Cargando...
Cuenta de Twitter de Elon Musk

Mundo > Twitter bajo presión

Elon Musk planea despedir 3.700 empleados de Twitter

La empresa tiene una deuda de US$ 13.000 millones y varias grandes compañías analizan retirar sus publicidades ante los mensajes racistas, sexistas y homófobos que se dispararon a poco de cerrarse la compra por parte del dueño de Tesla y Space X

Tiempo de lectura: -'

03 de noviembre de 2022 a las 11:28

Apenas una semana después de haber finalmente formalizado la compra de la red social Twitter por US$ 44.000 millones, el magnate de  origen sudafricano y nacionalizado estadounidense Elon Musk se prepara para despedir a 3.700 trabajadores de la firma, casi la mitad de la plantilla de empleados con que cuenta la empresa, según reportaron el medio especializado Insider y las agencias dedicadas a noticias financieras.

Según las fuentes, tras los ceses laborales de los principales directivos de la compañía, entre ellos el director ejecutivo, Parag Agrawal; el jefe financiero, Ned Segal; el consejero general, Sean Edgett; y la directora legal, Vijaya Gadde; Musk ordenó a los responsables de los diferentes departamentos que identificasen a las personas más valiosas.

Según diversas fuentes del sector, Musk está empeñado en reducir los costos laborales de Twitter, que según el dueño de Tesla y Space X terminó concretando por un monto mayor al valor real de la compañía. Aunque el recorta no llega al 75% que sugirió en reuniones con inversores, versión que desmintió por Twitter, los analistas de Wall Street estiman que Musk planea reducir en al menos un 25% la plantilla de la firma.

El ajuste, además, se da en momentos en que cientos de trabajadores altamente calificados abandonaron la compañía en los últimos meses ante la perspectiva de que Musk se convirtiese en su nuevo jefe. Musk, por su parte, ya anunció que, al igual que hizo en Tesla, revertirá la actual política de teletrabajo e impondrá la presencialidad en las oficinas de la empresa.

En Tesla, por caso, envió un mensaje a los empleados en el que les advertía de que debían pasar al menos 40 horas semanales en las dependencias de la compañía y que solo una vez cumplida la exigencia horaria podrían continuar en sus casas realizando sus tareas a distancia. “Si no estás presente, asumiremos que has renunciado”, le informó Musk a los empleados de la Tesla.

Las consultoras de negocios de Wall Street señalan que los elevados costos de Twitter han resultado en balances generalmente deficitarios y que los ingresos de las empresa no son suficientes para pagar los intereses de una deuda que se calcula en unos US$ 13.000 millones, en parte producto de la financiación conseguida por Musk de inversores y socios para comprar la red social.

Twitter, además, enfrenta un horizonte complejo en términos de ingresos. Incluso antes quede la modificación de la política de moderación de contenidos anunciada por Musk se ponga en marcha, y ante la posible deriva de la red, donde los mensajes racistas, sexistas y homófobos se dispararon a poco de cerrarse la compra, algunas importantes empresas, como General Motors y L’Oréal, ha tomado la decisión de retirar sus pautas publicitarias, según reveló el periódico británico Financial Times.

"Twitter no permitirá que nadie que haya sido eliminado de la plataforma por infringir sus reglas vuelva a ingresar hasta que tengamos un proceso claro para hacerlo, lo que llevará al menos unas semanas más", tuiteó Musk esta semana, al tiempo que recordó su plan para formar un consejo de moderación de contenido compuesto por representantes con opiniones muy diversas, "que seguramente incluirán a la comunidad de derechos civiles y grupos que enfrentan la violencia motivada por el odio".

El compromiso de Musk significaría, en particular, que el expresidente Donald Trump, que tenía en su cuenta de Twitter unos 80 millones de seguidores, no volverá a la red del pajarito hasta después de las elecciones legislativas de medio término del próximo martes, luego de ser expulsado de la plataforma poco después del asalto por parte de sus simpatizantes al Capitolio para impedir la certificación electoral de su rival demócrata Joe Biden.

Sin embargo, hasta el momento, Musk no ha precisado los estándares bajo los que operará la nueva política de moderación ni cómo será la composición del grupo de expertos. Además, y en otra polémica decisión, anunció que planea fijar una cuota de US$ 8 mensuales para los suscriptores que deseen obtener certificaciones que garanticen que sus cuentas no son falsas. Intención que ha generado una multitud de reproches, como la del célebre escritor estadounidense Stephen King. “Deberían pagarme él a mí”, dijo el autor.

Por su parte, la diputada demócrata de izquierda Alexandria Ocasio-Cortez, famosa por su carácter combativo y directo señaló: “Me parto el culo al ver a un multimillonario intentando vender a la gente la idea de que la ‘libertad de expresión’ es en realidad un plan de suscripción de US$ 8 al mes”. La respuesta no se hizo esperar: “Se agradecen tus comentarios, ahora paga US$ 8”, contestó Musk.

Según Wall Street, los despidos en la cúpula de la empresa decididos por el magnate apenas asumió la presidencia de Twitter suman al menos unos US$ 150 millones en concepto de indemnizaciones que Musk seguramente intentará evitar pagar, abriendo así un nuevo capítulo judicial a los que ya acumula el propietario de Space X y Tesla. En cualquier caso, la cifra dista mucho de los apenas 60 días de sueldo que ofrecería a los 3.700 trabajadores en compensación por los despidos que planea.

Desde que adquirió Twitter, Musk ha provocado la ira de varias organizaciones y personalidades preocupadas por su postura a favor de reducir la moderación de contenidos, dando lugar a los discursos más extremistas. En los hechos, un colectivo de 50 asociaciones para la defensa de la democracia, la lucha contra la desinformación e incluso la observación de los medios, envió una carta abierta a los 20 mayores anunciantes en Twitter, advirtiéndoles que las promesas de Musk no representan "con precisión" sus planes para Twitter.

Desafiando en particular a Coca-Cola, Google e incluso Disney, la coalición insta a estos grandes grupos a informar a Musk que cancelarán toda publicidad en Twitter a nivel global si sigue adelante "con sus planes para socavar la seguridad de la marca y los estándares de la comunidad, incluida la moderación del contenido".

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...