18 de junio 2024
Dólar
Compra 38,30 Venta 40,50
24 de noviembre 2022 - 13:05hs

Desde Diego Alonso, quien condicionó el juego de Uruguay con un planteamiento con tres puntas, pero que terminó siendo conservador, hasta la falta de juego del equipo, Uruguay se traicionó a sí mismo.

No es sencillo debutar en un Mundial y eso lo sintió en carne propia el técnico celeste. Alonso no fue Alonso.

Con Federico Valverde detrás de los tres cuartos de cancha hasta los 75 minutos, sin ver a Giorgian De Arrascaeta al menos algunos minutos, o quizás a Facundo Torres quien puede sorprender por izquierda, o el propio Agustín Canobbio por derecha, Uruguay careció de apertura y de llegada con oficio. Aunque se hubiera ganado con el misil de Valverde, el análisis hubiera sido el mismo.

Obvio que el técnico es quien está ahí y su forma de pensar el partido y de ver el juego, no tiene por qué coincidir con la visión del periodista. Pero esa fue la sensación que dejó este inicio del Mundial. Que fue su debut y que le costó encontrarse a sí mismo.

Temas:

Diego Alonso selección uruguaya Corea del Sur

Seguí leyendo

Más noticias de Referí

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos