Espectáculos y Cultura > música

El tercer nacimiento de Abel Pintos

El argentino regresa a Uruguay para realizar cinco shows como presentación de su nuevo disco, 11

Tiempo de lectura: -'

03 de octubre de 2017 a las 05:00

El número 11 tiene un significado importante para Abel Pintos. Está asociado con sus tres nacimientos. El primero fue el biológico, el 11 de mayo de 1984. El segundo fue el día que empezó a cantar, cuando tenía 11 años. El tercero, según él, fue con su disco más reciente, el undécimo de su trayectoria musical que ya lleva 22 años.

"Me di cuenta de que en el disco las canciones hablaban del valor que tiene conocer y respetar las individualidades propias y ajenas en todo tipo de relaciones para aprender a relacionarnos más libres de juicios y prejuicios, y que elegimos al otro por lo que es, más que por el interés que nos pueda unir", dijo a El Observador el cantante y compositor argentino, que a partir de este martes comienza una gira por cinco escenarios uruguayos, con entradas agotadas en casi todas sus presentaciones –queda un escaso remanente para su show en Landia (Parque Roosevelt)–.

Esa gira llega como parte de la presentación de su nuevo disco, al que no le quedó más remedio que llamarlo 11. Eso no solo representa la cantidad de discos que lleva editados, o la suma de las individualidades. "En la numerología representa la sabiduría. Y para existir necesita la convivencia y el respeto de dos individualidades, de dos número uno, de cosas egocéntricas que coexisten. Es un título simple pero con significado profundo", sostuvo Pintos.

Este nuevo disco –que, como no podía ser de otra forma, tiene once canciones– marca un quiebre con respecto a sus producciones anteriores al incorporar a su equipo al productor español Leiva y al sueco Martin Terefe, un puesto que antes ocupaban Pintos y su hermano mayor Ariel, con quien ha trabajado desde sus inicios.

"En este disco buscaba objetividad, por eso elegí trabajar con productores extranjeros, que no supieran de dónde viene mi música y hacia dónde pretendía ir", explicó el cantante. "Y le dije a Ariel que no quería que produjéramos, pero que se pusiera en el mismo papel que yo, que venga alguien de afuera a criticar lo que considerás como puntos fuertes y te ayude a mejorar. Y se copó".

Los productores influyeron también en la forma de encarar la grabación, que en discos anteriores podían llegar a estar compuesta por sesiones de 16 horas. Los europeos le propusieron jornadas de seis horas. "Nos parecía raro, pero así terminás alcanzando una mayor productividad", contó.

Un nuevo comienzo

Si para Pintos el disco 11 marcó un nuevo nacimiento, su anterior álbum, Único, también lo fue. Es que para el argentino, cada nueva etapa es un comienzo de cero. Lo hace con la experiencia de lo aprendido, pero al mismo tiempo con el hambre del que quiere seguir aprendiendo porque tiene mucho camino por recorrer, afirmó.

"El disco anterior me daba esa sensación porque era el primero posterior a Sueño dorado, un aniversario de 15 años de trayectoria. Ahora este que es el segundo de esa etapa, pero el primero en internacionalizarse tanto", comparó.

Giras en familia

Pintos regresa a Uruguay en el marco de la gira de presentación de su disco, uno de los momentos que aprovecha para componer. Eso se debe más que por elección a un estado emocional. "En la gira estás muy sensible, muy estimulado todo el tiempo por el vértigo de la gira, la energía de convivir con tanta gente distinta, hasta la alimentación te provoca cosas distintas, porque vas de los tamales de Santiago del Estero al chivito uruguayo, al cordero patagónico en Río Grande. Todo eso te afecta, estás más conmovido y hace que todo surja más fácil", dijo.

Las giras también le permiten estar en contacto con un público al que llama "familia", porque nota un vínculo afectivo genuino. No solo porque las madres que lo veían hoy asisten a los shows con sus nietos, sino porque el público lo mima. "Me piden que me abrigue, que coma bien. Si está lloviendo o hace frío prefieren no sacarse una foto conmigo para cuidarme", comentó.

Los shows que Pintos dará en Uruguay le implicarán un desafío adicional de convertirlos a formatos más pequeños y con una impronta acústica. "Eso es lo que quería, tener que adaptarme a los escenarios y mostrar algo nuevo ante el público uruguayo. Es un desafío artístico y emocional porque cantar la misma canción es dos formatos te da cosas distintas. Además, cada formato tiene sus ventajas, porque son distantes y distintos", concluyó.

Fechas

SALTO. 3 de octubre. Teatro Larrañaga. Hora 21.

MERCEDES. 4 de octubre. Teatro 28 de febrero. Hora 21.

CANELONES. 6 de octubre. Landia. Hora 21.

NUEVA HELVECIA. 7 de octubre. Cine Helvético. Hora 21.

MALDONADO. 8 de octubre. Cine teatro Cantegril. Hora 21.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...