Cargando...
Christian Ferreyra

Fútbol > FÚTBOLX100

Ferreyra, de Fénix a justiciero

El mejor árbitro de 2017 recordó su etapa de futbolista y contó cómo decidió hacerse juez

Tiempo de lectura: -'

02 de enero de 2018 a las 05:00

¿Cómo nace la vocación de árbitro?
Resulta que estaba en un entrenamiento y tenía pubalgia. No podía ni pegarle a la pelota y el técnico que dirigía me dijo: 'Mirá, tenemos un amistoso en el Capurro con Danubio, ponete a correr alrededor de la cancha'. Me pongo a correr cuando al rato me llaman y me dicen que faltaron los jueces, y si me animaba a hacer de juez. Y me mandé para adentro. Me gustó y me sentí cómodo. Ahí los compañeros me hicieron bromas sobre que parecía juez de verdad.

¿Y qué pasó después?
Un día en un torneo de fútbol sala interno en el colegio di una mano como árbitro. Y pensé que si un día el fútbol me cerraba las puertas me podía mantener vinculado en esa función.

¿Llegó a jugar a nivel profesional o quedó en juveniles?
Jugué en Progreso en Séptima división y luego en Fénix en casi todas las juveniles.

¿Quién era el técnico que le pidió una mano como árbitro?
Julio Penino. Mi carrera fue de casualidad.

Se suele decir que los árbitros y los periodistas son futbolistas frustrados.
A mí me pasó que cuando vi que el fútbol como jugador me estaba soltando la mano lo que más extrañé fue el ambiente. Entrar a una cancha, el vestuario, tener la responsabilidad de ir a entrenar. Y por ahí fue lo que me llevó a entusiasmarme con el arbitraje.

Pero es un vestuario distinto.
Totalmente. El ambiente es distinto, pero siguen siendo los mismos vestuarios que cuando tenía 13 años y me cambiaba para ir a jugar.

¿De qué jugaba?
Jugaba de 5 o de 8. Y era ahí... Un luchador. Me gustaba mucho la marca y pegarle al arco de lejos. Tenía buena relación con los árbitros. Si bien iba fuerte, nunca tuve un problema. Bah, algo sí, algún lío, pero no con árbitros. Yo era bastante temperamental.

¿El hecho de haber sido un jugador temperamental, lo ayuda a entender al que juega en esa zona del campo?
Ayuda a entender al jugador, ayuda a hacer una lectura de juego mejor y por ese lado anticiparse a la siguiente secuencia de juego que pueda suceder.

¿Recuerda el día que se fue más amargado a su casa por alguna actuación?
Me acuerdo cuando recién arranqué me mandaron a hacer un partido de unos colegios privados. Los entrenadores eran los propios padres y un partido iba 8 a 0 y retiraron el cuadro de la cancha. ¡Me fui con una calentura! Me quedó como anécdota.

¿Es autocrítico?
Cuando uno llega a la casa más frío siempre hace su autocrítica y obviamente en algunos casos me ha pasado quedar con bronca por algún error. El primer perjudicado cuando comete un error es uno mismo.

Acaba de mencionar un detalle que para los protagonistas pasa desapercibido: El primer perjudicado con un error es usted. Acá se ataca solo al juez.
Por supuesto, nosotros también tenemos durante la semana nuestras responsabilidades, nuestros sacrificios, dejamos tiempo con la familia, tenemos que tratar de encontrar el hueco para poder entrenar porque hay que trabajar además de arbitrar. Hacemos un gran esfuerzo para llegar bien al domingo. Lo que menos quiero es equivocarme. Es como le digo a los jugadores: 'Vos querés ser el mejor del fin de semana, yo también quiero ser el mejor árbitro y que no hablen de mí', que es el mejor premio. El primer perjudicado es uno mismo. La familia también sufre.

¿Alguna vez le pasó de recibir llamados intimidatorios?
Nunca he tenido ningún problema. En lo personal no tengo ni Facebook ni Twitter. Me apasiona tanto la profesión que me pongo feliz en las buenas y cuando cometo errores me amargo, pero trato de que no repercuta en la familia ni en el trabajo.

¿Alguna vez llamó a alguien para pedir disculpas por algún error?
No, no me pasó. Sí me ha pasado con algún jugador que tuvo algún golpe de choque de cabeza y traté de comunicarme para saber cómo se encontraba. Más si es un jugador al que conozco. Y si no tengo su teléfono me pongo en contacto con el delegado del club para preguntar cómo está. Pero llamar para pedir disculpas no me pasó. Sí me doy cuenta en el momento, en la cancha, sí. Le he dicho a algún jugador que sí, que me equivoqué, porque somos seres humanos. Trato de ser lo más sincero con el jugador. Tampoco por ser el árbitro tengo la razón en todo, es un juego. Yo siempre digo que el mejor árbitro no es el que no se equivoca sino el que se equivoca menos.

Es un árbitro que dialoga con el jugador entonces.
Lo justo y necesario. Sin pasarse para el otro lado. Si el jugador se siente cómodo no hay problema.

¿El árbitro debe tener cierta cintura para manejar situaciones?
Adentro de la cancha el árbitro tiene que ser una persona que debe cuidar el espectáculo deportivo y muchas veces ser una especie de psicólogo. Dialogar. De repente dejar pasar una secuencia de juego y pasados unos minutos hablarle al jugador. Va en el conocimiento que se tenga de los jugadores. El árbitro debe tomar decisiones e ir solucionando problemas, las herramientas las tiene, pero luego está el dialogo, el gesto.

¿Alguna vez se olvidó de algo en un partido?
Me pasó una vez que entré a un partido y había dejado la libretita para anotar las amonestaciones. Otra vez la moneda del sorteo y hace poco la espuma para marcar las faltas.

¿Con qué moneda realiza el sorteo?
Una que me dieron en un curso de FIFA.

¿Siempre utilizó esa moneda?
En los inicios tenía una moneda plateada aquella de N$ 500. Mi padre coleccionaba monedas, un día le pedí, y me dio esa. Mucho tiempo en juveniles hacia el sorteo con ella. La tengo guardada y la llevo a todos los partidos.

¿La lleva de cábala?
La tengo como recuerdo, pero no tengo cábalas. Sí trato de hacer lo mismo que hago en cada partido. Armar toda la indumentaria la noche anterior al partido.

¿Por qué hizo el curso de entrenador?
Un amigo me invitó y me gusta estudiar el fútbol desde todos los ángulos. Ayuda a entenderlo mejor. Me di cuenta que no solo es para entrenadores sino que lo recomiendo porque tiene materias que ayudan hasta en la vida, para encarar el día a día.

¿Es descabellado pensar que mañana pueda ser técnico?
No lo descarto.

Las frases

"Ganar Fútbol x 100 es como una caricia. Por lo menos uno siente que todo el esfuerzo del año, el sacrificio, en cierta medida te lo reconozcan".

"Un sueño que tengo es contar con un lugar de entrenamiento para árbitros. Un lugar donde puedan venir árbitros del interior a quedarse".

"Como todo cambio a uno le cuesta adaptarse. Yo no recibí una capacitación del sistema VAR, pero es una herramienta de buena utilidad".


Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...