Nacional

Indagan a cadena exportadora por cargamento de cocaína

Fiscalía quiere saber cómo ingresaron a Uruguay los 400 kilos de droga

Tiempo de lectura: -'

11 de septiembre de 2018 a las 05:04

La incautación en el Puerto de Montevideo de un contenedor con 400 kilos de cocaína escondidos en fardos de lana, dio inicio a una investigación sobre todo el canal exportador detrás de esta carga ilegal que tenía como destino Amberes (Bélgica). Según informó la Dirección Nacional de Aduana,  todo el contenido del contenedor fue agregado en Uruguay y de hecho está documentado como una exportación de una empresa uruguaya que tiene una actividad de años en esta terminal portuaria.

Fernando Wins, gerente de control y gestión de riesgo de la Aduana, calificó a esta incautación como la mayor en la historia del Puerto de Montevideo, y dijo que toda la cadena exportadora está siendo investigada.  

Por este caso ya fueron imputadas cuatro personas. Entre los señalados por la fiscalía, se encuentra el despachante de aduanas, a quien se le imputó un delito en calidad de cómplice de tráfico ilícito de drogas en la modalidad de exportación en grado de tentativa, y la funcionaria de la Aduana que tenía la responsabilidad de controlar la mercadería pero que no lo hizo, a la cual le fue imputado el delito de omisión y contumacia de los deberes del cargo.  

El contenedor había sido calificado como de “canal rojo”, por su alto riesgo, razón por la que la funcionaria debería haber hecho no solo un control de la documentación sino también una revisión de la carga.

La Justicia dispuso 90 días de prisión preventiva para el despachante, al tiempo que la funcionaria que debió haber controlado el cargamento se le dispuso como medida cautelar la obligatoriedad de fijar domicilio y la prohibición de salir del país sin autorización previa por seis meses.

Los otros dos  fueron señalados como autores de tráfico de drogas en la modalidad de exportación. El primero de ellos es la persona que contrató al despachante de aduana para que se ocupe del ingreso y salida de la mercadería, mientras que el segundo fue el responsable de trasladar los fardos de lana en los que se ocultó la droga hasta la plaza de contenedores del puerto.

Según informó la fiscalía durante la audiencia en la que se formalizó la imputación contra estas cuatro personas, el contenedor pudo ser detenido porque el jefe de la División de Propiedad Intelectual, Lavado de Activos y Narcóticos de la Aduana fue informado por Fiscalía Argentina sobre la existencia una carga que saldría desde el puerto de Zárate hacia la ciudad de Montevideo para luego ser redirigido a Bélgica, posiblemente contaminada con cocaína y oculta en fardos de lana.

Sin embargo, según informó Wins, la información era parcial por lo que se optó por bloquear varios contenedores para realizarle una serie de inspecciones con el escáner con el que cuenta el puerto. Allí se pudo identificar que en uno de ellos existía una anomalía que llevó a que se tomara la decisión de abrirlo y revisar la mercadería.

Finalmente se supo que los contenedores fueron cargados en Uruguay y no en Zárate. La fiscalía investiga ahora si existieron otros cargamentos similares, así como dónde y quiénes se ocuparon de acondicionar la carga de droga dentro de los fardos de lana. También buscarán saber quién se ocupó de traer la cocaína a Uruguay para luego ponerla en los contenedores, ya que el país no es productor de esta droga.

Más allá de las investigaciones que vienen llevándose en la Justicia Penal, la Aduana investigará al exportador y definirá sanciones. Este fin de semana se llevaron adelante una serie de allanamientos que permitieron aportar nueva información a la investigación que apunta a desbaratar una banda de narcotraficantes de alcance internacional.

Los canales de color

La Aduana trabaja bajo un sistema de colores. Las exportaciones que van por el canal verde no son controladas, por entender que no existe un riesgo. Para las de color naranja se debe controlar la documentación, mientras que las de color rojo se debe revisar, además de la documentación, el interior del contenedor.

Antes de que se aplicara este sistema se revisaba el 30% de todas las cargas, pero desde que se optó por los canales de color se hace únicamente con el 10%. De todas formas, según Wins, la eficacia de los operativos se incrementó un 100%, ya que se actúa específicamente donde existe el riesgo.

Comentarios