Espectáculos y Cultura > CRÓNICA DEL SHOW

Gritos, fotos, lágrimas y más de un Despacito en el show de Fonsi en Uruguay

El puertorriqueño se presentó anoche en Landia, donde propuso al público un viaje que osciló entre las baladas y los ritmos bailables

Tiempo de lectura: -'

28 de febrero de 2018 a las 09:56

La primera vez que se dirigió al público uruguayo durante su show de anoche en Landia, Luis Fonsi advirtió que se trataría de un "viaje por estos últimos veinte años de música", y que el repertorio iría "desde la balada más corta-venas hasta lo más rítmico, como para mover las nalgas toda la noche". Y eso fue exactamente lo que ofreció durante la hora y cuarenta y cinco minutos que duró su presentación, que marcó su reencuentro con la audiencia local desde su show de 2011, pero también la primera vez en la que venía en su nueva etapa de cantante de pop urbano.

Fonsi empezó apenas unos minutos después de la hora estipulada de comienzo, luego de que los locatarios Juan y Rafa oficiaran de teloneros. El dúo dejó sus dos canciones registradas hasta ahora y completó con versiones. Lo hicieron muy bien, hicieron bailar y cantar al público y es probable que en los próximos meses suenen en los oídos locales con frecuencia.

Pero cuando se apagaron las luces y comenzó una cuenta regresiva de un minuto en las pantallas del escenario, la carpa de Landia se vino abajo. Ahí comenzó una catarata de alaridos, gritos de "te amo", lágrimas de emoción y abrazos que se extendió durante todo el espectáculo, gracias a un público que fue en su amplia mayoría femenino. Y también emergieron los celulares.

Porque Fonsi cantó para unos 4000 uruguayos y 2000 teléfonos. Las pantallas y los flashes no desaparecieron nunca. Fotos. Selfis. Videos. Selfis con Fonsi de fondo. Videos cantando con Fonsi de fondo. Selfis con el grupo de amigas, la hija, la hermana o el novio. La cifra de posteos en Facebook o Instagram que se deben haber subido anoche es, seguramente, incalculable.


Mientras tanto, sobre el escenario, Fonsi oscilaba entre sus baladas como Llegaste tú (que está dedicada a su hija Micaela) e Imaginarme sin ti, alternando con otras más animadas como Corazón en la maleta. También hubo espacio para múltiples guiños y homenajes, tanto de parte del cantante como de su ajustada banda. Fonsi cantó un fragmento de Message in a bottle de The Police (algo que ya había hecho en el Festival de Viña del Mar hace algunos días), hizo un enganchado de hits recientes del pop estadounidense como Party Animal o Shut up and dance, y su banda tocó fragmentos de Fortunate Son y Seven Nation Army.

Acompañado por un cuerpo de baile de dos hombres y dos mujeres, Fonsi también dejó algunos pasos sobre el escenario, en el que además tocó la guitarra.

Uno de los dos clubs de fans del artista dejó en los asientos delanteros una serie de corazones recortados que se alzaron al unísono, al igual que algunos globos. Los carteles, si bien pocos, no faltaron, y también las remeras que llevaban los grupos de fans.

Sobre el final, y luego de varios abruptos cambios de balada a reguetón y viceversa, llegó el más reciente de sus hits: Échame la culpa. Con la voz de Demi Lovato acompañado desde una grabación, la carpa entera cantó el "noeretunoeretunoeretusoio" y se paró a bailar, mientras, por supuesto, los videos y fotos se multiplicaban como los panes y peces bíblicos.

Y al final llegó lo que todos esperaban: Fonsi cantó el verso en inglés que grabó Justin Bieber en la versión del hit que le significó explotar en Estados Unidos y todo el mundo, y con la melodía de guitarra que ya es una seña de identidad, el puertorriqueño soltó la primera pasada por Despacito.

Y allí se desató el éxtasis absoluto, suave suavecito. A eso le siguió su balada más célebre, Yo no me doy por vencido. Fonsi se despidió y volvió para "despedirse bailando". Y sonó de nuevo Despacito. Por segunda vez se despidió y regresó para un último guiño, con el estribillo de De Música ligera, mientras todos saltaban y sacaban las últimas fotos.

Así fue el paso de Luis Fonsi por Uruguay por primera vez desde su masividad global. No decepcionó. Hay fotos y videos, lágrimas y gargantas afónicas que lo confirman.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...