Elon Musk no es el único que quiere conectar su cerebro a una computadora

Con Kernel, Bryan Johnson también invirtió millones en la integración de la inteligencia artificial en el cerebro

Tiempo de lectura: -'

03 de abril de 2017 a las 05:00

La semana pasada, The Wall Street Journal anunció el lanzamiento de Neuralink, una compañía de investigación médica y el nuevo emprendimiento de Elon Musk, que mediante la implantación de electrodos en el cerebro permitiría que las personas se conecten con dispositivos electrónicos, sin necesidad de pasar por una interfaz. De esta forma se podría cargar y descargar pensamientos, como si el cerebro fuera una nube.

Esta iniciativa del creador de Tesla y SpaceX parece ser pionera en el rubro pero no lo es. Ya existen competidores en la carrera por lograr la simbiosis con las máquinas.

El año pasado, Bryan Johnson, empresario de Silicon Valley y fundador de pagos electrónicos Braintree, creó Kernel, básicamente con los mismos objetivos. La startup ya cuenta con una inversión de US$ 100 millones para investigar las conexiones neuronales.

Así como potenciar las capacidades cognitivas (de memoria), Musk y Johnson también quieren acabar con las enfermedades neurodegenerativas. Poder recopilar datos neuronales de diversas regiones del cerebro abre un sinfín de posibilidades.

Con un proyecto similar en camino, investigadores de IBM están desarrollando un chip capaz de predecir cuándo se va a sufrir un ataque epiléptico.

Simbiosis

Mediante la implantación de electrodos en el cerebro las personas podrían cargar o descargar sus pensamientos a una computadora, creando una simbiosis entre la máquina y la persona. Puede parecer ciencia ficción, pero en un futuro no tan lejano, y gracias a estos proyectos, esto puede convertirse en realidad.

Según The Wall Street Journal, el primer objetivo de Neuralink es acabar con las enfermedades neurodegenerativas, enfocándose en el tratamiento de trastornos cerebrales: epilepsia, depresión o Parkinson.

Sin embargo, la detección y solución de patologías no será su única función. Ya en un futuro, y si la tecnología resulta efectiva y segura, los implantes podrían usarse para otros fines, como para potenciar las capacidades humanas. Una teoría futurista que hará que el cerebro de las personas comience a funcionar como una máquina perfecta, procesando y generando información con la misma velocidad que se absorbe.

Por el momento, Musk ha empezado a reclutar a ingenieros y científicos como Max Hodak, a la vez fundador de Transcriptic, una startup de robótica, la ingeniera Vanessa Tolosa, y los profesores Philip Sabes y Timothy Gardner.

Visionario

Los avances en inteligencia artificial han atraído a Musk desde hace mucho tiempo. Durante la World Government Summit, el creador de Tesla y SpaceX vaticinó que en el futuro se producirá “una mayor fusión entre inteligencia biológica y artificial”.

Musk ha advertido en varias ocasiones, al igual que otros expertos como Steve Wozniak (cofundador de Apple) y Bill Gates (cofundador de Microsoft), acerca de los posibles peligros de la inteligencia artificial. Según algunos estudios, esta tecnología está alcanzando el cerebro del ratón en la actualidad.


REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...