Tecnología > PRIVACIDAD

El peligro de los juguetes conectados

Muñecas que hablan, envían fotografías o reconocen la voz del niño e incluso sus movimientos; ¿cómo prevenir que se conviertan en un problema de seguridad? 

Tiempo de lectura: -'

13 de enero de 2019 a las 05:02

Los juguetes que pueden conectarse a internet son una de las novedades para regalarles a los más pequeños. Muñecas y robots que hablan, envían fotografías e interactúan con el niño en un sueño hecho realidad: un juguete que es real. Sin embargo, la posibilidad de ser víctimas de un hackeo se convirtió en un problema a tener en cuenta por los padres.

Por ejemplo, en 2015, investigadores descubrieron que ciberdelincuentes podían usar el módulo Bluetooth desprotegido de la muñeca My Friend Cayla para escuchar y espiar a los niños y a sus padres. Por eso, la Agencia Federal de Redes de Alemania sugirió a los padres que se deshicieran de ellas.
Los niños quieren muñecos conectados, que envíen imágenes en tiempo real y hasta puedan grabar datos del día a día y reconocer su voz y sus movimientos; para ellos son un entretenimiento atractivo. Pero estos dispositivos suponen una brecha de seguridad en la privacidad, principalmente porque pueden ser víctimas de amenazas constantes. 

Para José Luis López, representante de la empresa de seguridad ESET en Uruguay, las cámaras incluidas en los juguetes pueden conectarse de forma remota por un extraño y vulnerar la privacidad e intimidad de las personas y poner en peligro la integridad física de los usuarios. “Esto debería preocupar a los adultos”, explicó el técnico a Cromo

Una solución a esto es no comprar este tipo de juguetes. No obstante, es una muy drástica, dado que para López no se puede negarle la tecnología a los más chicos solo porque el adulto no la entienda. El experto consideró que es importante que los padres se tomen este problema como algo serio y tengan la iniciativa de investigar sobre los juguetes antes de comprarlos. En particular, si estos dispositivos “piden datos puntuales, si tiene cámaras o micrófonos que permitan la transmisión de imágenes y sonidos a través de internet”, concluyó. 

Advertencias cibernéticas

Debido al auge de las tecnologías incorporadas a los juguetes, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) de España, junto con el centro de Internet Segura for Kids (IS4K) diseñaron un manual que explica cuáles son los consejos de seguridad a tener en cuenta por padres. Su propósito es advertir sobre los riesgos que implica el uso de la información personal que manejan los juguetes. Al personalizar la experiencia, los juguetes recogen datos del niño que, según los expertos, si no es seguro, una persona ajena podría conectarse al mismo y conseguir toda la información que tiene almacenada en su  memoria.

López, al igual que el manual del Incibe, exhorta a que los adultos tengan en cuenta la edad recomendada de cada juguete, sus instrucciones técnicas y si está orientado al entretenimiento o si tiene funciones educativas. Un riesgo es que el niño tenga acceso a servicios online con contenidos inapropiados.

En cuanto a la configuración del dispositivo, se debe bloquear el acceso de otras personas a la red wifi del hogar y se deben tener operativas todos los recursos de seguridad como contraseñas y actualizaciones de software. El objetivo es que ningún hacker o persona externa pueda conectarse al juguete. Por eso, también es necesario comprobar y eliminar los registros de datos de forma periódica y mantener apagado el juguete mientras el niño no lo use. Los padres deben asegurarse, además, que se descarga la app oficial del juguete y los permisos son apropiados.

Supervisión de un adulto

El experto también recomienda que los padres deben estar pendientes del uso que sus hijos hacen de estos juguetes, educarlos en valores saludables y estar abiertos a una comunicación fluida con los chicos. 

En un futuro, López cree que los “fabricantes tomarán más en serio este problema y ya solo dependerá de plantarnos las mismas cuestiones que ahora cuando les damos a nuestros hijos un móvil con conexión a internet”.

 

Tres polémicas
My Friend Cayla


Esta muñeca alemana no tenía las medidas necesarias de seguridad y cualquier móvil que estuviera a menos de nueve metros de la muñeca se podía conectar a través del Bluetooth sin ningún requisito. De esta forma, el intruso podía comunicarse con el niño a través del micrófono que venía incluido. 
i-QUE Intelligent


Este robot inteligente usa una aplicación móvil mediante la cual los niños le envían mensajes. El robot es capaz de reconocer su voz. Para iniciar el juego, este muñeco les pregunta datos personales a los niños, que luego son enviados a una base de datos en Estados Unidos.
Barbie Hello


La nueva versión de Barbie graba conversaciones y se conecta a internet. Expertos en seguridad revelaron que expone la información privada de los usuarios como la red wifi o los archivos MP3 generados con las conversaciones y que se almacenan en la memoria de la muñeca. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...