Cargando...
BBC

BBC News Mundo

El "Santa Claus" de centro comercial que se convirtió en un infame asesino en serie

Tiempo de lectura: -'

06 de noviembre de 2022 a las 21:50

Bruce McArthur era un jardinero que también trabajaba personificando a Santa Claus en un centro comercial de Canadá.

A pesar de que tuvo múltiples altercados con la policía, y que incluso recibió una sentencia de libertad condicional después de un ataque violento años antes, McArthur evitó ser detenido durante bastante tiempo.

Cuando fue arrestado, ya había asesinado a ocho hombres entre 2010 y 2017.

El hombre de 67 años se declaró culpable de ocho cargos de asesinato en primer grado ante un tribunal.

La mayoría de sus víctimas tenían alguna relación con Village, el barrio gay de la ciudad de Toronto. Casi todos tenían ascendencia de Medio Oriente o del sur de Asia.

Pero debido a que McArthur se declaró culpable en su juicio, gran parte de esta evidencia del caso no se escuchó en el tribunal.

Mobeen Azhar, de la BBC, viajó a Toronto para descubrir cómo Bruce McArthur mató a ocho personas durante siete años sin ser descubierto.

Se dio cuenta de que la policía estaba lidiando con un asesino en serie muchos años antes de que finalmente lo atraparan.

Un escape afortunado

Una persona que tuvo suerte de escapar de McArthur fue Sean Cribbin, quien lo conoció en julio de 2017.

Se conocieron e intercambiaron mensajes en línea en una aplicación de citas donde McArthur usó el nombre de usuario "Silver Fox" (zorro plateado).

El perfil de McArthur lo describía como un "papi de cuero" y escribió que le gustaba "llevar a los límites a un chico".

Papá Noel
BBC
Bruce McArthur trabajó como Papá Noel en un centro comercial.

Cribbin lo visitó en el bloque de apartamentos donde vivía McArthur para tener relaciones sexuales. Pero se desmayó después de consumir el medicamento ácido gamma-hidroxibutírico, más conocido como GHB.

"Cuando volví en sí, lo vi de pie, mirándome", recuerda Cribbin. "Él nunca hizo ninguna referencia al hecho de que me perdí durante 20 minutos. Lo tomé como una mala cita".

Pero, de hecho, Cribbin tiene suerte de estar vivo. El encuentro tuvo lugar apenas un mes después de que McArthur matara a su octava víctima.

Algún tiempo después del incidente, un detective se puso en contacto con Cribbin y le dijo que se había encontrado una imagen de él en el disco duro de McArthur.

"Me puso una capucha sobre la cabeza y cinta adhesiva sobre los ojos", describe Cribbin. "Su mano estaba sobre un tubo contra mi garganta y tomó una fotografía. Eso sucedió durante los 20 minutos".

Cribbin ni siquiera sabía que la fotografía existía hasta que la policía le informó, pero el extraño ritual de poner a posar a sus víctimas era, de hecho, parte del comportamiento repetitivo de McArthur.

La policía encontró carpetas numeradas en el disco duro de McArthur que correspondían a cada uno de los ocho hombres que asesinó.

McArthur también vestía a las víctimas con un abrigo de piel y las carpetas contenían múltiples imágenes de los hombres antes y después de la muerte.

Parece haber guardado las imágenes como recuerdos.

Selim Esen, Andrew Kinsman, Majeed Kayhan, Dean Lisowick, Kirushna Kumar Kanagaratnam, Abdulbasir Faizi, Skandaraj Navaratnam, Soroush Mahmudi
Policía de Toronto/BBC
Las víctimas del hombre fueron (izq-der, en el sentido del reloj): Selim Esen, Andrew Kinsman, Majeed Kayhan, Dean Lisowick, Kirushna Kumar Kanagaratnam, Abdulbasir Faizi, Skandaraj Navaratnam y Soroush Mahmudi.

Al igual que muchas ciudades del mundo, en Toronto la droga ilegal GHB o "G" está fácilmente disponible.

Algunas personas usan la droga durante las relaciones sexuales porque reduce las inhibiciones. No tiene sabor ni olor y puede provocar fácilmente desmayos.

Si bien se usa con mayor frecuencia de manera consensuada, se ha relacionado con la violación e incluso con el asesinato. Se sabe que McArthur usó GHB con al menos algunos de los hombres que fueron su objetivo.

Un traficante de GHB que quiere ser conocido como "Joey" cuenta haber visitado la casa de McArthur para consumir la droga y tener sexo con él.

"Tenía algo de G para los dos", dice. "Empecé a sentirme realmente extraño. Me hacía preguntas raras como: '¿Eres cercano a tu familia? ¿Tienes hermanos'".

"En retrospectiva, probablemente estaba viendo si alguien me extrañaría si desaparecía. Le dije que no me sentía bien, así que me tenía que ir. No había vida en sus ojos. Me pareció malvado. Cada vez que escucho su nombre, es espeluznante".

Al igual que Sean Cribbin, Joey sobrevivió a su encuentro con McArthur. Otros ocho no lo hicieron.

Vidas secretas

Muchos de los hombres asesinados por McArthur no siempre podían ser honestos acerca de con quién tenían relaciones sexuales debido a cosas como su origen religioso.

Krishna Kumar Kanagaratnam, por ejemplo, vivía en las sombras porque su solicitud de asilo después de huir de Sri Lanka había sido rechazada.

Y nunca fue reportado como desaparecido porque sus amigos y familiares temían que eso pudiera causarle problemas.

Toronto's Gay Village
BBC
Todas las víctimas frecuentaban el Village, el barrio gay de Toronto.

Otra víctima, Abdulbasir Faizi, era de origen afgano y había llegado a Canadá como inmigrante. Vivía con su esposa e hijos y pasaba gran parte de su tiempo trabajando en una fábrica.

La noche en que desapareció, visitó un local de hamburguesas en el barrio gay de Toronto, así como una sauna de la comunidad.

Se dice que la esposa de Abdulbasir quedó "realmente conmocionada" cuando le contaron sus movimientos la noche en que lo vieron por última vez.

Como muchos de los hombres en la mira de McArthur, Abdulbasir tenía una vida secreta.

Hoy en día, muchos miembros de la comunidad afgana de Toronto todavía tienen problemas para hablar públicamente sobre lo que les sucedió a Abdulbasir y a los otros canadienses afganos a los que McArthur perseguía.

Al hablar con familiares y amigos de algunas de las víctimas, fue notorio que eso se debía en parte a los tabúes en torno a la sexualidad.

Majeed Kayhan, una de las víctimas, vivía cerca del área de Church Street. Se había mudado allí después de que rompió la relación con su esposa. Finalmente se divorciaron.

Sus amigos homosexuales lo conocían como "Hameed" y, según ellos, estaba en una relación con un hombre, a quien la familia de Majeed conocía como su "compañero de cuarto".

Un mural en el Village de Toronto.
BBC
Un mural en el Village de Toronto por las víctimas.

El sobrino de Majeed, Saber, dice que el matrimonio de su tío no funcionó, pero que mantuvo buenas relaciones con sus hijos.

"Él amaba a sus hijos y tenía una buena relación con su esposa", dice Saber. "Tenían una comunicación normal".

A pesar de lo que se dijera de la relación de Majeed con un hombre, su familia sostiene que no era homosexual.

"Absolutamente no", agrega Saber. "Lo conozco muy bien. Era más hombre que cualquier otra persona que yo conozca. Él no estaba en esas cosas. Tal vez fue engañado en algo".

Oportunidades perdidas

Cuando finalmente atraparon a McArthur, hubo protestas de la comunidad gay en Toronto por cómo pudo matar sin ser detectado durante siete años, especialmente porque había tenido encuentros con la policía y tenía vínculos conocidos con algunas de las víctimas.

Una detective que investigaba el caso de Abulbasir Faizi, que desapareció en diciembre de 2010, cuenta que les dijo a sus colegas que podrían estar lidiando con un asesino en serie.

Marie-Catherine Marsot trabajaba para la policía regional de Peel en Ontario en ese momento.

"Cuando regresas a la oficina y dices 'creo que tenemos un asesino en serie', todos se ríen. Por supuesto, porque ¿cuál es la posibilidad de capturar a un asesino en serie en la carrera de un agente de policía? Realmente pocas", señala.

"De inmediato, hablé por teléfono e intenté contactar a la policía de Toronto. Dejé un mensaje de voz y esa persona no me devolvió la llamada. Me estaba enojando… así que envié un correo electrónico formal".

Barrio gay de Toronto
AFP
Muchos habitantes del Village creen que si la policía hubiera actuado antes, algunas muertes habrían podido evitarse.

En él, Marie-Catherine destacó los paralelismos entre dos hombres, ambos de piel morena y ambos con pasado en el barrio gay de Toronto, que se creía que estaban desaparecidos en ese momento.

Marie-Catherine dice que la policía de esa ciudad nunca respondió. A su vez, la policía de Toronto dice que no hay registro de aquella alerta.

McArthur asesinó a seis hombres más antes de ser arrestado. Abdulbasir Faizi había sido, de hecho, su segunda víctima.

Selim Esen, Andrew Kinsman, Majeed Kayhan, Dean Lisowick, Kirushna Kumar Kanagaratnam, Skandaraj Navaratnam y Soroush Mahmudi fueron los otros siete.

Una revisión independiente del manejo de los casos de personas desaparecidas por parte de la policía de Toronto encontró "fallas graves" en la investigación del asesino en serie.

Pero también reconoció el buen trabajo de agentes en particular y concluyó que las deficiencias no eran "atribuibles a prejuicios manifiestos o discriminación intencional".

Aquellos que conocieron y amaron a estos ocho hombres siempre tendrán un vacío en sus vidas. Una comunidad quedó con profundas cicatrices.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

    BBC

    Comentarios

    Registrate gratis y seguí navegando.

    ¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

    Pasá de informarte a formar tu opinión.

    Suscribite desde US$ 345 / mes

    Elegí tu plan

    Estás por alcanzar el límite de notas.

    Suscribite ahora a

    Te quedan 3 notas gratuitas.

    Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

    Esta es tu última nota gratuita.

    Se parte de desde US$ 345 / mes

    Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

    Elegí tu plan y accedé sin límites.

    Ver planes

    Contenido exclusivo de

    Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

    Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

    Cargando...