

El zapato de Maxi Gómez

Una de las tantas anécdotas que recuerda Fajardo tuvo como protagonista al goleador Maximiliano Gómez. Resulta que bajo la conducción de Juan Tejera el equipo se fue de pretemporada a Tucumán. De regreso a Montevideo, el plantel fue a entrenar y Maxi Gómez fue a buscar sus zapatos. ¡Sorpresa! Faltaba uno de un par nuevo que se había comprado.

El delantero pasó por la utilería y avisó que le faltaba un zapato. "Desarmamos todos los bolsos y no había caso. No aparecía. ¡Lo dejamos en Tucumán! Para colmo eran nuevos. Por suerte no me los cobraron", recordó Fajardo.

El utilero de la viola dice que con la ropa nunca tuvieron contratiempos ya que sigue la enseñanza de Jerez: "Marcos siempre nos dijo, lleven de más. Si les sobra no pasa nada, pero siempre tienen que estar cubiertos. Entonces se llevan siempre dos juegos de cada camiseta. No importa, si jugamos de violeta, las blancas siempre van. Los dos juegos. Son cosas que nos enseñaron y que nos quedaron".
Falero dice que hay un grupo de jugadores que va temprano a tomar mate. "Acá viene un grupito de seis o siete a tomar mate de mañana. El Coto es el primero en llegar. Abre y cierra. Luego Maulella, Reyes, Gastón Rodríguez, Zunino, De los Santos, siempre son más o menos los mismos. A veces se arrima algún gurí también a tomar mate".

En eso ingresa Matías Cabrera que se sorprende al ver que Fajardo es nota. Toma el teléfono y empieza a filmar. Nico dispara: "Falta que Cabrera compre los bizcochos que los viene prometiendo hace seis meses. Cabrera y Bueno son los más duros del plantel. Zunino siempre se porta bien con la utilería y trae alguna cosita".

"Acá hay multas, sí. Por dejar las cosas tiradas, la ropa personal en las duchas. Se saca foto, se manda al grupo de WhatsApp y tienen que pagar. El dinero se recauda para las comidas. A veces se negocia", cuenta Nicolás cuando es interrumpido por el profesor Alberto Mena que mira sorprendido y le dice al periodista de Referí: "Pero pará, no pierdas tiempo. El mentiroso este de qué puede hablar". El profe agarró un lote de camisetas que estaba arriba del lavarropas y se lo lanzó por la cabeza al utilero violeta mientras gritaba y sonreía: "¡Laburá! ¡Laburá!".

Mientras todo esto ocurría, afuera Santiago Da Rosa, el otro integrante de la utilería violeta, lavaba los zapatos de los jugadores, que estaban llenos de barro, dentro de una terrina.
Los metía debajo de la canilla y limpiaba la suela con un cepillo.
"Yo vine hace cinco años. No sabía nada de esto y entre Jerez y Nico me enseñaron", dice mientras cepilla zapatos sin parar. "El día que me subieron, en mi primer día de trabajo llovía a mares pero entrenamos igual. No saben lo que fue aquello. Me tocó limpiar los zapatos".

El utilero no olvida el gesto del capitán Andrés Fleurquin, encargado de recibirlo en su primer día de tareas. "Me dio la bienvenida, me saludó, y me dijo que le diera para adelante. Que el capitán te brinde esa confianza es notable".
Da Rosa recuerda un día que, en pleno entrenamiento, "pensé que se había ido la pelota afuera y me metí a agarrarla antes. Me gritaron de todo. El técnico era Curutchet. Metí la pata y no sabía qué hacer".


Gritalo

Si hay un partido que lo marcó a Nico fue el empate con Cruzeiro, en el Mineirao, por la Copa Libertadores de 2014.
Resulta que Defensor perdía 2-1 y ya había sido expulsado a Matías Malvino, que estaba en el vestuario siguiendo las alternativas del juego a través del monitor.
"El partido estaba terminando", dice Nico. "Nosotros generalmente acostumbram

De capitán en capitán

Siempre Andy
Un hecho que marcó fue la carta de Mathías Cardacio a Fleurquin el día en que se retiró. Entre otras cosas destacó:"Hoy viernes 27 de noviembre no es un día más, ni para Defensor Sporting ni para el fútbol uruguayo y mucho menos para mí. Hoy se retira el gran capitán. Recuerdo lo que el Tuna Fornaroli me dijo cuando llegué a Defensor: Hermano el Andy Fleurquin es un fenómeno, acordate, y vaya si me acuerdo y lo recordaré toda la vida, seré uno de los tantos agradecidos al fútbol que me permitió conocerte y acá podría explayarme. Me voy a enfocar en la clase de persona que sos, en los valores que me enseñaste en estos dos años y medio que compartimos y el orgullo que siento al decir: El Andy fue ¡mi gran capitán! ¡Mi líder y mi amigo!!! Para terminar, esa condición de líder simple y a la vez tan convincente te hace especial y esa manera de sentir el fútbol competitivo, con la familia pegada en el pecho y el Uruguay siempre presente en cada charla que nos diste hizo que yo pueda aprender de un grande como vos. En nombre de este grupo y de mi familia, te agradezco con el alma lo que fuiste para nosotros. Por siempre mi gran capitán Andy".

Jaume
El actual capitán, Andrés Lamas, repasó en charla con Referí la forma en que lo marcaron los capitanes de la viola. "Uno tiene ejemplos de capitanes y de otros que son capitanes sin cinta. Admiro cosas de Maulella, de Coto Correa, de Cabrera, de Cardacio. Cosas de Nico Olivera que vos mañana podés tener problemas con un compañero, pero no dejás de admirar o tomar cosas. Para mí un gran referente fue Jaume. Fue mi primer compañero de cuarto. Era un pibe de 21 años y para mí ese era un capitán. El cariño por la institución me lo transmitió Nico Olivera. El valor de un grupo el Coto Correa. El profesionalismo, la humildad, Jaume".

Soy uno más

Nicolás Fajardo reveló que una de las principales características que marcan el vestuario del club son los líderes. "Siempre tuvimos buenos capitanes y referentes. Podés tener algún problema y lo conversás con ellos y siempre tratan de buscar soluciones. Acá soy uno más. Si quiero ir a tomar mate al vestuario no hay ningún problema, ninguno te mira raro y a veces hablan temas delante tuyo que ni querés saber y ahí hago lo que me dijo Jerez: me voy a marcar la cancha".
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...