Mundo > DEVASTADOR

Indonesia intenta rearmarse en medio de alertas por un nuevo tsunami

Con juegos y canciones buscan evitar que los niños sigan sufriendo las consecuencias del desastre

Tiempo de lectura: -'

29 de diciembre de 2018 a las 05:03

Octavia no pierde de vista a sus hijos, mientras cantan y juegan con otros niños durante un taller que trata de aliviar el trauma generado por el tsunami que devastó las orillas del estrecho de la Sonda en Indonesia.

Para los educadores que animan este programa en una sala de fútbol reconvertida en centro de evacuación en la localidad de Labuan, la idea es sencilla: el juego debe permitir a los niños olvidar durante un tiempo lo que vivieron el pasado fin de semana, cuando una ola gigante cruzó el estrecho que separa las islas de Java y Sumatra.

Según los expertos, la tragedia siguió a una erupción moderada del Anak Krakatoa, “hijo” del legendario volcán Krakatoa, que provocó un hundimiento submarino de una parte del volcán y el desplazamiento de masas de agua.

El último balance hasta la fecha da cuenta de 430 muertos, 1.495 heridos y 159 desaparecidos.

Octavia, de 30 años, junto con su marido, su bebé y dos hijos de tres y cinco años se salvaron. Pero perdieron casi todos sus bienes.

“Mi casa fue arrasada por las olas”, explica a la AFP Octavia, sentada sobre una lona. Detrás de ella, la ropa se está secando. “Sólo pude guardar algunos bienes. El resto desapareció”, destaca.

Afectados psicológicamente

En otros centros de evacuación, se distribuyen hojas a los niños para que dibujen, así como peluches y juguetes.

En todos lados, los voluntarios de las asociaciones de ayuda están atentos a los signos de trauma vinculados con el tsunami, como la pérdida de apetito o las dificultades para dormir.

“Hay muchos niños afectados psicológicamente”, observó Dina Amanah Tayusani, de la asociación Anak Banten.

“Algunos perdieron a sus padres. Muchos perdieron su casa, sus cosas”, añade.

Los médicos lamentan la falta de medicamentos y de reservas de agua potable y temen una crisis sanitaria.

Cerca de 22.000 personas han sido desplazadas, y los niños son claramente las personas más vulnerables, explica Michel Rooijackers, de la organización Yayasan Sayangi Tunas Cilik, uno de los socios de la asociación Save The Children en Indonesia.

Además de la acogida y la distribución de kits de higiene, esta asociación creó espacios para ayudar a los niños en apuros.

“La situación en los refugios temporales  está mejorando pero aún no es óptima”, explica Rooijackers.

“Es muy útil. Mis hijos pueden conocer a otros niños y así no se aburren”, explica Octavia. “Mi hijo me dijo: ‘Mamá, ahora estamos de vacaciones’. Me puse a llorar porque en realidad, sufrimos mucho”, comenta.

Elevan alerta por el volcán

En tanto, Indonesia aumentó el jueves el nivel de alerta para el volcán que causó un tsunami en el estrecho de la Sonda, y cuya actividad podría engendrar una nueva ola mortal.

Las auxtoridades llevaron el nivel de alerta a “elevado”, es decir el segundo más importante. La aviación civil pidió a todos los aviones que eviten la zona.

También extendieron a cinco kilómetros el radio de la zona prohibida en torno al Anak Krakatoa. Instaron a los habitantes a mantenerse alejados del litoral, tras el tsunami que se abatió el sábado por la noche contra las costas del estrecho, entre las islas de Sumatra y Java.

Anak Krakatoa es una pequeña isla volcánica que surgió en el océano medio siglo después de la mortífera erupción del volcán Krakatoa de 1883, que dejó más de 36.000 muertos. Es uno de los 127 volcanes activos de Indonesia.

El jueves, el Anak seguía expulsando nubes de cenizas, por lo que el riesgo era mayor para los barcos que navegaran por las inmediaciones.

“La gente [cerca del volcán] podría ser alcanzada por piedras ardientes, por el derrame de [flujos] piroclásticos y espesas cenizas”, añadió.

 “Rezad por nosotros”

“Hemos incrementado el nivel de alerta a causa de un cambio en las características de la erupción”, declaró el jueves a la AFP un responsable del Observatorio del Krakatoa, Kus Hendratno.

Los flujos piroclásticos no suponen un riesgo inmediato para las ciudades de la región porque el volcán se encuentra en una isla en medio del estrecho y alejada de los centros de población. Pero el cambio de nivel de alerta acrecentó los temores de los habitantes, ya asustados ante la idea de volver a sus casas.

“Rezad por nosotros para que todo salga bien”, rogó por su parte Sukma, agente de seguridad en Mutiara Carita Cottages, cuyos edificios están totalmente devastados.

“Esto me preocupa”, declaró Ugi Sugiarti, cocinero del hotel Augusta de Carita, una de las localidades más afectadas por el tsunami. “Ya he sido evacuado”.

Cerca de 22.000 personas tuvieron que abandonar sus hogares tras el tsunami y ahora están viviendo en refugios.

El miércoles por la noche, las autoridades advirtieron que el viento arrastra las cenizas y la arena hasta las localidades de Cilegon y Seran, en la isla de Java, y exhortaron a los habitantes a llevar gafas y mascarillas si salían de casa.

Las lluvias torrenciales provocaron inundaciones en algunos sectores, complicando las labores de los socorristas, y lastrando un poco más la vida de las personas afectadas por el tsunami.

Los médicos alertaron de la falta de medicamentos y de agua potable, alimentando los temores de una crisis sanitaria.

Es la tercera catástrofe en el archipiélago en los últimos seis meses, tras una serie de sismos en la isla de Lombok en julio y agosto, y de un tsunami en Palu, en la isla de Célebes, que causó 2.200 muertos y miles de desaparecidos en septiembre.

Indonesia, una de las zonas más proclives a sufrir catástrofes de la Tierra, se encuentra en el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, donde coinciden placas tectónicas y se produce una gran parte de las erupciones volcánicas y sismos del planeta.

El 26 de diciembre de 2004, un tsunami desencadenado por un sismo submarino de magnitud 9,3 frente a las costas de Sumatra, en Indonesia, causó la muerte de 220.000 personas de varios países del océano Índico, 168.000 de ellas en Indonesia.

AFP   

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...