Nacional > INVESTIGACIÓN

Justicia de EEUU requirió a un uruguayo vinculado a caso Pdvsa

Se trata del propietario de un banco estadounidense de capitales uruguayos, el cual habría ofrecido la plataforma financiera para la maniobra

Tiempo de lectura: -'

26 de julio de 2018 a las 13:00

Un grupo de exfuncionarios venezolanos, junto a empresarios de otras nacionalidades, entre los que se encuentra un uruguayo, fueron acusados de lavar US$ 1.200 millones de la petrolera venezolana Pdvsa en el estado de Florida, informó el miércoles la fiscalía estadounidense, que identificó como "boliburgueses" a esos "miembros de la elite venezolana".

"Los supuestos conspiradores son exfuncionarios de Pdvsa, lavadores de dinero profesionales y miembros de la elite venezolana, a veces conocidos como boliburgueses", indicó la fiscalía en un comunicado, utilizando el término con el que los venezolanos se refieren coloquialmente a los funcionarios corruptos, uniendo los vocablos "bolivariano" y "burgués". El uruguayo que se encuentra requerido es Marcelo Gutiérrez, el director y accionista del banco estadounidense de capitales uruguayos Vestin Bank. Según dijo a El Observador una persona cercana al empresario, él se enteró a través de los medios de la citación ya que hasta el momento no le llegó ninguna comunicación formal desde Estados Unidos requiriendo su presencia en la Justicia.

Desde el banco, negaron cualquier participación de la empresa en el entramado de lavado de activos y aseguraron que cumple con los "estrictos controles" que ordena la legislación estadounidense. Es que aunque el banco creado en 2015 tiene capitales uruguayos, se regula bajo la norma estadounidense desde Puerto Rico.

En tanto, los venezolanos inculpados son Francisco Convit, accionista de Derwick Associates; Carmelo Urdaneta, exasesor jurídico del Ministerio de Petróleo y Minería; Abraham Ortega, exejecutivo de la empresa estatal petrolera Pdvsa y José Vicente "Chente" Amparan, un empresario calificado como un "lavador de dinero profesional" con vínculos en España y Malta.

Esos cuatro venezolanos no han sido detenidos, así como el portugués Hugo Ramalho, quien también permanecen fugitivo tras ser inculpados por la fiscalía federal del distrito sur de Florida.

El vínculo uruguayo

Hasta ahora, en esta operación fueron detenidos entre el martes y el miércoles en Matthias Krull (alemán) y Gustavo Hernández Frieri (colombiano) en Florida, y en Sicilia, Italia, respectivamente. Este último, que será extraditado a Estados Unidos para ser procesado, mencionó en la causa los servicios financieros que ofrecía el banquero uruguayo.

"Seguro y discreto. Y lo bueno es que sin estar en Estados Unidos está en Estados Unidos... en Puerto Rico", dice Hérnandez en referencia al banco de capitales uruguayos, según consta en el audio de una grabación que es usada como prueba por la fiscalía. Hérnandez dijo en una comunicación telefónica que él operaba con una institución financiera (en referencia a Vestin Bank) en la que conocía al dueño y él podía facilitarle ciertos trabajos. Según consta en grabaciones presentadas por la Fiscalía, Gutierrez mantuvo conversaciones con Hernández en el que el banquero uruguayo ofrece esquemas para justificar las transferencias de dinero, para lo cual cobraría una comisión de 2,5%.

La maniobra

De acuerdo a la denuncia criminal, "la conspiración en este caso supuestamente comenzó en diciembre de 2014 con un esquema de cambio de divisas diseñado para malversar cerca de US$ 600 millones de Pdvsa", indicó la fiscalía. "Para mayo de 2015, la conspiración supuestamente se había duplicado a US$ 1.200 millones de dólares malversados de Pdvsa", añadió. En 2016, una persona que había estado participando en la conspiración para lavar dinero se entregó a la justicia estadounidense decidida a cooperar, luego de haber recibido € 78 millones de un contrato con la petrolera estatal venezolana.

Gracias a este informante, la llamada Operación Huida de Dinero estudió cientos de grabaciones hechas lo largo de dos años y halló que el dinero de la compañía petrolera, que aporta 96% de los ingresos de Venezuela, era lavado a través de la compra de bienes raíces en Miami y de "sofisticados esquemas de falsas inversiones".

Ríos de ganancias criminales

El agente del Departamento de Seguridad Interior que hizo la investigación, George Fernández, dijo en su declaración jurada que los conspiradores –a través de Pdvsa– compraron dólares a una tasa de cambio oficial, que en Venezuela es muy inferior al valor del dólar en el mercado negro.

"En el sistema de divisas controlado por el gobierno de Venezuela corren desenfrenadamente el fraude y la corrupción masiva. Se estima que el fraude alcanza los US$ 20.000 millones y los reportes indican que funcionarios de gobierno corruptos aceptan sobornos para autorizar intercambios al cambio oficial", dijo el agente Fernández.

Haciendo un par de transacciones, explicó, un criminal puede convertir decenas de millones de dólares en cientos de millones de dólares, mientras el país se ahoga en una crisis humanitaria sin precedentes.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...